Close Button
Compartir

Amada por muchos usuarios, rechazada en los últimos tiempos por Google, la tarjeta microSD ha tenido siempre una complicada relación con Android. Aunque podemos seguir viendo los modelos de alta gama de Samsung y Sony con ranuras microSD, la realidad es que la popularidad de la tarjeta microSD viene cayendo desde hace un par de años y cada vez son más terminales los que optan por suprimir esta ranura.

Imagen de la memoria interna del Motorola Moto G

Google no ha ocultado su rechazo a esta memoria externa, y es que el último dispositivo Nexus en tener ranura para memoria microSD fue el primer Nexus, el Nexus One. Desde entonces, Google ha dejado la ranura MicroSD fuera de todos sus dispositivos, a pesar de las críticas recibidas.

Para avanzar en su intento de eliminar la ranura para tarjetas MicroSD de dispositivos Android, Google eliminó el soporte ‘Apps2SD’ en Android Jelly Bean, privando a los usuarios la posibilidad de instalar aplicaciones en la tarjeta MicroSD. Algunos fabricantes como Samsung reintegraron el apoyo a ‘Apps2SD’ en su propio software, pero en Android 4.4 KitKat, Google tomó aún más medidas para limitar el uso de tarjetas MicroSD añadiendo restricciones que inhibieron la capacidad de una aplicación para interactuar con las tarjetas SD.

Estas medidas no se están poniendo en práctica sin ninguna razón. Las tarjetas MicroSD traen problemas importantes tales como: problemas de seguridad debido a la puesta en común de las tarjetas SD, lo que provoca un mal funcionamiento de la aplicación. También aparecen problemas cuando son compartidas por varios terminales ya que el sistema de archivos es incompatible.

Los usuarios quieren memorias MicroSD

Cada vez nos encontramos con aplicaciones más pesadas, la mejora de las cámaras provoca que almacenemos fotografías más pesadas también. Todo esto acompañado a que seguimos viendo terminales de gama alta que ofrecen tan solo 16 GB de almacenamiento interno, provoca que los clientes busquen dispositivos a los que poder ampliar la memoria mediante tarjeta microSD. Normalmente se ofrecen modelos de 16 GB o 32 GB y en muchos casos el modelo de mayor capacidad sube el precio de forma considerable y así el usuario prefiere el de 16 GB siempre y cuando pueda ser ampliable con tarjeta.

Pocos son los terminales que ofrecen 64 GB de almacenamiento interno, y a veces, solo llegan a algunas regiones y ni siquiera podemos adquirirlo en nuestro mercado.

La vía de almacenamiento del futuro, parece ser el almacenamiento en la nube, aunque aún esta muy verde, puesto que las redes 4G no están instauradas completamente y se necesita una conexión bastante rápida para obtener un buen resultado en la subida y bajada de datos de la nube.

Finalmente, parece que a corto plazo, Google no conseguirá el objetivo de deshacerse de las tarjetas microSD en Android, y es que, hasta que los fabricantes no ofrezcan a un precio asequible un almacenamiento interno superior al actual, los usuarios seguirán demandando ranura microSD.

¿Qué almacenamiento prefieres tú?

Temas relacionados: Google

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!