Los “mini-móviles” un dolor de cabeza en las cárceles de 20 euros, diminutos y fáciles de ocultar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Mini-Móviles dentro de cuerpo

A pesar de que los usuarios preferimos teléfonos móviles cada vez más grandes, los dispositivos pequeños también tienen su sitio en el mercado. No nos referimos a teléfonos como este de dos pulgadas y media y 70 dólares de precio, si no a otros todavía más baratos y de menor tamaño cuyo uso se ha puesto de moda entre un sector muy concreto de la sociedad: los presos.

Son dispositivos del tamaño de un dedo y parecen de juguete, pero no lo son. No tendrán conectividad 5G, WhatsApp o redes sociales pero son tan pequeños, que son muy fáciles de introducir en las prisiones españolas y esto aunque no lo parezca, es un verdadero problema.

Así son los mini-móviles: la nueva pesadilla de los funcionarios de prisiones

Mino-Móvil

Seguramente muchos de vosotros no estéis puestos en el tema de prisiones pero personalmente y por mi trabajo, he tenido que acceder varias veces a entrevistarme con clientes. No, las prisiones españolas no son como en las películas pero sí que tienen unas reglas muy estrictas. Por un lado, para poder acceder a visitar a un preso hay que rellenar una serie de formularios y pasar unos controles, y por supuesto está totalmente prohibida la entrada con dispositivos electrónicos como teléfonos móviles. Evidentemente los presos también tienen totalmente prohibido el uso de estos.

Pero el ingenio de los internos es increíble y han encontrado un manera de saltarse todas estas prohibiciones y restricciones. Según el diario El Mundo, en 2018 se han llegado a requisar un total de 1.606 teléfonos, cifra bastante superior a la de 2017 que llegó a los 1.383. La cuestión es que estos mini teléfonos son bastante sencillos de introducir para visitas y familiares, como en suelas de zapatos o incluso en zonas del cuerpo –como el lugar donde la espalda pierde su noble nombre– y una vez dentro solo lo tienen que entregar al preso.

El hecho es que a pesar de que el gobierno decidió implantar en 2008 los inhibidores de frecuencia, estos están obsoletos y no consiguen suprimir las redes 4G –evidentemente el 5G tampoco-, sin perjuicio de que la mayoría están averiados por el paso del tiempo. A esto hay que sumar el ridículo precio de los mini-móviles de entre 10 y 20 euros fácilmente adquiribles en Amazon, para entender la sencillez con la que los presos pueden acceder y utilizar este tipo de dispositivos dentro de las prisiones.

Entre 2000 y 2018 se han requisado más de 13.000 móviles en las cárceles españolas, siendo la mayoría mini-móviles. Sencillamente un auténtico dolor de cabeza para los funcionarios de prisiones.

Fuente y fotografías: El Mundo

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Curiosidades, Smartphones Android, Teléfonos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs