El tutorial absurdo de la semana: cómo usar tu Android en la ducha

COMPARTIR 0 TWITTEAR

sony-xperia-z1-agua

Quizá estemos un poco obsesionados con el smartphone, pero lo cierto es que la llegada de los teléfonos impermeables ha traído una curiosa moda que seguramente necesitará aclaraciones, y es que eso de usar el teléfono en la ducha es una novedad a la que cada vez se suman más usuarios.

Desde que Sony presentase en el MWC 2013, con piscina incluida, a su por entonces revolucionario Xperia Z, muchas marcas son las que han avanzado con la impermeabilización de sus smartphones, y muchos son los usuarios que se toman al pie de la letra eso de disponer de un smartphone resistente al líquido elemento.

No es un práctica demasiado segura, sobre todo para el dispositivo, así que si eres uno de esos miles de usuarios que te vas a la ducha con tu teléfono este artículo te interesará. Vamos a por ello…

Grados de protección certificados y la resistencia de nuestros smarpthones

Hoy en día es sencillo encontrar smartphones protegidos contra agua y polvo, con todo su hardware instalado tras una carcasa totalmente estanca que cumple la normativa internacional CEI 60529. Hablamos obviamente de la certificación IPxx, imprescindible si vais a compraros un nuevo smartphone y pensáis usarlo para relajaros escuchando música en el baño o en la ducha.

Los grados de protección IP conforman un estándar desarrollado para calificar de forma alfa-numérica y fácilmente cuantificable la protección que el envoltorio de un dispositivo electrónico ofrece contra la entrada de materiales externos.

Si miráis las hojas de especificaciones de la mayoría de smartphones de gama alta actuales, veréis que prácticamente todos ellos referencian una certificación IPxx, donde xx son dos cifras numéricas. ¿Que qué indican estos códigos?

  • Las letras IP idéntifican al estándar, siendo un acrónimo de Ingress Protection.
  • El primer dígito identifica el nivel de protección contra la entrada de objetos sólidos, como pudieran ser arena, polvo o similares.
  • El segundo dígito indica la protección contra la entrada de agua.

certificacion-ip

En Wikipedia podréis encontrar las tablas completas, aunque cabe explicar que el primer dígito permite valores entre 0 -ninguna protección- y 6 -protección total contra el polvo-. Por su parte, el segundo dígito adopta valores entre 0 -el agua entrará en el dispositivo en poco tiempo- y 9K -que certifica resistencia a inmersiones en agua superiores a 1,5 metros y por más de 30 minutos, según indicaciones del fabricante, además resistencia a chorros de corto alcance a alta presión y agua en alta temperatura hasta 80 grados-.

Para los más informados, indicar que el nivel IPx9K responde al nuevo estándar alemán DIN 40050-9 que amplía el rango de protecciones indicadas en la norma IEC 60529, pensando en este caso para certificar soluciones de equipamiento electrónico para vehículos de carretera, que estarán sometidos a altas presiones, diferentes temperaturas, productos químicos durante su lavado, etc.

Si un teléfono no dispone de certificación IP tampoco quiere decir que no esté nada protegido contra polvo o salpicaduras, así que tranquilos bajo la lluvia pero prevenidos para secar rápido el terminal, porque lo que sí quiere decir la falta de certificación IP es que el dispositivo no ha pasado ninguna prueba al respecto que y no podemos saber lo que aguantará expuesto al agua o al polvo.

De hecho, también los smartphones certificados tienen problemas con el agua, el vapor, la arena o el polvo, así que conviene conocer las limitaciones y actuar en consecuencia para cuidar tu smartphone.

Google Pixel 2 XL

Exposición continuada al agua, vapor y garantías…

Entonces, ¿me compro un teléfono resistente al agua y aún puede estropearse por mojarlo? La respuesta es rápida y efectivamente es un sí, aunque tengas un certificado IP68 tu smartphone puede estropearse por una exposición excesiva y continuada al agua, y ojo, también al vapor.

La eletrónica y el agua no son amigos, y si os habéis leído las condiciones de la garantía de cualquier smartphone certificado, veréis que el fabricante se exime igualmente de cubrir daños por agua a pesar de utilizar la resistencia como reclamo comercial.

En este sentido, todos los fabricantes colocan testigos de humedad en sus dispositivos, normalmente unas pegatinas blancas que expuestas al agua se colorean de rojo, y estas pegatinas que reaccionan con el agua son la prueba del algodón contra el mal uso de un dispositivo. Obviamente se estudiará cada caso porque pueden existir problemas de estanqueidad por fallos de fabricación, pero lo que es cierto es que cualquier fabricante puede negarse a reparar en garantía un dispositivo dañado por humedad.

Si os preguntáis para qué demonios sirven entonces este tipo de certificaciones, pues son útiles para remarcar las cualidades de un smartphone que podrá utilizarse sin miedo en países más humedos o bajo la lluvia, y que podrá lavarse con agua en un momento dado, pero en general ningún dispositivo está diseñado para aguantar entornos continuamente húmedos con el baño, donde exista exposición al vapor y/o a agentes químicos.

Humedad_Mar1 Imagen | Just Unboxing

¿Puedo usar entonces mi smartphone en el baño?

Claro que puedes, pero conociendo los peligros podrás hacer un mejor uso de él y evitarte muchos problemas. Llevar tu smartphone para escuchar música mientras te duchas no es peligroso, puedes colocarlo sobre una superficie lejos de la ducha o la bañera y eso evitará en parte el exceso de vapor, pero lo ideal es que no lo metas contigo bajo el grifo para ver una serie o algún vídeo de YouTube…

El primero de los problemas es que tu terminal se moje y no lo seques convenientemente, cosa que deberás hacer lo antes posible para evitar daños por humedad o corrosión en el chasis metálico o, sobre todo, en los conectores. Dentro se supone que está mejor aislado, sobre todo si tiene certificación IPxx, pero los conectores USB y audio-jack, así como las aperturas para auriculares y altavoces, pueden llegar a dañarse si no los secamos correctamente.

El vapor tampoco le vendrá bien a ningún dispositivo, menos todavía si no tiene certificada su estanqueidad, pues éste se introducirá en el interior de la carcasa y acabará condensándose, dejando gotas tras la pantalla, dentro de la cámara o en cualquier otro sitio, pudiendo dañar la pantalla, la placa, los conectores o cualquier componente interno.

Arroz para secar

Si tiene certificada su estanqueidad, el vapor debería afectar sólo a los conectores, que normalmente llevan ya un detector de humedad para notificarte y evitar que enchufes tu terminal al cargador hasta que se seque. Así pues, si es posible, cuida el secado del dispositivo tras exponerlo aunque sólo haya sido al vapor.

Además, debes saber que la estanqueidad con el tiempo se acabará deteriorando, así que lo más probable es que la exposición continuada al agua o humedad acabe por dañar seriamente tu smartphone. Por esto, aprovecha las inmersiones y no lo mojes sin un motivo.

Mucho menos lo expongas a jabones, ya que la resistencia a los productos químicos no ha sido certificada en ningún caso -tan sólo si es IPx9K y no conocemos ningún smartphone de tal nivel-, y tampoco al agua salada del mar, que podría convertir tu flamante teléfono resistente en un bonito y caro pisapapeles con corrosión.

protección smartphone

No merece la pena arriesgarse…

Las hojas de garantía de los principales fabricantes especifican claramente que no se debe usar el dispositivo en saunas o baños de vapor, tampoco en piscinas ni en la ducha, así que vamos a ser consecuentes. Podemos hacer lo que nos plazca y es probable que aunque llevemos el smartphone al baño no le pase nada, al menos las primeras mil o dos mil veces, pero la Ley de Murphy es clara, “cuando algo puede salir mal, saldrá mal”.

En este sentido mucho ojo, porque aunque queramos engañar al servicio técnico del fabricante lo más probable que no podamos, y que si hemos mojado nuestro smartphone hasta que ha dejado de funcionar esa reparación no se realice a cargo de la garantía.

Así pues, nos hemos propuesto buscaros soluciones y creemos haberlo conseguido, pues hay accesorios muy económicos que podréis adquirir para llevaros vuestra música a la ducha y poder seguir relajándoos tranquilos sin miedo a estropear vuestro smartphone:

1. FUNDAS IMPERMEABLES

Las bolsas impermeables suponen una protección extra que debemos estimar si vamos a utilizar el smartphone en la ducha de forma continuada, y que además es muy barata. Eso sí, el sonido no será el mejor desde dentro de la bolsa estanca, aunque nos permitirá salir del paso en este sentido.

mosslian

MOSSLIAN Bolsa Móvil Impermeable Universal 6” (9,99€)

kwmobile

kwmobile Bolsa de playa impermeable (7,40€)

2. ALTAVOCES INALÁMBRICOS RESISTENTES AL AGUA

Sin duda son la mejor opción para escuchar música en entornos húmedos, ya que son baratos y nos permiten colocar en smartphone alejado de la fuente de humedad sin penalizar demasiado la calidad del sonido. Además incorporan botoneras para cambiar de canción y son impermeables, por lo que añaden protección para sí mismos aunque sustituirlos sea mucho más económico que a un teléfono.

deepow

Bluetooth Altavoz,Deepow 10W IP67 Impermeable (19,99€)

taotroncis

TaoTroncis Altavoz Bluetooth Impermeable (14,99€)

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en ip68, Protección IP67, Smartphones Android, Tecnología, Trucos y Tutoriales Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion