Close Button

Los especialistas de Techinsights nos han deleitado con un estudio sobre los costes de producción del nuevo Samsung Galaxy S6, como sabéis, nuevo tope de gama que la firma surcoreana nos presentaba en el pasado MWC 2015. Además, se han tomado la libertad de comparar esos costes frente a los del Apple iPhone 6, y frente a los del anterior Samsung Galaxy S5, lo cual siempre resulta interesante.

Plano general del Samsung Galaxy S6

Tal y como veremos, las diferencias son significativas, y aunque evidentemente los cálculos de esta empresa pueden no ser exactos, sí que se acercarán en cualquier caso a los precios reales de los componentes. Veamos ya la primera tabla comparativa:

Coste fabricacion Samsung Galaxy S6 vs iPhone 6

Como vemos, a Samsung le cuesta 275,50 dólares fabricar su Galaxy S6, es decir, unos 258 euros al cambio, mientras que a Apple le costaría 228,07 dólares, unos 213 euros, hacer su iPhone 6. Desde luego, una diferencia de más de 47 dólares entre estos dos smartphones es algo interesante. Estamos hablando de equipos cuyos precios oficiales de venta al público son calcados, partiendo de los 699 euros. Eso sí, debemos tener en cuenta que el iPhone 6 de menor capacidad es de 16 GB, y el Galaxy S6 de 32 GB, con lo que si existiese uno también de 16 GB, el coste total descendería hasta situarse en unos 269 dólares.

Vemos que elementos como procesadores, cámara o pantalla son más caros en el terminal surcoreano, y en contrapartida, Apple gasta más en sensores y en componentes de radiofrecuencia. Cabe destacar que en estas estimaciones no se ha tenido en cuenta el hecho de que Samsung puede conseguir a mejores precios los procesadores, ya que se los suministra su propia división de semiconductores, sino que han aplicado su metodología estándar de costes para mayor igualdad. Es decir, se ha utilizado el precio real que le cuesta a Samsung fabricar y tener operativo el Exynos 7420.

Coste fabricacion Samsung Galaxy S6 vs S5

Como decíamos, se ha comparado también frente al Samsung Galaxy S5. Merece la pena destacar el gran salto de un año a otro, y es que hay 60 dólares de diferencia entre una generación y otra. El cambio más importante se encuentra en su procesador. A Samsung le sale más caro apostar por sus propias soluciones (Shannon), que comprárselas a Qualcomm, claro que es algo bastante lógico, teniendo en cuenta que se compara un chipset de 8 núcleos frente a uno de 4, y que el proceso de manufactura en 14 nanómetros es más caro.

También aumenta el gasto en pantalla, cámaras, y sobre todo, en la memoria RAM –se pasa de 2 GB DDR3 a 3 GB DDR4– y de almacenamiento –ahora se hace uso de la nueva tecnología UFS 2.0 en lugar de eMMC 5.0. Por supuesto, también se nota en el coste final el cambio de un cuerpo de plástico, a un cuerpo de aluminio con vidrio tanto en su parte frontal como en la trasera, aunque el aumento de precio en este apartado en menor de lo que cabría imaginar.

¿Qué te parecen estas cifras?

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR