4 cosas que solo entenderán los que han tenido un Android de gama baja

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Huawei Ascend Y550

En los últimos años, Android ha evolucionado mucho. Muchísimo. A día de hoy, no es necesario gastarse demasiado dinero para poder disfrutar de una experiencia, como mínimo, correcta, con un terminal que incluya en su interior el sistema operativo de Google.

Pero, desafortunadamente, esto no siempre ha sido así, y los más veteranos de Android que, como yo, en alguna ocasión hayan tenido en sus manos un smartphone de gama baja, habrán sufrido situaciones que no le desearíamos ni a nuestro peor enemigo aunque usara un iPhone. Bueno, en ese caso igual sí.

Para rememorar esos fatídicos momentos, en los que Android era un sistema operativo sin apenas pulir, y con fallos más que evidentes, que salían a la superficie, sobre todo, en los dispositivos de bajos recursos, hoy queremos recopilar 4 cosas que solamente entenderán aquellos que hayan sufrido en primera persona la experiencia de un Android de gama baja.

¿Dónde ha ido mi almacenamiento?

microSD 6.0

Aún me entran escalofríos al pensar en los 512 MB de almacenamiento que tenía mi HTC Wildfire. Por suerte, su memoria era ampliable, aún así, no pasó ni un mes desde que me lo compré y apareció el aviso de “memoria casi llena”.

Lo cierto es, que este es un problema que ha estado patente en Android hasta no hace demasiado tiempo, y no ha sido hasta este año 2017, cuando los smartphones de gama media y gama baja han decidido abandonar los 8 y 16 GB de almacenamiento, y dar el salto a cifras más convenientes de cara a los usuarios.

El “lag” como forma de vida

Vista frontal del Samsung Galaxy S III MIni

El típico “el móvil me va lento”, era una dolorosa evidencia por la que casi todos hemos pasado hasta hace no demasiado tiempo, que se acentuaba aún más cuando tenías en tus manos un móvil con un procesador mononúcleo con 1 GB de RAM, además de una capa de personalización, de todo, menos optimizada.

De nuevo, queda patente el increíble avance de Android en términos de optimización incluso con hardwares poco potentes. Y es que, a día de hoy, dispositivos de bajos recursos son capaces de ofrecer experiencias de usuario que poco tienen que envidiar a las de smartphones notablemente más caros.

Ver los píxeles de la pantalla desde lejos

Vista frontal del HTC Desire C

Una vez más, he de remontarme a terminales relativamente antiguos, para recordar uno de los problemas más evidentes que los usuarios de smartphones Android de gama baja hemos tenido que sufrir en algún momento: la resolución de pantalla.

A día de hoy, los smartphones de gama baja incluyen pantallas, como mínimo, 720p. Esto, como es lógico, no siempre ha sido así, y dispositivos como el archiconocido Samsung Galaxy Mini con su resolución de 240 x 320 píxeles, ofrecían una experiencia de todo, menos nítida e inmersiva, con unos píxeles que podían verse a varias decenas de centímetros de distancia de la pantalla.

La cámara de fotos que hace de todo, menos fotos

Terminal asiático

Después de esperar 10 segundos para abrir la aplicación de cámara y otros 5 segundos para enfocar el objeto deseado, te dispones a hacer la foto del año y… Ruido. Ruido por todas partes. El resultado final ha sido, simplemente, desastroso, y la niebla inunda una foto que, en un principio, no debería suponer demasiados problemas a tu cámara de 8 megapíxeles.

Por no hablar de la odisea a la hora de hacer una foto de noche, donde la imagen final –por llamarla de alguna forma–, se parecía a cualquier cosa excepto al objeto que realmente querías capturar.

Ahora nos gustaría saber tu opinión, ¿has tenido algún Android de gama baja?, ¿cuál ha sido tu peor experiencia?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Recopilaciones y comparativas Android, Sistemas operativos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion