Close Button
Compartir

Como ya sabéis, ha pasado una semana y, de nuevo, los editores de Andro4all os queremos enseñar nuestros terminales. Tras haber visto el Sony Xperia M2 de Sergio, el Motorola Moto G (2014) de Pablo y el HTC One M8 de Óscar entre otros, hoy me toca a mi presentaros y mostraros mi LG G3. ¡Vamos a ello!

Mis inicios en Android

Como ya os comenté en su momento, mi vida smartphoniana comienza con un Nokia X6-00 que, en pocas palabras, no merecía ser considerado un smartphone. Conocí el HTC Desire HD de un amigo mío en una excursión escolar y entonces me di cuenta de que Android estaba hecho para mi. Mi andadura en el sistema operativo de Google comienza con un HTC One S, uno de los mejores dispositivos que HTC ha creado, aunque con sus respectivos fallos.

El teléfono cumplió con creces con todas las exigencias que le pedía: era finito, funcionaba genial y se veía realmente bien, aunque se calentaba demasiado. Tras romper su pantalla por un descuido –nunca juguéis al fútbol con el teléfono en el bolsillo– me vi obligado a cambiar de teléfono, y me fui a la marca española bq con su bq Aquaris 5, no sin antes pasar por una BlackBerry que acabé aborreciendo. El bq Aquaris 5 funcionaba muy bien y, aunque se veía regular, me sirvió para introducirme más a fondo en el mundo de Android avanzado, que es lo que me tiene atado a este sistema operativo.

HTC One S

A día de hoy tengo un LG G3, un LG G Watch, un LG G Pad 8.3 y una Xiaomi Mi Band que tengo interconectados y con los que hago la gran mayoría de las cosas que hago. El HTC One S sigue vivito, coleando y dando mucha guerra con CyanogenMod 12 corriendo por sus venas, habiendo sido transformado en mi PDA personal. El bq Aquaris 5 ha sido nombrado “teléfono familiar de repuesto” y está metido en un cajón funcionando perfectamente.

En la actualidad

Como os decía antes, el último teléfono que tuve fue de cinco pulgadas, y necesitaba o esas dimensiones o alguna mayor, y cuando vi la promoción del LG G3 y el LG G Watch no me lo pensé. El LG G3 me sorprendió gratamente al principio, lo que no quiere decir que ahora no me guste, pero tengo un cierto descontento con él que os explicaré a continuación. Primero, los motivos por los que me encanta mi terminal.

Lo que más me gusta del LG G3 es, sin lugar a dudas, el sonido, la cámara y la comunidad de desarrolladores que hay detrás de él. Aunque intenté evitarlo por todos los medios, acabé rooteando mi terminal y cambiando de ROMs. De hecho, recuerdo que la primera ROM Lollipop que instalé era la 20A que acababa de salir en Polonia, pero ya sabéis que ser root tiene ciertas ventajas. La cámara funciona de escándalo y es una de las cosas que más me gustan. El sonido es fantástico, porque no se satura a pesar de que se oye alto.

LG G3 con Android Lollipop

Poco a poco me fui dando cuenta de que la pantalla 2K era, simplemente, lo que mataba a mi LG G3. Ya expuse ayer los motivos por los que no me volvería a comprar una pantalla 2K, y entre ellos está que la pantalla 2K es totalmente inútil en el teléfono, y eso hace que me quede sin batería muy rápido –raro es el día que le hago más de cuatro horas de pantalla–. Eso implica que no pueda jugar en el móvil ni darle un uso más intensivo, algo que agradezco porque me suelo distraer con facilidad, y tener muchos juegos en el móvil sería mi fin.

Independientemente del teléfono que sea, siempre he sido muy partidario de Android puro, y por eso prefiero sacrificar funciones a cambio de ganar en fluidez y experiencia de usuario. En el momento en el que se escriben estas líneas tengo CyanogenMod 12 instalado, y para mejorar la cámara he instalado el port de la cámara del HTC One M9. Es en ese sistema operativo en el que de verdad disfruto de mi teléfono, ya que la capa de LG es, simplemente, pésima.

Mis aplicaciones favoritas

Como ya habréis deducido no tengo muchísimas aplicaciones instaladas en mi LG G3, pero si tengo algunas que os pueden gustar y de las cuáles os voy a hablar. La primera de todas es, aunque parezca una tontería, Android Wear. No soy capaz de vivir sin mi smartwatch. Todo lo hago por ahí y rara vez saco el teléfono del bolsillo, y tener esa aplicación para poder gestionarlo todo se me hace indispensable. Además me permite tener el teléfono en silencio, cosa que agradezco muchísimo.

Nova Launcher es otra imprescindible, pero en esta ocasión he decidido darle una oportunidad al launcher stock de CyanogenMod. Otras aplicaciones sin las que no puedo vivir son Fenix –para Twitter–, Facebook y Vine. Soy muy aficionado a las redes sociales y me encanta estar conectado en todo momento con mis círculos de amigos y seguidores. También uso mucho Wunderlist, Trello e Inbox para gestionar mis tareas y correos; Telegram, para hablar con mis compañeros de Andro4all y, aunque me duela reconocerlo –porque lo detesto–, también utilizo WhatsApp.

Mis aplicaciones favoritas

En el apartado de la música utilizo PowerAmp, que en mi opinión, es el mejor reproductor de todo Google Play y para navegar por Internet utilizo Google Chrome, aunque Dolphin Browser también me gusta mucho. Finalmente, y para acabar con las aplicaciones, utilizo mis tres nubes que son Drive, Dropbox y Mega, sin las que no podría hacer nada ya que ha llegado un punto en el que hago absolutamente todo en la nube.

Sin entretenerme mucho sí me gustaría deciros que últimamente estoy muy enganchado al Preguntados y que en el tablet juego también al King of Thieves. Ya os digo que no soy de los que juegan en dispositivos móviles, ya que prefiero la PlayStation o el ordenador. Como véis mi teléfono es muy sencillito y no tiene ningún tipo de florituras, ya que me gusta mucho la estética minimalista y recargar el teléfono con muchos widgets no me gusta.

Esto es todo lo que, más o menos, os puedo contar de mi teléfono. Por lo general el fondo de pantalla cambia casi a diario y los iconos, cuando instalo Nova Launcher, no suelen durar más de una semana, pero lo que es la disposición de los iconos siempre suele ser así. Espero que os haya gustado mi dispositivo y, si tenéis alguna recomendación de aplicaciones o lo que sea, los comentarios son siempre bienvenidos.

Temas relacionados: LG G

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!