Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop, la experiencia de usuario desastrosa

Última actualización el 22/02/2015 a las 20:02

Hace cosa de dos semanas el Samsung Galaxy S5 que tengo por casa recibió una notificación muy esperada por todos los usuarios de Android, Actualización del sistema disponible.

En este caso además era de las de verdad, una nueva versión de sistema operativo, no recuerdo muy bien el peso de la actualización, pero creo que era de 1 GB o algo parecido para instalar Android 5.0 Lollipop.

Pese a no ser mi smartphone corrí a toda prisa a actualizarlo, y en una hora o así ya estaba listo.

Samsung Galaxy S5 Lollipop

Las primeras impresiones fueron muy buenas, el nuevo sistema operativo de Google es bonito, con sus efectos, transiciones y nuevas animaciones, la sensación es de que todo va muy bien, todo parece funcionar de maravilla y Android 5.0 Lollipop parece ser el camino que buscaba la empresa de la gran G a la hora de hacer un sistema operativo que sea atractivo a la vista.

Samsung Galaxy S5 Lollipop

Después de unos días de uso me dijeron, “Rubén, este móvil no va bien”. Mi sorpresa fue bastante grande, el Samsung Galaxy S5 sigue siendo un bicho y pese a no ser el smartphone mejor optimizado del mercado lo cierto es que tenía una fluidez más que suficiente para el tipo de usuario y el conocimiento que tiene el propietario de este Samsung Galaxy S5 concreto.

Me decidí a mirar cuales eran esos supuestos problemas y la primera palabra que salió a la luz fue “Facebook”, decidí no hacerle mucho caso porque la aplicación de la red social últimamente es un auténtico quebradero de cabeza, pero ya tendremos tiempo para hablar de ella.

El otro día estaba en la cocina y me surgió una duda, con mi teléfono en la habitación decidí usar el Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop como había hecho muchas veces pero le noté algo raro, iba realmente mal.

Miré el tiempo que llevaba sin apagarse a ver si podía sacar algo por algún lado y decidí reiniciarlo, la verdad es que el terminal iba mejor pero seguía teniendo algo que no me acababa de gustar en su fluidez.

Samsung Galaxy S5 Lollipop

Después de eso revisé todas las opciones y una vez mirado todo decidí compararlo, como solo tenía encima un Samsung Galaxy Note 4, decidí esperar a tener un terminal en teoría inferior para ver si ese rendimiento era normal.

Después de eso aparecieron dos terminales, el primero un Motorola Moto G del 2013, un hardware muy inferior, y el otro un LG G2, un terminal parecido en especificaciones pero que debería ir un poco peor que el Samsung Galaxy S5.

Lo primero y más sencillo fue abrir Google Now, primero cargaron tanto el LG G2 como el Motorola Moto G y después abrió el Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop, la diferencia era notable.

No estamos hablando de un poco, estamos hablando de segundos.

Decidí seguir con las pruebas, GMail, Facebook, WhatsApp, aplicación nativa de cámara, cámara de Google, Apalabrados, abrir los ajustes, muchas pruebas y en casi todas, a excepción de la cámara y GMail, siempre tardaba menos en abrir el LG G2 que el Samsung Galaxy S5 con Android 5.0 Lollipop.

En el caso de la cámara las diferencias eran mínimas y en GMail ocurría algo muy extraño, abría la aplicación antes del Samsung Galaxy S5, pero el contenido lo mostraba antes el LG G2.

Sin duda en algunos momentos el tiempo de espera para abrir una aplicación llega a ser desesperante pasando de los dos segundos cuando el smartphone lleva un par de días encendido y ha sido sometido a un uso continuado, algo que un smartphone que en teoría sigue siendo de gama alta no debería estar permitido.

Por favor Samsung, hay que arreglar esto…

COMPARTIR
SIGUIENTE