El Samsung Galaxy S5, una evolución descafeinada que causa desencanto

Última actualización el 27/02/2014 a las 09:25

La sensación que tenemos muchos de los que ayer asistíamos a la puesta de largo del nuevo modelo de la marca coreana tiene un nombre: desencanto.

Samsung Galaxy S5 Pantalla principal

No es que se trate de un mal teléfono, todo lo contrario, pero nos encontramos con una evolución mínima respecto al Samsung Galaxy S4 en casi todos los aspectos importantes, o eso o muchos esperábamos que Samsung diera un golpe en la mesa y tras los problemas de ventas del modelo anterior y el cansancio de la gente decidiera afrontar nuevos retos.

Al final y si repasamos aspectos podemos ver un terminal que con el mismo procesador, aunque levemente mejorado respecto a algunas variedades de Samsung Galaxy S4, presenta una estética muy pero que muy similar con acabados en plásticos y toques sobre todo en la trasera con influencia del Samsung Galaxy Note 3.

Un terminal continuista

Nada de cuerpo metálico o desaparición del botón físico, así como nada de bisel cero o eliminación de los marcos laterales. El Samsung Galaxy S5 es continuista en todos los aspectos en cuanto a diseño.

Si repasamos su hardware, una de las esperadas mejoras como era el aumento de la memoria RAM, al final ha quedado en agua de borrajas, presentando “únicamene” 2 GB de RAM, como el modelo anterior, frente a los 3 GB que hace uso el phablet de Samsung o el LG G Pro 2. ¿Tiene sentido este proceder? Todos sabemos lo que gusta Samsung de las versiones, así que preparémonos de aquí a unos meses a una oleada de versiones mejoradas y potenciadas, con más RAM y un nuevo procesador ¿Quién dijo Qualcomm Snapdragon 801 u 805?.

Si seguimos tocando aspectos que han provocado desilusión tenemos que hablar de la pantalla, que se queda en esos ya habituales 1080p de resolución, quedando los 2K en el olvido. Todos sabemos que esa resolución está al caer, con terminales de marcas no tan conocidas que ya la ofrecen, por lo que no es de extrañar ver otro Samsung Galaxy S5 mejorado en este sentido de aquí a un tiempo. Además sigue haciendo uso de las pantallas Super AMOLED, algo para bien pero que también tiene numerosos detractores.

Galaxy S 5 comparativa

La cámara igualmente es otro de los apartados que mejoran, pero de forma continuista, con el aumento de resolución hasta los 16 megapíxeles y capacidad de grabar vídeos a UHD algo que ya permitía el Samsung Galaxy Note 3. Destaca además la introducción de una mejorada estabilización óptica, en resumen, nada nuevo bajo el sol.

Capacidad de almacenamiento e interfaz… puntos que se mantienen. Nada de Magazine UX, se sigue usando Touchwiz, pero con un aire renovado, todo hay que decirlo y con capacidades de almacenamiento de 16 y 32 GB con posibilidad de ampliación. ¿Donde quedaron los esperados 64 GB de memoria interna y la renovada interfaz?

Aspectos que sí se renuevan

Pero no todo va a ser malo… y Samsung ha dotado a este Samsung Galaxy S5 de un detector de huellas dactilares que hará las delicias de los usuarios de iOS para afirmar que siguen la estela de Apple y por otra parte de la ya esperada, esto sí, protección respecto al agua y polvo de la que tanto se había rumoreado.

Así respecto al primer aspecto, no conocemos si ofrecerá el mismo funcionamiento intuitivo y fácil que la propuesta de Apple y por lo tanto habrá que esperar a ver el uso que le dan las distintas aplicaciones que van saliendo al mercado.

Como novedad se cita el monitor de pulsaciones que lleva tiempo rumoreándose en el iWatch colocado justo debajo de la cámara, y que lee nuestras huellas para obtener nuestro pulso sanguíneo en unos cinco segundos aproximadamente, algo que ya pueden hacer algunas aplicaciones como Runtastic Heart PRO pero con la cámara.

Trasera del Samsung Galaxy S5

Respecto a la resistencia al agua cuenta con un índice IP76, que lo hace resistente a agua y polvo, significando esto que puede ser sumergido hasta un metro y 30 minutos a la vez, y todo con una estética menos monolítica que los terminales de Sony.

Y para terminar y volver a las sensaciones agrias encontramos continuismo en el precio que se espera, con cifras de entrada que se sitúan entre los 600 y 700 euros, si bien y dada la política de Samsung, todos conocemos el gusto que tiene la empresa por sacar versiones, lo que provoca una rápida bajada del precio con la consiguiente devaluación del terminal.

Conclusión

En resumen, ¿es una compra interesante el Samsung Galaxy S5? Para todos aquellos poseedores de un Samsung Galaxy S4 o un terminal de esta generación diría que no, que no aporta nada y que por lo tanto pueden esperar unos meses para un salto mayor. Si por el contrario vienes de un Samsung Galaxy S III o de otro terminal con más tiempo si puede suponer un paso lógico, aunque quizás no el más interesante que ofrece el mercado. Porque si algo ha aportado este renovado miembro de la familia Galaxy, es más hartazgo para muchos respecto de lo que ya conocíamos.

VER COMENTARIOS

Recomendado