Close Button

A veces hay que retroceder un poco para poder avanzar y en este caso vamos a hacerlo para poder recuperar la evolución de una de las marcas más emblemáticas del ecosistema Android, HTC. Está claro que otras compañías podrían haberlo hecho también, pero lo cierto es que la historia de los taiwaneses está muy ligada con los inicios del sistema operativo, puesto que suyo fue el primer teléfono que salió al mercado con Android, el HTC Dream.

htc

Si analizamos el momento en el que nos encontramos, vemos como la situación ha cambiado sustancialmente. Hablar de Android actualmente es hablar de un sinfín de marcas y dispositivos, desde las más conocidas a las que menos, pero siempre con el liderazgo de Samsung por delante. Hemos vivido la expansión de los teléfonos inteligentes, la llegada de las tabletas y la más reciente explosión de los wearables, un desarrollo espectacular en tan solo seis años.

Pero no nos alejemos mucho de nuestro protagonista, puesto que pese a estar sufriendo problemas financieros importantes desde hace meses (aunque mejorando últimamente), la compañía no deja de intentar innovar y ofrecer productos diferentes al resto. Como muchos sabréis, HTC para mi es algo más que una compañía, es como un compañero de viaje y desde que tuve mi primer Android (un HTC Desire HD), el resto de teléfonos que ha pasado por mis manos han sido siempre de los taiwaneses.

Inicio de una nueva era

Imagen del HTC Dream

Retrocedemos atrás en el tiempo y aterrizamos en el año 2008. En ese momento la primera versión de iPhone era la protagonista que estaba revolucionando el mercado de la telefonía (con el permiso de Nokia), hasta que llegó un competidor nato. Asistimos en ese momento a los inicios de Android, pero también al inicio de una revolución tecnológica casi sin precedentes.

Aquí es donde los caminos de HTC y Google se cruzan por primera vez. El HTC Dream fue el primer teléfono que llegó al mercado con Android en su interior y puso la semilla para que luego, decenas de compañías hayan seguido ese legado. Un terminal con unas características que ni en nuestros peores sueños somos capaces de imaginar en un teléfono actual.

4G, nuestro presente es el pasado en EE.UU.

Imagen del HTC Evo 4G

La verdad es que no veo mejor manera de empezar esta breve sección que con una crítica general. Nos situamos en junio de 2010, con la llegada al mercado del HTC Evo 4G. Así como Motorola presentó el primer teléfono móvil hace más de 20 años, HTC tiene el honor de contar con el primer teléfono con conexión 4G comercializado en EE.UU. Nos queda al otro lado del charco, pero ya denota lo que os comentaba, la búsqueda constante de la innovación, así como el atraso que llevamos en el despliegue de las tecnologías de comunicación más actuales en Europa.

Bienvenido a la familia

Llegaron otros teléfonos, así como otras marcas, y poco a poco el ecosistema Android se fue agrandando. Es en ese momento en el que Google decide tener un papel algo más protagonista, lo que desemboca en la creación de la familia Nexus. El Google Nexus One es sin lugar a dudas un referente dentro de la historia de Android, aunque también es cierto que sus ventas fueron bastante modestas. Era el segundo gran momento para el sistema operativo, la creación de una marca bajo el nombre de la propia Google, y nuevamente se decidió contar con HTC como realizador de la idea.

El Google Nexus One es también significativo, puesto que supuso el final de esta gran relación entre el fabricante taiwanés y Google. Desconocemos las razones que llevaron a la compañía del buscador a tomar esta decisión, pero entendemos que estuvo motivada por el hecho de querer seguir con el crecimiento con muchas más marcas implicadas.

Imagen del Google Nexus One

Siguiendo con nuestro repaso, estamos ya a día 10 de octubre de 2009 y para muchos este año es el verdadero inicio de la historia de Android. De hecho, sí que es cierto que fue el momento en que el mercado empezó a estar interesado por estos innovadores productos y aquí es donde entra en juego mi primer teléfono, el HTC Desire HD, que salió a la venta ese mismo mes. Junto al HTC Desire serán unos terminales que recordaremos por ser los primeros que tuvieron que hacer frente a la familia Galaxy S, en concreto al Samsung Galaxy S, terminal que fue presentado en junio y que se sitúa entre medio de los dos de HTC.

Pasado reciente

A partir de aquí es cuando los resultados económicos de HTC empiezan a tambalearse y mi estima por la marca y sus dispositivos se dispara. Llegamos a 2012 y la presentación del HTC One S y el HTC One X. La decisión de contar con un procesador Nvidia Tegra 3 en el HTC One X no terminó de ser acertada, pero lo cierto es que el HTC One S se convirtió en uno de los mejores teléfonos que podíamos comprar. Sí, es cierto, se quedó en un segundo plano, pero no lo cambiaría por nada del mundo. Su diseño espectacular, su finura, su fluidez… Hace ya dos años que no lo tengo y aún lo hecho en falta.

Imagen frontal HTC One S

Por el camino quedan también otros terminales que generaron auténticos dolores de cabeza a sus propietarios. No es que sea una cosa única de HTC, pero lo cierto es que el HTC Explorer, HTC Wildfire y compañía, han sido unos gamas baja que no han ofrecido lo que deberían, dando más problemas de los que solucionaban. Mientras que la gama alta siempre ha funcionado bien, el resto han sido un lastre importante para los taiwaneses.

HTC One, el mejor teléfono del mundo

El año pasado fue el elegido para una nueva pequeña revolución en HTC. Aunque la gente continúa siendo reticente a comprar dispositivos de la marca, lo cierto es que el HTC One está considerado como el mejor teléfono de 2013 y la verdad es que no es para menos. Pese a que llegó a mis manos bastante más tarde de que fuera presentado, lo cierto es que su pantalla, sonido, fluidez y diseño son eran incomparables con ningún otro gama alta del momento. Incluso ahora, año y medio más tarde de llegar al mercado, aún es un teléfono con el que cualquier persona podría quedar más que satisfecha.

Terminal taiwanés

La nota negativa la dieron las dos versiones hermanas de este HTC One, el HTC One mini y el HTC One Max. Como ya viene siendo costumbre, el hacer pequeño a un teléfono parece que vaya ligado a recortarle cualquier tipo de inteligencia que pueda tener. Eso es lo que pasó con la versión mini y la verdad es que se convirtió en un terminal muy caro para lo poco que podía ofrecer. Y si nos vamos al otro extremo, el HTC One Max se vio perjudicado por un pequeño problema entre HTC y Qualcomm, por lo que no pudo contar con el último de los procesadores disponibles. Pese a esto, era un terminal muy potente, pero su elevado precio así como su tamaño desmesurado, hicieron que las ventas quedaran en nada.

Presente

Llegamos al presente y tenemos a un buque insignia llamado HTC One (M8) que deja un poco indiferentes a todos. Se trata de un terminal excelente, pero los pocos cambios que ha experimentado respecto a su anterior versión han hecho que no se considerara demasiado su compra. Además, ha demostrado que la época de los famosos ultrapíxeles ha llegado totalmente a su fin.

Parte trasera del HTC One (M8)

Y aquí es cuando llega un nuevo brote verde, una luz de esperanza de la mano de Google. Después de un tiempo separadas, ambas compañías se han vuelto a unir para crear la Google Nexus 9, una tableta realmente espectacular y que demuestra que HTC sabe hacer las cosas bien. Está claro que con las excelentes especificaciones que tiene no va a ser un dispositivo precisamente barato, pero pese a ello, estoy seguro que cosechará unas buenas ventas.

nexus-9-google

¿Futuro incierto?

A lo largo de los años y pese a tener tantos problemas, considero que HTC ha sabido tirar adelante y presentar terminales realmente interesantes. Como digo, hace más de 4 años que únicamente he tenido sus dispositivos en mis manos y pese a que lo he intentado, ninguna otra compañía ha logrado ofrecerme ese intangible que tienen todos los teléfonos de HTC. Será el aluminio, Sense, la fluidez o todo en conjunto, pero lo cierto es que por más que me digan que Samsung es el rey, yo prefiero al que se sienta a su lado.

Veremos que nos depara el 2015, puesto que este sí que será un año en el que volveremos a ver un importante salto tecnológico en los nuevos terminales, a diferencia del 2014. Los procesadores de 64 bits estarán a la orden del día y las pantallas 4K serán una obligación en cualquier buque insignia que se precie. Además, no hay que olvidar que también se espera la llegada del reloj inteligente de HTC, un dispositivo que de cumplir con lo prometido, ofrecerá mucha más utilidad y razones para comprarlo que los que tenemos actualmente en el mercado.

HTC Nexus

¿Será la Google Nexus 9 el dispositivo que hará remontar a HTC? ¿Cumplirá el reloj con las expectativas? Para dar respuesta a estas preguntas deberemos esperar aún unos pocos meses más, pero ciertamente son dudas que tanto yo, como mucha gente, nos gustaría que fueran totalmente positivas y que HTC volviera a la senda del éxito que tuvo antaño.

Temas relacionados: Google Nexus

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR