El Nokia 8110, un teléfono sin utilidad que ha eclipsado a lo que realmente importa

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ha sido, junto al Samsung Galaxy S9, el tema más comentado durante los días que está durando el Mobile World Congress 2018. El nuevo Nokia 8110, el ‘platanito’, el teléfono de Matrix, ha sido toda una sensación en el stand de Nokia. Cientos y cientos de personas se amontonaban el lunes para probar el dispositivo y hacerle fotos –nosotros los primeros–, mientras que, justo al lado, se encontraba el terminal que realmente importaba, el Nokia 8 Sirocco. La nostalgia vende, y Nokia lo sabe, pero creo que, en esta ocasión, el tiro les ha salido por la culata.

El Nokia 8 Sirocco es el tope de gama de HMD Global, es el buque insignia finlandés, y por Dios, a pesar de su precio y de que monta el Snapdragon 835, es el teléfono más bonito y más potente que ha sacado la firma desde su vuelta a escena. Pero no era el protagonista. Nokia, en mi opinión, de forma poco inteligente, no dudó en poner un bol con plátanos para que la gente echase fotos al teléfono con ellos y se echase unas risas. Por su parte, el Nokia Sirocco quedaba relegado casi a un segundo plano, situándose en la esquina del stand de Nokia de forma casi desapercibida.

Nokia 8110 platano

El Nokia 3310 estuvo bien, estuvo gracioso, y me pareció una decisión acertada. Al fin y al cabo, no fue sino una forma de atraer la atención de los medios para potenciar el lanzamiento de los otros terminales. Siento que no puedo decir lo mismo del nuevo ‘platanito’. Tiene su aire de nostalgia, que retrae, sobre todo a las personas mayores, a una época anterior. Pero hasta aquí. Más allá de eso, el teléfono es incómodo, poco útil y caro. No puedes ni consultar la hora sin deslizar la tapa hacia abajo, por no hablar de que, a efectos prácticos, escribir desde él es la muerte a pellizcos.

El teléfono no es potente. Tiene 512 MB de RAM, un procesador dualcore a 1,1 GHz, una pantalla de 2,4 pulgadas que no es táctil, una cámara de dos megapíxeles que está ahí para adornar y un precio de 79 euros (más IVA). Más allá de para hacer llamadas, no sirve para absolutamente nada más. Porque seamos sinceros: en el hipotético caso de que, en algún momento, fuese compatible con WhatsApp, ¿cuántas de las personas que están leyendo estas líneas se ve mandando mensajes con un teclado así? Posiblemente pocos o muy pocos. La nostalgia vende, pero abusar de la nostalgia puede significar morir de éxito. Los datos de Google hablan por sí solos.

El Nokia 8110 no es el teléfono que tendría que importarnos

Tendencias de búsqueda Nokia

Fuente: Google Trends

Mientras todas las miradas se dirigían hacia el Nokia 8110, el resto de dispositivos presentados por la firma han pasado casi desapercibidos, a pesar de haber sido lanzados el mismo día. Mira la gráfica que tienes más arriba. Esta muestra el interés a nivel mundial de las personas que han buscado los diferentes modelos finlandeses en Google durante los últimos 7 días. El Nokia 8110, el teléfono menos útil de la firma, ha sido el que más interés ha generado. El Nokia 8 Sirocco, junto a todos sus hermanos, ha sido completamente eclipsado por el éxito del Nokia 8110.

¿Beneficia esto a la empresa? En mi opinión, no. El terminal bueno, el tope de gama, el buque insignia, el que de verdad merece la pena, es el Nokia 8 Sirocco, y este ha sido completamente desplazado por la nostalgia. Además, la excusa de “un teléfono secundario para ocasiones puntuales” cae por su propio peso. Para eso, para este tipo de casos, preferiría comprarme un Nokia 3310 nuevo por menos dinero.

Nokia 8 Sirocco

Nokia tiene que dejar de jugar a ser el fantasma de las generaciones pasadas. Está jugando en un terreno muy saturado por otros gigantes, con más reputación y más capacidades. O empieza a fomentar su gama alta y a dejarse de ‘feature phones’, o le auguro a la nueva Nokia el mismo destino que la antigua Nokia. La estrategia de la nostalgia funcionó el año pasado, puede que funcione esta vez, pero estoy más que seguro de que no funcionará el año que viene.

Es muy bonito, es muy curioso y es muy ‘todo lo que quieras’, pero es un teléfono que no sirve para absolutamente nada. Desde mi punto de vista, es como si Samsung hubiese presentado un Galaxy S9 y una piedra, y la gente hubiese ido a ver la piedra. ¿Generas atención? Sí, ¿consigues que tu nombre suene en redes sociales? Sí, ¿consigues tu objetivo? EL tiempo lo dirá, pero muchos teléfonos a 79 euros tienes que vender para que esta estrategia sea rentable. Nokia, por favor, deja a los muertos tranquilos.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en MWC 2018, Nokia, Nokia 8110, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs