¿Ha acertado Sony escogiendo Android Wear como sistema operativo?

Última actualización el 04/09/2014 a las 00:38

Hoy, Sony ha presentado la tercera versión de su reloj inteligente –el Smartwatch 3–. A diferencia de sus dos anteriores versiones, esta vez el nuevo reloj vendrá de fábrica con el famoso y reciente Android Wear, distinto al sistema operativo que fabricó Sony para el Sony Smartwatch 1 y Sony Smartwatch 2.

Primeras impresiones de Sony Smartwatch 3 y Smartband Talk

Android Wear es una distribución de Android diseñada específicamente para los wereables como los smartwatches o las pulseras inteligentes. Android Wear es, a grandes rasgos, un notificador al estilo Google Now, pretendiendo informarnos de las cosas antes de que ocurran y ayudarnos en todo momento –aunque como siempre, no todas las aplicaciones desarrolladas por desarrolladores no oficiales van por ese rumbo–.

Primeras impresiones de Sony Smartwatch 3 y Smartband Talk

Como ya dijimos, las versiones anteriores de este smartwatch no portaban Android Wear, pues simplemente no existía –Sony fue uno de los pioneros en desarrollar este tipo de dispositivos–. Con la nueva versión, Sony se ha integrado en el mercado y ha introducido Android en sus nuevos relojes.

Aunque los relojes inteligentes fueron cuestionados en su momento en numerosas ocasiones, hoy en día está claro claro que han llegado para quedarse, o al menos de momento.

Primeras impresiones de Sony Smartwatch 3 y Smartband Talk

Pero que los smartwatches ya tengan un hueco en el mercado y que Android –el sistema operativo líder en los smartphones— haya desarrollado una plataforma específica para este tipo de dispositivos no quiere decir que la unión sea perfecta. Para mi ha sido un error completamente el cambio de sistema operativo y el cambio en general que han realizado sobre esta gama de relojes Sony.

Principalmente considero que Sony ya había hecho un gran trabajo con su propio sistema operativo, que aunque no fuese de código libre o aunque no tuviese cientos de miles de aplicaciones, era buen sistema operativo. Esto es así para mi pues Android necesita mayor potencia para que funcione fluidamente –cosa que en los anteriores relojes de Sony no ocurría–, por lo que necesitarían mayores especificaciones, y, por lo tanto, mayor presupuesto para el cliente final.

Sin tener en cuenta el software, el hardware del reloj está bastante bien. Cuenta con un buen diseño –aunque algo deficiente, eso sí; ya podían haberlo hecho circular o al menos más delgado– y cuenta además con GPS –un avance bastante grande con las versiones anteriores y los demás smartwatches— y con certificado IP68, lo cual quiere decir que es resistente al polvo y que podremos sumergirlo en agua continuadamente y con periodo indefinido.

Aparte del sistema operativo que porta, mi otra gran queja es la autonomía: ha descendido un 300% el rendimiento de la batería. Si las versiones antiguas duraban entre 6 o 7 días, esta nueva versión durará tan solo 2 días. ¿Para qué queremos un reloj que hay que cargarlo casi a la par que el móvil? Yo, de haber sido Sony, hubiera lanzado dos versiones: una con Android Wear y otra siguiendo la misma línea que los anteriores.

¿Qué opináis del nuevo smartwatch de Sony?

VER COMENTARIOS

Recomendado