Close Button
Compartir

Imaginaos por un momento que una mañana al despertar ponéis vuestro nombre y apellidos en el buscador de Google, en ese momento aparecen un gran número de referencias a enlaces de noticias que perjudican a vuestra persona. ¿Qué pensaríais a este respecto? ¿Está la libertad de expresión por encima del derecho de la intimidad?

Algo similar le sucedió a Mario Costeja, una persona que tuvo que observar cómo durante los meses de enero y marzo eran publicadas unas noticias en el diario La Vanguardia --edición papel y digital-- acerca de unos anuncios relativos a embargos de inmuebles por deudas a la Seguridad Social. Ya en 2009, solucionado estos problemas, el señor Costeja comprobó que introduciendo sus datos en Google, estos eran relacionados con las noticias de La Vanguardia anteriormente señaladas. Este se puso en contacto con el periódico con el fin de que cancelaran dichos enlaces a su web, ya que el embargo estaba solucionado y la noticia ya no era relevante, además de que le estaban causando ciertos perjuicios innecesarios a su figura personal.

Ante la negativa de la editorial --amparándose en el artículo 20 de la CE, derecho a informar--, el afectado decidió probar suerte con la filial española de Google, siendo remitido a la empresa sede en Estados Unidos con un similar resultado. Debido a esto, el perjudicado decidió acudir a la Agencia Española de protección de Datos la cual decidió estimar su reclamación e instar a Google a que eliminara todos los datos de esta persona en su buscador. Google no contento con esto, decidió interponer recurso ante la Audiencia Nacional, y ésta incapaz de poder dar una solución, decidió tirar de lo que en Derecho llamamos cuestión prejudicial, una figura jurídica que permite a los tribunales de los Estados miembros de la UE, preguntar al Tribunal de Justicia acerca de normas comunitarias.

Google

Una vez puestos los antecedentes sobre la mesa, según podemos leer en la página web del Consejo General de la Abogacía Española, hoy día 13 de mayo de 2014 ha salido la sentencia dictada por el Tribunal de Justicia por la cual se señala que los buscadores en Internet, son los responsables del tratamiento de los datos personales que aparecen en la web de terceros. Esto quiere decir que un particular puede exigir a cualquier buscador la eliminación de sus datos personales en su base de datos.

La cuestión en realidad no es tan sencilla, hay que estudiar cada caso en particular, ya que puede darse el caso que al eliminar cierto contenido esto puede perjudicar a ciertas personas interesadas en el tema en cuestión. La sentencia señala que si la información resultante al introducir los datos de una persona ha dejado de tener relación con ella --este es el caso del señor Costeja--, los enlaces a páginas web que contienen dicha información deben suprimirse de la lista de resultados, no siendo así necesario si no se da el caso contrario.

Además de todo esto, la sentencia precisa, que el interesado puede presentar las solicitudes directamente al gestor del motor de búsqueda --en este caso Google--, que deberá estudiar el caso concreto. Si el responsable no accede a la petición, la persona perjudicada podrá acudir al órgano de control correspondiente o a los tribunales con el fin de que éstos lleven a cabo el estudio correspondiente y ordenen al responsable que adopte las medidas precisas.

Derecho al olvido

Como podéis comprobar, la sentencia da un paso gigantesco en relación con la búsqueda de la privacidad que tanto se ha perdido en la era de Internet. Veremos como actúa Google a partir de ahora y que hace para cambiar su política como consecuencia de este hecho. Pero en conclusión podemos decir, que el derecho al olvido es posible.

¿Qué opináis respecto a esta noticia? ¿Creéis que es necesario todavía una mayor lucha por nuestro derecho a la privacidad?

Sentencia | Sentencia C-131/12 del Tribunal de Justicia de la UE dictada en Luxemburgo el 13 de mayo de 2014 en el asunto Google Spain, S.L., Google Inc. / Agencia Española de Protección de Datos, Mario Costeja González

Temas relacionados: Google

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!