La evolución de los Samsung Galaxy, desde el Galaxy S hasta el Galaxy S8

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Pocas compañías dentro del mundo de la tecnología han moldeado la industria de la forma que lo ha hecho Samsung. Nadie habría poder adivinado que una compañía fundada en 1938 y originalmente centrada en la exportación e importación de productos perecederos iba a llegar hasta donde lo ha hecho hoy, día en el que ha desvelado oficialmente su último y más rompedor buque insignia, el Samsung Galaxy S8.

Sí, es innegable, el Samsung Galaxy S8 marcará una referencia para las futuras generaciones de dispositivos, sean o no innovadoras sus novedades. Pero, ¿qué ha cambiado realmente desde los inicios de la firma en la campo de la telefonía móvil? ¿Cómo han evolucionado sus flagships a lo largo de los años? ¿Qué consecuencias ha tenido esta evolución? Estas son todas las preguntas que esperamos responder en la siguiente recopilación.

Samsung Galaxy S8 precio

Inicios humildes, aunque no tanto

El inicio de cualquier proyecto de futuro viene marcado por dosis equivalentes de incertidumbre, aprensión y desasosiego, aunque quizás, esperanza por encima de todo. De esta manera vino al mundo el primogénito de una línea que llegaría a convertirse en todo un referente para el mundo de la tecnología. Hablamos, como no podía ser de otra forma, del Samsung Galaxy S.

Este curioso dispositivo inició todo un hito con unas especificaciones bastante humildes a día de hoy, aunque espectaculares para la época. El Samsung Galaxy S presumía de una “fantástica” pantalla de 4 pulgadas con resolución de 480 x 800 píxeles empujados a su vez por el Exynos Hummingbird a 1 GHz, acompañado de 512 GB de RAM, 8/16 GB de almacenamiento interno y una cámara de 5 megapíxeles.

Con el Samsung Galaxy S y Android 2.1 Eclair en su interior, la firma coreana comenzó su hazaña. El público declaró su amor incondicional por este dispositivo gracias, en parte, al innovador y compacto diseño para esos tiempos*. No obstante, esto sólo fue tan solo una declaración de intenciones, es decir, el principio de algo muy grande todavía por llegar.

Llegando hasta lo más alto

Si el Samsung Galaxy S fue una declaración de intenciones, el Galaxy S2 fue la confirmación que muchos esperaban. El terminal lanzado al mercado en abril de 2011 mejoró sobre lo ya construido, aumentando la pantalla hasta las 4,3 pulgadas pero conservando la resolución. Eso sí, el procesador sufrió una gran mejoría al llegar el Exynos 4210 Dual acompañado de una asombrosa cantidad de RAM en un teléfono: 1 GB.

Samsung-galaxy-s2plus

La pantalla Super AMOLED, los 16 o 32 GB de almacenamiento interno ampliables y, principalmente, su cámara de 8 megapíxeles con capacidad de grabación Full HD dieron lugar a todo un éxito que batió récords, llegando a vender más de 40 millones de unidades. Efectivamente, Samsung había probado la fruta prohibida del éxito con el Galaxy S2, no obstante, todavía quedaba por devorar la manzana entera.

Consumación del éxito

HDC Galaxy S3

¿Se podía llegar más alto que Samsung a la altura de presentar su Galaxy S3? Posiblemente sí, pero tardará en darse esta situación de nuevo. Todo comenzó en el primero de los eventos Unpacked un 3 de mayo de 2012. Tras dos semanas de la presentación del buque insignia, la compañía coreana había registrado más de 9 millones de solicitudes de reserva, mientras que después de 3 meses, fueron 10 los millones de terminales vendidos.

El Samsung Galaxy S3 rindió satisfactoriamente durante mucho gracias a su Exynos 4420 de cuatro núcleos acompañado de 1 GB de RAM y 16, 32 o 64 GB de almacenamiento interno. Una de las mejores novedades de este teléfono fue su pantalla de 4,8 pulgadas con resolución HD, todo un logro para la época, y cámara de 8 megapíxeles.

El comienzo de la caída

Diferentes colores del Samsung Galaxy S4 mini

Una vez más, Samsung acertó con el Galaxy S4, aunque como aprenderemos en los próximos párrafos, este smartphone fue el comienzo de un profundo bache que pudo haber causado más daño del que hizo. No obstante, el problema no era de unas especificaciones punteras, sino más bien de una monotonía que empezaba a saturar, además de una competencia bastante intensa.

Que no quepa duda, el Samsung Galaxy S4 montaba unas características espectaculares. Su pantalla de 5 pulgadas con resolución Full HD fue un enorme salto en la industria. El Exynos 5540 de ochos increíbles núcleos a 1,6 GHz también dejó impresionado al público. Por si fuera poco, la cámara de 13 megapíxeles, una vez más, impresionó gratamente a los usuarios.

Desafortunadamente, lo que no convenció en esta ocasión fue la repetición de valores que se quedaban, por aquel entonces, anticuados. Entre estos “valores” se encontraban el uso de materiales como el plástico, diseños conocidos y funcionalidades a las que, francamente, les faltaba ese efecto “Wow” tan necesario.

Decadencia en estado puro

Samsung Galaxy S5

Se esperaban tantísimas cosas del Samsung Galaxy S5 que su decepción causó más daño del que a cualquiera le gustaría admitir . En lugar del Mesías profetizado, nos dimos de bruces con una tirita multicolor de grandes dimensiones. La firma coreana había incluido la resistencia al agua en este dispositivo, eso sí hay que tenerlo en cuenta.

En cuanto al resto de características, este fue el primer smartphone de la firma en incorporar un lector de huellas que, por cierto, fallaba más que una escopeta de feria. No obstante, también hay que decir que el procesador Snapdragon 801 y la cámara de 13 megapíxeles hicieron posibles que en 2014 tuviésemos de grabar vídeo con resolución 4K, algo de lo que no podían presumir otros.

Respecto a ventas, el Galaxy S5 fue un auténtico desastre, quedándose en las 12 millones de unidades. Indudablemente, esto resultó en un duro golpe para Samsung que, afortunadamente, captó la clara indirecta que se le había mandado, no como otras que no parecen pillarlas ni al vuelo (sí, te miro a ti HTC).

El ave fénix se alza de nuevo

Samsung Galaxy S6 edge+ frontal cenital

¿Habría recapacitado Samsung tras semejante desastre? Los Galaxy S6 y S6 edge parecieron indicar que sí, que la compañía había aprendido de sus errores. Estos dos terminales marcaron el camino a una lenta pero estable regeneración. Gracias a su nuevo diseño y materiales de calidad, el público comenzó a aceptar de nuevo a los coreanos.

Samsung incrementó la resolución de su pantalla Super AMOLED de 5,1 pulgadas a QHD respecto a la anterior generación, así como la cantidad de memoria RAM hasta los 3 GB. El procesador sufrió una importante mejora también, llegando la serie Exynos 7420 de ocho núcleos a los teléfonos de la firma. Desgraciadamente, no todo son mejoras, ya que el Galaxy S6 también perdió su resistencia al agua y gran parte de su capacidad de batería.

No obstante, este fue el comienzo de la línea de dispositivos “edge”, una arriesgada apuesta que, al menos hasta el día de hoy, parece haberle salido bien a Samsung. Sin embargo, la historia continúa y todavía estamos lejos de acabar. Por tanto, ponte cómodo/a y espera, ya que ahora llega lo mejor.

Culminación de la obra inacabada

Galaxy S7

Samsung Galaxy S7. El propio nombre de este smartphone ya despierta todo tipo de sensaciones en el cuerpo. Son muchos los que expertos que consideran éste como uno de los mejores dispositivos de los últimos años. Su espectacular diseño, fantásticos materiales premium y características lo aproximan bastante al móvil perfecto.

En febrero del año pasado, Samsung presentó este terminal con pantalla Super AMOLED de 5,1 pulgadas y resolución QHD, resistencia IP68, procesador Exynos 8890 Octa, 4 GB de RAM y 32/64 GB de almacenamiento interno ampliable e inmejorable cámara de 12 megapíxeles. En el Galaxy S7, Samsung combinó la esencia de la mayoría de características que hacen de éste un teléfono casi perfecto.

La incertidumbre de lo que está por llegar

Las bondades que trae el Samsung Galaxy S8 al mercado de los smartphones son muchas. No obstante, no se trata de un teléfono sin falta de “peros”. El primero, por ejemplo, se encuentra en el posicionamiento del lector de huellas que, a favor de unos marcos casi inexistentes, ha sido colocado a la derecha de la cámara.

También hay que decir que Samsung ha arriesgado mucho con el llamado Infinity Display, lo cual es bueno. En teoría, las especificaciones del Samsung Galaxy S8 deberían hacer de él un auténtico rey de reyes, aunque ésto es algo que solo el futuro sabrá decirnos.

¿Qué te parece el nuevo Samsung Galaxy S8?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Recopilaciones y comparativas Android, Samgung Galaxy S5, Samsung Galaxy, Samsung Galaxy S, Samsung Galaxy S3, Samsung Galaxy S4, Samsung Galaxy S6, Samsung Galaxy S7, Samsung Galaxy S8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion