Si aterrizase de lleno en plataformas móviles, Nintendo ganaría más que con sus consolas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Nintendo NX podría tener soporte con smartphones y otras plataformas

A Nintendo no le va nada mal con su revolucionaria Switch. Las eternas esperas y la falta de stock en su lanzamiento auguraban cifras de éxito para última consola de la factoría de Kioto, que tras un lunar importante con Wii U ha conseguido volver a emocionar a la complicada industria del videojuego con una consola ‘híbrida’, un dispositivo complejo y que se ha atrevido a mezclar conceptos entre la experiencia de juego móvil con la de una consola tradicional al más puro estilo Nintendo, que guarda la esencia y la herencia de la exitosa Wii.

Las cifras del negocio de una Nintendo que caía en picado hace no mucho impresionan ahora al mundo, cerrando los nueve primeros meses del ejercicio fiscal en curso con un beneficio neto de 996 millones de euros tras acumular pérdidas debido a la caída del interés en una Wii U prometedora, pero que muchos usuarios no entendieron demasiado bien y probablemente asociasen más a un accesorio de Wii, con ese mando y su pantalla integrada a la cabeza.

Sea como fuere, la salud de Nintendo vuelve a ser increíblemente buena y Switch está despertando de nuevo a una industria que exclama ¡lo han vuelto a conseguir!, mientras miran de reojo a la nueva consola/tableta de Nintendo, la primera que te permite alternar tres modos de juego: la modalidad más clásica conectada al televisor, también como dispositivo portátil o en modo sobremesa utilizando un soporte integrado, que te permitirá utilizar a la propia consola como una pantalla con capacidad multijugador.

Nintendo Switch dock

Viento en popa y a toda vela…

Nintendo ha vuelto a demostrar que no es un gigante dormido, y que tampoco se conforma con vender la nostalgia de jugar a sus clásicos, pues en el mundo del videojuego pocas firmas se atreven a innovar como lo hace la compañía japonesa, arriesgando siempre sin esa necesidad de apuntar a la potencia y al máximo realismo gráfico de su competencia.

Nintendo es algo así como la Apple de la industria gamer, y aunque los ‘nintenderos’ se cuentan por hordas seguramente los japoneses no despierten ese odio visceral de los que apuestan por otras plataformas. Seguramente el entrañable fontanero del bigote tenga mucho que ver en esto.

Analizando ya números, el volumen de negocio de Nintendo desde el pasado 1 de abril de 2017 -la firma japonesa cierra el año fiscal el 31 de marzo- ha sido brutal, con unos 6.300 millones de euros entre abril y diciembre que supone un incremento de casi el triple respecto a los números en el mismo período de 2016. Los porcentajes ilustran mejor el enorme crecimiento, de alrededor del 175%.

Bastantes más de 12 millones de Nintendo Switch vendidas en los primeros meses del ejercicio 2017-2018 tienen la culpa, dejando un beneficio neto a la compañía de unos 996 millones de euros en tres trimestres, todavía esperando a contabilizar este Q1 de 2018 en el que nos encontramos.

Viento en popa, Nintendo registra unos números que asustan, pero que se podrían mejorar todavía más si los japoneses dejasen de ser tan celosos con sus plataformas de videojuegos y se atrevisen a dar el salto definitivo y con todas las de la ley a dispositivos móviles.

Mario Kart Android

¿Los mejores títulos de Nintendo en un teléfono Android? ¡Shut up and take my money…!

Si los diseñadores de la firma japonesa encontraron la luz con Switch ha sido precisamente mezclando conceptos aprendidos del exponencial crecimiento de los dispositivos móviles con la experiencia adquirida en Wii y Wii U, y lo cierto es que los chicos de Nintendo acertaron de pleno.

Sin embargo, el cambio de paradigma que ha supuesto el juego móvil en la industria gamer, un juego más casual que opta en su mayoría por la modalidad free-to-play, todavía no termina de convencer a Nintendo, que se resiste a perder ese control de su plataforma y a regalar a otros una buena parte del éxito de Mario, Luigi, Bowser, Pikachu, Link, Zelda, etc.

Es algo parecido a lo que está pasando con la irrupción de Android Auto y Apple Carplay en los coches, ahora ya es más complicado justificar a un cliente el gasto de 3.000 euros en un navegador integrado, cuando un smartphone de 200 euros hace las mismas o más cosas que el sistema multimedia del vehículo. Android quiere estar en todas partes, y la verdad es que ya está en casi todas partes…

Super Mario Run

Aún con todo hay diferencias, y esos matices que echan para atrás a un gigante como Nintendo son comprensibles. Si bien es cierto que todos querríamos jugar a The Legend of Zelda: Ocarina of Time en nuestro smartphone y que todos estaríamos dispuestos a pagar un precio razonable por hacerlo, también es cierto que habría un coste de adaptación en cuanto a la jugabilidad en pantallas táctiles que habría que estudiar previamente, ¿compensa perder jugabilidad por tener uno de los mejores títulos de la historia en Android? ¿Será frustrante la experiencia?

No sólo eso, y es que al precio fijado por Nintendo habría que deducirle la parte de ganancias que se llevan Google o Apple, y que alguien saque beneficios por tu trabajo no siempre es plato de buen gusto cuando te llamas Nintendo y ya cuentas con una plataforma de juegos exitosa como Switch.

super-mario-run

Si Nintendo llegase a móviles, ganaría mucho más

Aún con todo eso, si la gente de Nintendo se atreviese a dar por fin el salto definitivo a plataformas móviles, la compañía ganaría mucho más dinero. No entraremos a valorar si es mejor que lo haga con juegos clásicos o con nuevos títulos adaptados como Super Mario Run o el recién presentado Mario Kart Tour, que llegará en 2019, pero de un modo u otro Nintendo tiene el éxito asegurado en iOS y Android.

Super Mario Run es un ejemplo, Pokémon Go ha sido otro pelotazo, y además otros grandes del videojuego le muestran el camino, con una SEGA renacida gracias a sus clásicos que incluso ofrece en Android de forma gratuita con el programa SEGA Forever.

También compañías como King y Supercell, que han sabido monetizar al máximo sus juegos en plataformas móviles para llegar a cifrar inimaginables, y que utilizaremos para ilustrar gracias a WSJ:

WSJ-Supercell-Daily-Revenue

Habéis leído bien, Supercell es una máquina de hacer dinero con sólo cuatro títulos publicados y unos 200 empleados -Nintendo tiene en nómina más de 5.000 trabajadores-, así que imaginad los números que podría registrar la japonesa con su portfolio potencial de exitazos publicados en Google Play Store.

Los creadores de Clash of Clans y Clash Royale ingresan al día más de 7 millones de dólares, al año más de 2.000 millones, y no paran de crecer con un beneficio en 2016 de algo más de 900 millones de euros, sin conocer datos relativos a 2017 todavía y con una infraestructura mucho menor a la de un gigante como Nintendo.

Las cifras de King con Candy Crush y toda su gama de juegos casuales eran similares, aunque se habían estancado un poco en los últimos tiempos, al menos hasta que Activision se hizo con el estudio británico y dejó de publicar sus datos por separado.

Sin duda son cifras que deberían ser un aliciente para Nintendo, aunque por otro lado es fácil de entender que los japoneses todavía sean reacios a abandonar sus plataformas de juegos. Quizás un enfoque entre medias de ambas estrategias sea lo ideal, y en ello están los chicos de Tatsumi Kimishima aunque con mucha paciencia

¿Esperar hasta 2019 por Mario Kart Tour? ¿Y para cuando un Zelda en Android? Acabaremos con nuestras uñas antes de poder dejar plátanos en los circuitos desde un smartphone Android.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Juegos Android, Mario Kart, Mercado smartphones, Nintendo, Super Mario Run
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs