Qué es el efecto WOW y por qué deberías tener cuidado con él a la hora de comprar un móvil

Última actualización el 10/04/2020 a las 21:01

¿Cada cuánto cambiáis de teléfono móvil? Mucha gente aguanta con sus teléfonos móviles durante varios años pero somos conscientes de que existen otros muchos usuarios que no pueden estar con un mismo smartphone durante mucho tiempo, hasta el punto de cambiar de terminal cada año e incluso varias veces en el mismo año.

Efecto wow

Cuando compramos un teléfono móvil lo hacemos porque o bien cubre nuestras necesidades básicas o porque simplemente tiene alguna característica o funcionalidad que para nosotros es imprescindible.

Así por ejemplo si queremos un teléfono 5G con 12 GB de memoria RAM nos podemos hacer por ejemplo con un Samsung Galaxy S20 y si nuestra prioridad es hacer fotografías realmente increíbles deberíamos optar por el Huawei P40 Pro, siempre según DXOMARK.

Es decir, que por norma general siempre queremos lo mejor y lo más actual.

El problema es que lo mejor dura poco tiempo. La tecnología avanza a pasos agigantados y lo que hoy es lo último de lo último en el mercado en unos meses puede estar desfasado.

Y entonces volvemos a querer lo mejor. Nuestro dispositivo móvil con el que tan ilusionados estábamos hace unos meses ya no nos gustan queremos otro.

Esto es lo que llamamos efecto WOW y es mucho más peligroso de lo que parece.

Qué es el efecto WOW: cuando te cansas de tu teléfono de última generación

iPhone 11 Pro trasera

Muchos de vosotros lo llamaréis “problemas del primer mundo” o simplemente os parecerá una chorrada pero es algo mucho más común de los en un principio puede parecer.

El continuo consumismo al que nos vemos sometidos todos los días hace que siempre tengamos ganas de comprar y comprar nuevos dispositivos tecnológicos.

Pongamos un ejemplo. Tenemos un móvil más que decente, nos funciona correctamente, tiene una buena cámara y recibe actualizaciones de manera constante.

Ahora bien, X marca lanza un dispositivo que permite grabar con resolución 8K y nosotros solo podemos decir: ¡WOW! ¡Queremos ese teléfono móvil! Pero tranquilos porque lo comparemos y a los pocos meses ese efecto WOW se habrá pasado y nos habremos dado cuenta de que habernos gastado más de 1.000 euros para renovar nuestro antiguo y funcional smartphone no ha merecido la pena.

Y cuando decimos 8K hablamos de cualquier otra nueva característica.

El marketing de las compañías es realmente poderoso y su objetivo es crearnos la necesidad de que queremos tener ya mismo ese último teléfono que ha salido a la venta.

El efecto WOW es así y es algo por lo que debemos tener cuidado. Para ello tenemos que preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Cuánto hace que tenemos nuestro smartphone?
  • ¿Sigue funcionando nuestro teléfono? ¿Le dura la batería? ¿Se sigue actualizándose? ¿Cuánto más me puede durar?
  • ¿Necesito esa nueva función que X marca acaba de presentar?
  • ¿Merece la pena pagar ese dinero por renovar mi smartphone?
  • ¿Me arrepentiré si me gasto el dinero en un teléfono nuevo?

Independientemente de que al final cada uno hace lo que quiere con su dinero, no está de más pensar antes de actuar. Simplemente tener en cuenta que a pesar de que hoy un teléfono móvil puede tener lo mejor del mercado, mañana puede estar ya desfasado.

De ahí que tengamos que ser responsables con las compras que hagamos y sobre todo tener mucho cuidado con el efecto WOW.