Close Button
Compartir

Ante la reciente presentación del flamante HTC One M8, la nueva bestia parda de la compañía taiwanesa, toca el turno de compararlo con otra bestia, el Samsung Galaxy S5 de la firma coreana. Así que prepárense, suban al caballo, pongan espadas en alto, tengan escudo en mano y presten máxima atención, tienen ante ustedes la primera de muchas batallas por el trono a mejor smartphone del año.

Especificaciones técnicas

EspecificacionesHTC One M8Samsung Galaxy S5
Sistema operativoAndroid 4.4Android 4.4
PantallaPantalla de 5 pulgadas S-LCD 3 con resolución Full HD 1920x1080pPantalla de 5,1 pulgadas Super Amoled con resolución Full HD 1920x1080p
SoCQualcomm Snapdragon 801 a 2,3 GHzQualcomm Snapdragon 801 a 2,5 GHz
Memoria RAM2 GB2 GB
Almacenamiento16 / 32 / 64 GB con slot para tarjetas microSD hasta 128 GB16 / 32 GB con slot para tarjetas microSD hasta 64 GB
Cámara principal4 ultrapíxeles + cámara de 2 megapíxeles16 megapíxeles
Cámara secundaria5 megapíxeles2,1 megapíxeles
ConectividadBluetooth 4.0, Wi-Fi, TV-Out, NFC, DLNA, TetheringBluetooth 4.0, Wi-Fi, TV-Out, NFC, DLNA, Tethering
Redes4G LTE4G LTE
Batería2600 mAh2800 mAh
Dimensiones146,4 x 70.6 x 9.35 milímetros142,0 x 72,5 x 8,1 milímetros
Peso160 gramos145 gramos
Precio729 euros la versión de 32 GB699 euros la versión de 16 GB

Diseño

El diseño en ambos es continuista, aunque en favor de HTC podríamos decir -para entendernos- que sería una versión 2.0 y por contra, el de Samsung sería una versión 4.0 puesto que ya lleva 4 generaciones siguiendo la misma línea, algo criticado por los usuarios pero que parece no importar mucho a la compañía coreana.

El cuerpo unibody en aluminio del HTC One M8 le da un acabado mucho más premium al terminal, un diseño elegante y muy logrado que le da un extra. En cambio, el Samsung Galaxy S5 no está recibiendo buenas críticas, en cierta parte por lo continuista de la familia Galaxy y por los materiales empleados, la gente empieza a cansarse de tanto plástico. Aunque el diseño es como los colores, para todos los gustos, si valoramos lo antes mencionado, podríamos decir que aquí el HTC One M8 se lleva un punto.

Pantalla

El tamaño importa, aunque aquí puede parecer casi insignificante la diferencia no hay nada más cierto que la realidad, puesto que las 5 pulgadas del HTC One M8 se quedarían en algo menos debido al espacio que ocupan en ella los botones, haciendo que la pantalla pueda "disminuir" hasta las 4,8 pulgadas. Así que las 5,1 pulgadas limpias del Samsung Galaxy S5 en un espacio inferior le hacen ganador de un minipunto.

Los paneles montados es otro de los temas importantes en lo que ha pantallas se refiere. HTC apuesta por un panel S-LCD 3 -que tan buenas críticas recibe- y Samsung sigue con Super Amoled. Esto también va a gustos, pero si nos basamos en colores reales y brillo de pantalla a la luz del sol, el HTC One M8 es claro vencedor gracias a su panel S-LCD 3, puesto que ofrece colores más reales, más naturales y menos saturados, además de -a priori- una mejor visibilidad al sol. Aunque eso tendremos que certificarlo cuando los probemos detenidamente bajo todas las circunstancias.

Cámara

Detalle de las cámaras del HTC One M8 y del Samsung Galaxy S5

Aquí vienen diferencias importantes, Samsung apuesta por meter más megapíxeles, pasando de los 13 del Galaxy S4 a 16 del nuevo Galaxy S5, HTC sigue su apuesta por la tecnología Ultrapíxel pero montando una innovadora cámara dual que promete las delicias de sus usuarios, con múltiples funciones y la posibilidad de enfocar después de haber procesado la foto. Sin duda aquí HTC a puesto la carne en el asador presentando algo novedoso, habrá que ver finalmente que ventajas tiene y si es bien aceptada por el usuario final.

Personalmente pienso que HTC aporta algo distinto y novedoso, igual le sale mal la jugada, pero hay que reconocerle el mérito de intentarlo y de arriesgar, y eso siempre es de agradecer.

Hardware

El corazón de estas dos bestias pardas es prácticamente el mismo, ambos llevan un procesador Qualcomm Snapdragon 801 en el interior, aunque el de Samsung tiene una frecuencia de reloj algo superior, 2.5 GHZ por los 2,3 GHz que tiene el nuevo buque insignia de HTC.

Sinceramente es poca la diferencia, habrá que ver como se comportan TouchWiz y Sense y lo bien optimizados que estén, puesto que ahí radicará la diferencia -si la hay- en fluidez y suavidad. Algo en lo que HTC últimamente le tiene tomada la medida a Samsung por su buena optimización, véase sino el HTC One y El Samsung Galaxy S4, donde HTC Sense se movía mejor y sin lag, algo que no se puede decir de Samsung y su Touchwiz y eso que también tenía la frecuencia más alta.

Software

Como no podía ser de otra manera, ambos dispositivos llegarán con la última versión de Android, la 4.4.2 KitKat, los dos con su interfaz de usuario exclusiva más arriba mencionada y que ha diferencia de Android puro suelen venir bastante más cargadas de aplicaciones -a veces poco útiles- donde Samsung se lleva la palma en este apartado.

Aquí la cosa ya va a gustos, quien esté acostumbrado a TouchWiz la preferirá por encima de cualquier otra y quien este acostumbrado a HTC Sense lo mismo. Personalmente Sense me parece menos intrusiva que TouchWiz, aunque he de reconocer que en el Samsung Galaxy S5 han hecho un trabajo más fino y menos cargado que en su antecesor, aún así me sigue pareciendo excesivo, pero como ya he dicho, para gustos: colores.

Detalle del software del HTC One M8 y del Samsung Galaxy S5

Batería

El tema de batería es algo en la que ambos se han quedado un poco cortos, 2600 mAh del All New HTC por 2800 del Samsung Galaxy S5. A bote pronto la batería de Samsung tiene algo más de capacidad, aunque por contra también tiene una pantalla ligeramente mayor y un procesador con 0,2 GHZ más, por lo que el consumo será más elevado. Habrá que ver como se comportan en reposo y que gestión de batería tienen para valorarlo con mayor precisión. Por el momento pare un empate técnico.

Conclusiones

Dos de los mejores terminales del momento, que junto al Sony Xperia Z2 y al futuro LG G3 se disputarán el trono al mejor smartphone del año, premio que actualmente está en manos de HTC gracias al gran trabajo que hicieron con su HTC One.

Personalmente el Samsung Galaxy S5 no me aporta nada nuevo, es más de lo mismo. Vale que han introducido el lector de huellas -que ya llevan el iPhone 5s y el HTC One Max- y lo han hecho resistenete al agua -como los Sony Xperia Z, Z1 y Z2- pero no han hecho algo que me llame-. Por el contrario, me atrae sobremanera la nueva cámara dual del HTC, la sensación de tener materiales premium y la nueva y espectacular funda que han sacado. Tampoco es que hayan innovado mucho con respecto al HTC One, pero han traído novedades frescas y eso siempre es de recibo.

Así que si me lo permitís, yo me decanto por el HTC One M8. ¿Y vosotros,iréis a por el Samsung Galaxy S5 o preferís el HTC One M8? Una vez más os animo a participar en Andro4all con vuestros preciados comentarios y a través de las redes sociales.

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!