Así era el mítico N95, para muchos el mejor teléfono de la historia de Nokia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Nokia N95

Nokia nos ha dejado a todos con la boca abierta estos últimos días. No por el Nokia 6, no porque vaya a estar en el Mobile World Congress, sino porque el Nokia N95 parece que volverá a la carga con Android en sus circuitos. Posiblemente algunos de vosotros no sepáis que es el Nokia N95, pero dicho modelo es considerado como el mejor teléfono móvil que Nokia ha fabricado jamás.

En el artículo de hoy, y con el MWC 2017 a la vuelta de la esquina, no podíamos hacer otra cosa que un homenaje a este pequeño gran teléfono, que marcó el fin de una época. Hoy vamos a conocer un poco mejor al Nokia N95, el mejor teléfono que ha hecho Nokia. Aunque sus especificaciones no llegan ni a lo peor de la gama baja china, este cacharro ha dado más guerra que cualquier S7 edge, y la gente que ha tenido uno sabrá de lo que hablo. Con todos ustedes, el Nokia N95.

Nokia N95, el máximo exponente de la vieja Nokia

Nokia N95 1

El Nokia N95 fue presentado al mundo allá por septiembre de 2006, aunque su comercialización a nivel mundial no empezó hasta marzo de 2007. Por aquellos entonces, Nokia era no el rey, sino el dios de los teléfonos móviles y las telecomunicaciones. La marca Nokia era sinónimo de calidad, durabilidad, resistencia, autonomía… Nokia lo tenía todo, y el Nokia N95 fue la máxima expresión de lo que Nokia era capaz de hacer.

Y eso se pagaba caro. El Nokia N95 salió al mercado por el módico precio de 600 euros, que ahora nos puede parecer una barbaridad para lo que es, pero es que el N95 fue el S7 edge de la época. El Nokia N95 contaba con lo último en tecnología, hasta tal punto de que fue uno de los primeros dispositivos móviles en tener conectividad WiFi –el primero fue un Samsung, por cierto–. En lo que sí fue pionero fue en tener conexión HSDPA.

Cómo no, en sus entrañas nos encontrábamos con Symbian v9.2, el mítico sistema operativo de Nokia que tantas alegrías nos ha dado y que desapareció con la llegada de Android y el iPhone. Y es que el Nokia N95 fue de los últimos terminales cuya pantalla no era táctil. Luego llegó el iPhone de Apple, y el mercado se transformó. El Nokia N95 fue lo mejor que hizo Nokia, pero marcó el inicio del fin. Vamos a conocerlo más a fondo.

Nokia N95, un ladrillo con excelente diseño

Nokia N95 diseño

El Nokia N95 era una obra de arte, y además estaba bien pensado. El terminal era bastante grueso, algo que no seríamos capaces de perdonar a día de hoy. Si deslizábamos la pantalla hacia arriba accedíamos al teclado alfanumérico, que usábamos para escribir y para marcar números. Si deslizábamos la pantalla hacia abajo nos aparecían los controles para la música y la pantalla se ponía en modo vertical. Era una maravilla porque es que funcionaba realmente bien.

En la parte trasera nos encontrábamos con la cámara, cuya lente era Carl Zeiss con zoom incorporado, y con el flash. En los laterales encontrábamos el jack de 3,5 mm, el botón dedicado a la cámara y el control de volumen. También teníamos la conexión USB para pasar datos al ordenador, el cargador, el slot de la SIM y de la microSD, además de los infrarrojos –qué tiempos…–. Lo mejor de todo eran los altavoces estéreos, repartidos uno a cada lado.

Nokia N95, características y especificaciones

El Nokia N95 tuvo varios hermanos, que Nokia bautizaba como “Revisiones”. El primero de ellos, el original, el que mola de verdad, contaba con una pantalla de 2,6 pulgadas con una resolución de 240 x 320 píxeles, que podía reproducir hasta 16 millones de colores –que por aquel entonces era una locura–. Contaba con 64 MB de memoria RAM, un procesador de Texas Instrument a 332 MHz y 160 MB de almacenamiento interno, aunque eso sí, tenía slot para microSD de hasta 32 GB.

En lo que a fotografía se refiere, la cámara trasera tenía cinco megapíxeles y doble flash incorporado, con óptica Carl Zeiss y lente Tessar. La trasera contaba con una resolución de 352 x 288 píxeles que servía para hacer videollamadas. Y ojo cuidado, que aunque parezca poco, la cámara delantera era capaz de grabar en VGA a 640 x 480 a 30 FPS. Para la época, esto era lo más de lo más.

Por otro lado, el Nokia N95 contaba con una batería de 950 mAh, que daba una duración de hasta 9,5 días en espera, que se dice rápido. Contaba con radio FM y una función bastante interesante, llamada Visual Radio, que permitía ver la información del cantante que estaba sonando. El Shazam de la época, vaya. Contaba con GPS y mapas; navegador web, que a pesar de ser bastante básico daba el apaño y tuvo hasta sus propias apps, entre las que destacaba YouTube. Esto mejoró mucho con la llegada de la primera revisión, que subió la memoria interna a los 8 GB.

Y este es el Nokia N95, un terminal que marcó el final y el inicio de una nueva época. En el MWC de este año esperamos grandes cosas de la finlandesa Nokia –o HMD Global–, y lo cierto es que nos encantaría ver esta reliquia reviviendo con Android, el mejor sistema operativo de todos. Nokia, tienes una oportunidad de oro para volver a ser lo que un día fuiste. No la desperdicies.

¿Habéis tenido algún teléfono de Nokia?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Nokia N95
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion