La actualización de la LG G Pad 8.3 desata el enfado de los usuarios

Última actualización el 27/01/2014 a las 09:03

El tema de las actualizaciones en los terminales con Android es algo que despierta muchas controversias y genera numerosas polémicas, al menos cuando se trata de las suministradas por los fabricantes, personalizando la capa de Android de turno.

Tablet LG

Hace unos días en un artículo ya os contamos como la actualización sufrida por el Samsung Galaxy Note 3 había levantado una gran polémica entre los usuarios del phablet de Samsung, mientras nos congratulábamos del gran trabajo hecho por LG en su tableta, la LG G Pad 8.3.

Craso error.

Y es que tras unos días con pruebas, actualizaciones automáticas y manuales, y consultando con los compañeros de HTCMania en el foro dedicado a esta tableta, nada parece quedar claro y todo apunta a una gran y enorme chapuza por parte de LG.

Para poner en antecedentes a todo el que no lo sepa, la tableta de LG adolecía de un fallo de fugas de luz en la parte inferior de la pantalla cuando el brillo se encontraba por niveles menores al 30 %.

Se trataba de la versión de firmware V50010a. Ante la queja de los usuarios, desde la empresa se había asegurado que se trataba de un fallo de software y de hecho se habían devuelto tabletas enviadas al SAT asegurando que no era problema de hardare, esperando la prometida actualización.

Así LG lanzó vía OTA la versión V50010b, que con un peso de 233 MB parecía arreglar tales fallos, y digo parecía porque tras las pruebas detenidamente con dos tabletas del mismo modelo, una actualizada y otra no pude comprobar como el brillo mínimo tras la actualización había subido de intensidad.

Así lo que antes era un 5 % ahora quizás era un 25 %, lo que unido a un oscurecimiento de determinadas zonas, hacía desaparecer “milagrosamente” esas fugas de luz.

Ante tales dudas y para poder tener toda la información, actualice el terminal de forma manual a la versión 10c disponible en algunos países, la cual se suponía estaba mejorada.

El resultado es que tras descargar y actualizar esa versión las fugas de luz volvían con más fuerza.

El resto del proceso, y para no hacerlo más pesado de relatar, fue hacer un downgrade a la versión V50010b, con el mantenimiento del error y luego a la versión V50010a originaria, esperando de nuevo la actualización vía OTA a V50010b.

Llegados a este punto recalcar que la versión que saltó tenía un peso de solo 117 MB y no 233 MB como era el primer caso, no entendiendo esta diferencia.

Las fugas volvían a desaparecer pero sin tanta fuerza como en la primera ocasión, volviendo a encontrar una diferencia en el brillo.

Para poder informaros mejor, esta completa guía de DeeLuxe en HTCMania donde explica porqué es un fallo de hardware.

¿Pretendía LG callar así las voces y quejas de los usuarios con esta actualización? Lo que está claro es que las opiniones vertidas en los hilos correspondientes en los distintos foros dejan en muy mal lugar a LG, con unas quejas importantes.

No ya por el fallo en sí, pues si es de hardware están obligados a su reparación o sustitución, sino por tratar de hacer llegar una actualización “chapucera” a los poseedores de la tableta.

Esto nos hace pensar si realmente las actualizaciones de software y no solo en los móviles, pues encontramos ejemplos en consolas, ordenadores, sistemas operativos, aplicaciones… están debidamente testeadas o somos los usuarios finales los definitivos testeadores para las empresas.

Una práctica que cada vez parece más generalizada y que se apoya en la conexión permanente como excusa para subsanar esos errores con posteriores parches.