Por qué no deberías publicar fotos de tus hijos en Facebook (o cualquier red social)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Por qué no deberías publicar fotos de tus hijos en Facebook (o cualquier red social)

No es ningún secreto que las redes sociales son un espejo de nosotros mismos en el que nos mostramos no como somos, sino como queremos que nos vean. Las redes están llenas de fotos en las que salimos felices, rodeados de amigos, haciendo cosas súper divertidas, ¿pero quién publica algo cuando está triste? Nadie, porque nadie quiere que le vean triste, ¿no? Una tendencia que se ha puesto de moda es el sharenting, o el compartir fotos de nuestros entrañables retoños (menores de edad) para, en cierto modo, presumir de ellos, y esto es demasiado peligroso.

Si alguno de tus familiares ha tenido un hijo en los últimos años habrás visto cómo su muro de Facebook y perfil de Instagram se llenó de fotos de bebés y que, más tarde, evolucionó a un álbum de fotos del niño en la playa, poniendo caras graciosas, etc. Son fotos muy bonitas y todo lo que quieras, pero es una actividad peligrosa que mantiene encendido el debate sobre la privacidad de los menores. Que sean tus hijos no quiere decir que puedas obviar su derecho a la intimidad su privacidad.

Nunca sabes dónde puede acabar una inocente foto de tu hijo

Niño en la playa

¿Quién no tiene una foto de pequeño desnudo en la playa? ¿O una foto sin ropa después de que su madre lo sacase de la ducha cuando solo tenía uno o dos añitos? Seguro que tú tienes alguna. La diferencia es que esa foto se quedaba guardada en un álbum familiar, que no se compartía con el resto del mundo de forma masiva. Ahora ese álbum se ha movido a las redes sociales, y cuando subes las fotos dejas de controlarlas.

Tienes esa falsa sensación de seguridad de que, por tener pocos contactos/seguidores nadie va a ver la foto y que, por tanto, no pasa nada (¿para qué la subes entonces, si nadie la va a ver?). Pero basta con que una sola persona descargue la imagen y la difunda, y creo que no hace falta que te diga dónde puede acabar la foto de tu hijo desnudo en la playa, ¿no? Seguro que no quieres que tu querido y bonito bebé acabe en una red de pornografía infantil. Suena tremendista y apocalíptico, pero las cosas nunca pasan hasta que pasan de verdad, y entonces no hay vueltas atrás.

Una ley escueta y poco aclaratoria

facebook contenido eliminado

En el marco de la legislación europea tenemos el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), al que puedes acceder desde aquí. Desde mi punto de vista, es escueto en lo que a menores se refiere, puesto que el reglamento está más enfocado al tratamiento que las empresas (como Facebook) hacen de los datos personales. En el ámbito de los menores de 16 años, se dice lo siguiente:

Tal tratamiento [de los datos personales introducidos por los menores de 16 años] únicamente se considerará lícito si el consentimiento lo dio o autorizó el titular de la patria potestad o tutela sobre el niño, y solo en la medida en que se dio o autorizó. Los Estados miembros podrán establecer por ley una edad inferior a tales fines, siempre que esta no sea inferior a 13 años.

Esto escurre el bulto, ya que los menores no tienen por qué ser conscientes de los datos que están introduciendo en estas plataformas, por lo que deja sobre los hombros de los padres o tutores el enseñar a sus hijos qué deben o no introducir y monitorizar su uso. Sin embargo, no dice nada sobre el propio acto de compartir contenido en el que aparecen menores de edad. De esa manera, depende de los países aplicar la ley en función de sus propios sistemas jurídicos.

Casos en los que el sharenting ha sido castigado

Notificación captura de pantalla Instagram

Italia, Francia, Austria e incluso España ya se han pronunciado al respecto del sharenting, aunque desgraciadamente la cosa no queda nada clara, dejando en muchos casos a merced de la responsabilidad y el sentido común el compartir o no fotos de menores en las redes sociales. Y todos sabemos qué pasa cuando se acude a la responsabilidad y el sentido común de las personas.

Recientemente, el Tribunal de Roma (Italia) ha emitido una sentencia que condena a una madre a borrar todas las fotos que publicó en Facebook de su hijo, bajo multa de 10.000 euros. Por su parte, Francia aprobó una normativa en 2016 por la cual se podía llegar a condenar a un padre con hasta un año de prisión y multas de 45 mil euros por publicar fotos, vídeos o detalles íntimos de sus hijos (horarios del colegio, la ropa que llevan…).

Austria también fue protagonista hace tiempo por la denuncia que un hijo puso contra su madre por compartir fotos de él cuando era pequeño. Esto, según la ley austriaca, está sancionado con una multa de hasta 10.000 euros. Por su parte, el Tribunal Supremo español dijo en 2015 que el sharenting solo puede penalizarse si este se lleva a cabo sin el consentimiento de alguno de los progenitores o representantes legales del menor, es decir, si tu padre da consentimiento, puede subir fotos tuyas aunque seas menor, y volvemos a lo mismo: responsabilidad y sentido común.

¿Mi consejo? No lo hagas aunque puedas

Niño en la playa 2

Volvemos a la idea de antes: que la ley te permita hacerlo no significa que tengas que hacerlo. Antes de subir una foto piensa en cómo te sentaría a ti si tus padres fuesen enseñando esas fotos íntimas de cuando eras un bebé a todos sus amigos y personas que se encontrasen por calle. Ponte en el lugar de tu hijo con 18 años, cuando vea lo que hiciste con su imagen, privacidad y dignidad, y sopesa.

Las redes sociales son un mundo cruel, despiadado y sin apenas barreras (más allá de las del “sentido común” y “responsabilidad). De ti depende tomar la decisión adecuada.

Fuente: EuropaPress

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Compartir archivos, Facebook, Redes sociales
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs