Close Button
Compartir

Recuperamos las comparativas de terminales en Andro4all, después de la última entrega donde enfrentamos al Xiaomi Mi3 con el Google Nexus 5. En esta ocasión enfrentamos a los dos topes de gama de LG, el LG G2 que ya analizamos, con el innovador LG G Flex que también posó ante nuestras cámaras recientemente.

Estamos delante de tos terminales muy similares en especificaciones, pero muy diferentes en planteamiento. Mientras que el G2 es un gama alta clásico, sobresaliente sobretodo en el apartado multimedia, el G Flex comparte muchos componentes con este, pero introduce un factor de innovación del que carece el LG G2.

Y es que si tuviéramos que definir el LG G Flex con una palabra, sería innovación. Estamos hablando de uno de los primeros terminales con pantalla curva y flexible pOLED, así como el primero en incorporar una trasera que se autoregenera reparando los arañazos. El hecho de que el terminal esté dotado de cierta flexibilidad también lo hace muy interesante.

Sin embargo, esta innovación del LG G Flex ha hecho que tenga algunos defectos si lo comparamos con el LG G2, un terminal muy equilibrado. Por ejemplo, aunque ambos comparten el mismo sensor fotográfico, el G Flex carece de estabilizador, elemento que si incorpora el G2 y que mejora notablemente la calidad de las fotografías.

La pantalla curva del G Flex también tiene algunos problemas derivados de lo poco desarrollada que está hasta el momento la tecnología pOLED. Por ejemplo el panel tiene una resolución de sólo 720 x 1280 píxeles, resolución que da una densidad de píxeles muy baja en una pantalla de 6 pulgadas. Además este panel adolece de algunos problemas en la interpretación de los colores.

Como siempre lo mejor es que veáis el vídeo donde Carlos y Jaume enfrentan directamente ambos terminales y os cuentan sus principales puntos fuertes y débiles.

Puntos positivos a favor del LG G2 en comparación con el G Flex

  • Calidad de la pantalla. Como hemos dicho, la pantalla True IPS con resolución Full HD del LG G2 no solo nos da más resolución que la pantalla del G Flex, sino también una mayor calidad de imagen y una interpretación de los colores más fidedigna. No debemos olvidar que estamos delante de una de las mejores pantallas del mercado de los smartphones.
  • Cámara. A pesar de que ambos terminales cuentan con el mismo software de cámara y el mismo sensor, la incorporación del estabilizador óptico en el G2 decanta la balanza de su lado.
  • Precio. El LG G2 ya lleva unos meses en el mercado, lo que ha permitido que su precio baje hasta los 400 euros aproximadamente, mientras que es difícil encontrar el G Flex por menos de 650 euros.

Puntos positivos a favor del LG G Flex en comparación con el G2

  • La pantalla curva. Aunque actualmente tiene algunos problemas, las pantallas curvas tienen ventajas evidentes y si los usuarios dan el visto bueno, pueden ser el futuro de los smartphones.
  • Trasera autoreparable. Aunque pueda parecer una tecnología del futuro, la auto-regeneración de materiales lleva tiempo entre nosotros, pero no ha sido hasta la llegada al mercado de este LG G Flex cuando la hemos visto incorporada el mundo de los smartphones. Sin duda un gran incentivo para adquirir este terminal.
  • Batería. La monstruosa batería de 3500 mAh que incorpora el LG G Flex lo dota de una autonomía sin igual en el mercado actual de smartphones a pesar del gran tamaño de su pantalla y el software de gama alta que incorpora.

Como siempre nos gustaría conocer vuestra opinión. ¿Qué os parecen estos terminales? ¿Con cuál os quedaríais vosotros?

Temas relacionados: Análisis de móviles, LG G

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!