Chrome OS, razones por las que ya no me acuerdo de Windows

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Chromebook con sistema operativo Chrome OS

Chrome OS es ese invento de Google por hacer un sistema operativo para ordenadores que pudiese ser una “alternativa real” al fuerte duopolio que tanto Apple como Microsoft mantienen. Con sus virtudes y sus desventajas, Google ha conseguido introducir en el mercado –con mayor o menor éxito, eso ya lo veremos– una serie de interesantes portátiles firmados por famosas marcas como Acer, HP –tenemos un interesante análisis de nuestros compañeros de Xombit– o Samsung, que aunque todavía no han logrado una cuota de mercado importante, ya tienen una notable comunidad de usuarios detrás.

Con el fin de adquirir un portátil manejable y ligero para mis tareas tanto estudiantiles como profesionales, le eché un ojo a uno de estos Chromebooks. Mi miedo, el extrañar Windows después de tanto tiempo juntos. Mi experiencia después de varios días de uso, ya no me acuerdo de él. Bueno, algunas veces sí…

Aclaraciones principales

Antes de entrar en lo que me ha parecido Chrome OS, hay que añadir que no es un sistema operativo para todos. Como bien sabéis, Chrome OS funciona en la nube, por lo que no tiene nada que ver con Windows o con los ordenadores de Apple. De esta manera, contamos con un sistema operativo que va muy pero que muy fluido, que no tiene que cargar aplicaciones, con una duración de batería muy notable pero que por contra requiere una conexión activa a Internet –se puede trabajar sin ella– para explotar todo su potencial.

Chrome OS es como si sólo pudiéramos estar en el navegador Chrome y utilizar las aplicaciones que nos brinda Google. Esto puede parecer muy limitado en un principio, pero me arriesgo a señalar que el 90% de los usuarios que utilizan un ordenador –porcentaje exagerado por supuesto– les valdría con un Chromebook. Navegar por Internet, Facebook, Twitter, Spotify… todo lo que un usuario medio utiliza en su día a día funciona de perlas y a una velocidad de infarto en un Chromebook.

¿Jugones? ¿Arquitectos? ¿Diseñadores? Lamentablemente este no es vuestro sistema operativo.

¿Word? Yo utilizo el ordenador para escribir

Pues no tendrás ningún problema. Google nos ofrece su pack de aplicaciones tanto para escribir, como para hacer tablas de Excel o PowerPoints, y puedo decir sin miedo a equivocarme que son aplicaciones que funcionan a la perfección, sustituyendo por completo al famoso pack de Microsoft –y me dedico a escribir mucho durante todo el día–. Además cuentan con una integración a Google Drive increíble –que por cierto nos ofrece 1 TB de almacenamiento durante dos años por la compra de un Chromebook–, por lo que siempre tendremos todos nuestros documentos a salvo en la nube.

Por si acaso sois más usuarios de Microsoft, también tenemos el Word disponible para utilizarlo, en caso de que lo extrañemos de nuestra anterior etapa por Windows.

adobe-photoshop-chromebook-chrome-os

Chromebook, más rápido que la luz

Al ser un sistema operativo tan ligero, Chrome OS es rapidísimo. Cuando encendamos un Chromebook no tendremos que esperar nada para poder empezar a trabajar con él, gracias a su disco duro SSD. Además, navegar por Internet es una gozada, con una fluidez que no se puede ver en otros dispositivos con el mismo precio. Podremos estar haciendo varias cosas a la vez, que en ningún momento el Chromebook se quejará ni se ralentizará. ¿Vuestro navegador Chrome no puede abrir más de tres ventanas en Windows? Eso no sucede en Chrome OS.

Peso pluma, llévalo a todas partes

Una de las razones por las que me animé por un Chromebook, fue por su reducido peso. Llevarlo en el maletín o mochila es muy sencillo debido también a su contenido tamaño, y no notaremos en ningún momento que lo llevamos encima –y para alguien que se mueve tanto como yo, esto un alivio–.

Pero no todo es tan bonito como parece

Por supuesto, Chrome OS tiene muchas limitaciones y bastante importantes. En primer lugar si queremos jugar a algo que no sea Angry Birds, lo tendremos complicado. Imprimir documentos también es una odisea, aunque por suerte en mi caso cuento con otro ordenador en casa –este sí es Windows– para tareas más pesadas.

También, la necesidad de estar conectados a Internet, aunque por suerte podremos realizar algunas tareas como escribir sin estar con una conexión activa al igual que utilizar Photoshop.

Acer Chromebook 15 CES2015

Conclusiones

Hay que tener muy claro que es Chrome OS y que es un Chromebook. Ordenadores baratos, bonitos y ligeros que realizan las tareas más básicas mejor que cualquier otro dispositivo de su mismo rango de precios. Además, la duración de la batería es asombrosa, llegando a aguantar hasta más de ocho horas.

En definitiva, ¿me he olvidado de Windows? Sí. No soy un usuario “hardcore” de los ordenadores, lo reconozco. Mi uso es el de navegar, ver vídeos en YouTube, escribir mucho –tanto para tareas del Máster como en el despacho de abogados en el que estoy– y realizar las tareas más básicas que me ofrece un ordenador ligero y bonito como un Chromebook. Y este nicho es al que de momento están orientados los Chromebooks.

Por supuesto, no me he olvidado del todo de Windows, pero cada vez lo uso menos. Chrome OS me llena prácticamente todas mis necesidades y aunque no es fácil desprenderse de la sombra del sistema de Microsoft, poco a poco va teniendo menos peso en mi vida…

Archivado en Chrome OS, Chromebooks, Experiencias
COMPARTIR 0 TWITTEAR

También te puede interesar

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs