Close Button
Compartir

El MagSafe no solo sirve para cargar el móvil, también para "pescarlo".

La imaginación del ser humano no tiene límites y si no que se lo digan a este propietario de productos Apple que ha tenido que utilizar todo su ingenio para poder recuperar un flamante y nuevo iPhone 12.

Como bien sabéis muchos de vosotros, una de las características más interesantes del nuevo terminal de Apple es su compatibilidad con el MagSafe, un pequeño imán colocado en la parte trasera de los nuevos iPhone 12 que además de permitir la carga inalámbrica en estos, también sirve para acoplar otros accesorios como fundas magnéticas y que sinceramente, nos encantaría verlo en un terminal Android.

Pues bien, este usuario de Berlín (Alemania), utilizó la tecnología que le ofrecía el MagSafe para salvar de una muerte inevitable un iPhone 12. La forma que lo hizo, realmente curiosa.

Utiliza el MagSafe para recuperar un caro iPhone 12

Caña de pescar Xiaomi

Como si de una caña de pescar se tratase, este usuario ha salvado un iPhone 12 gracias al MagSafe

El MagSafe no estaba diseñado para esto. Pensado por parte de Apple para poder conectar accesorios al iPhone como los cargadores inalámbricos, nunca nos hubiésemos imaginado que se podría utilizar para sacarlo de un poco lleno de barro.

Cuando al amigo de nuestro protagonista se le cayó el iPhone a un canal fangoso, parecía que todo estaba perdido. Sin embargo y al igual que aquella usuario que recuperó sus AirPods de las vías del tren, la imaginación vuelve a triunfar ante cualquier situación.

Tal y como leemos en GizmoChina, usando la tecnología MagSafe, se pudo crear una especie de caña de pescar improvisada con la que rescatar el dispositivo Apple.

La historia en Twitter se ha hecho completamente viral y es que a mayor abundamiento, el terminal seguía completamente operativo horas después de estar sumergido en el fango, demostrando que el iPhone 12, sí que tiene una alta resistencia al agua.

Temas relacionados: iPhone, Móviles

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!