He probado a fondo PUBG Mobile, ¿está a la altura de su versión en PC?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

PUBG Mobile Android

La llegada de PUBG Mobile a Android ha sido peor –o mejor, según se vea– que la de Pokémon GO. Todo el mundo habla de PUBG, todo el mundo ha dejado de lado Clash Royale por jugar a PUBG, y todo el mundo ama PUBG. No soy de esas personas a las que los juegos móviles le llamen especialmente la atención –de hecho no juego a ninguno–, pero visto lo visto, cualquiera diría que me estaba perdiendo el mejor juego del mundo. Así que lo he descargado para jugar un rato, y no quería dejar pasar la ocasión de contarte mi opinión.

PUBG, junto a Fortnite, puede ser de los juegos más jugados en PC ahora mismo. Y tiene lógica. Al fin y al cabo, es algo nuevo dentro del género del shooter que mezcla lo mejor de los juegos de tiros, de supervivencia y de crafteo. En PC, los juegos tipo Battle Royale lo están petando. Sin embargo, siento decir que, tras haber estado jugando a PUBG durante una buena cantidad de horas, no me ha terminado de conquistar.

PUBG está bien, pero para jugarlo en ordenador

Si estás leyendo esto asumo que es porque sabes cuál es la mecánica de PUBG. Básicamente, saltas de un avión en una isla y tienes que conseguir equipamiento para matar a tus 99 contrincantes antes de que ellos hagan lo propio contigo. La isla es enorme, y tienes todo el espacio que quieras, y más, para corretear y pegar tiros sin ton ni son. Hay vehículos, armas por doquier, equipamiento para dar y regalar y, si tienes reflejos y una buena conexión a Internet, es fácil ganar –lo digo por experiencia, gané la primera partida que jugué sin haber jugado en mi vida a PUBG–.

Se podría decir que tiene todos los ingredientes para ser un juego top, pero no. El principal problema de PUBG Mobile es, precisamente, que lo estás jugando en un móvil, una plataforma que no me parece la más adecuada por sus limitaciones físicas, empezando por el tamaño de la pantalla y terminando con los controles. Pero vayamos por partes.

Los controles son un desastre

¿Echas en falta algún botón?

La clave de un juego para smartphones es que sus controles sean accesibles y fáciles de usar, y no es el caso de PUBG. Al principio, cuando no tienes equipamiento, sí, es fácil, pero conforme empiezas a conseguir rifles, pistolas, granadas, botiquines, etc, la interfaz empieza a llenarse de botones que lo complican todo. Solo en la parte derecha tienes siete botones para recargar, disparar, agacharte, tumbarte, saltar, cambiar de arma y apuntar, a lo que le tienes que sumar el mapa, el chat, los botones de ajustes, etc. Una locura. Me ha pasado infinidad de veces que intento apuntar con la mirilla y lo que hago es agacharme, y es frustrante.

Para moverse no hay problema, ya que tienes un joystick dedicado en la zona izquierda, pero la mezcla moverse-apuntar-disparar es absurda. En el PC, con el teclado y el ratón es mucho más sencillo moverse mientra disparas, pero en el móvil se me hace complicado. Tal es así que, muchas veces, la forma más fácil de ganar un tiroteo es estarse quieto y disparar –porque tu contrincante intentará moverse, no te dará ni una bala y tú lo podrás matar fácilmente–.

PUBG Mobile Android (10)

Maté a este jugador sin siquiera moverme de mi posición con 9 balas

Otro aspecto a señalar es lo complicado que es interactuar con las puertas y el loot. Dado que la interfaz está adaptada a móviles, todas las acciones se llevan a cabo con botones en la pantalla. Si intentas abrir una puerta, aparece otro botón que se suma a los 900 que ya tienes en pantalla. Cuando vas a recoger el equipamiento que sueltan los enemigos y que hay escondido en las casas, tienes que pulsar el botón que aparece y hacer scroll en una ventana superpequeña, seleccionar los objetos, y rezar porque no pulses dos veces y, sin darte cuenta, te plantes en un tiroteo a distancia con una escopeta. En resumen, demasiados botones en una pantalla demasiado pequeña.

Una pantalla pequeña es sinónimo de pocos detalles

Fíjate en el salto. Al principio se ve muy difuminado, luego empiezan a distinguirse las casas y, finalmente, acaban apareciendo. El mapa carga a saltos, y eso hace que muchas veces saltes en sitios equivocados. Por otro lado, fíjate en las imágenes mientras apunto. No es posible distinguir detalles en las casas o en el paisaje, todo se ve demasiado pequeño.

Me han matado muchísimas veces porque no distinguía a los enemigos lejanos de un arbusto. Las pantallas de los móviles son pequeñas, y los detalles que se pueden apreciar no son, ni de lejos, los mismos que en la versión de PC. No es lo mismo mirar a la ventana de una casa y ver a un tipo corretear por dentro en un monitor de 24 pulgadas, que hacerlo en un móvil de 5,5. Por más que su resolución sea 2K.

Los gráficos están bien, pero solo los de los objetos cercanos. Cuando miras a lo lejos, los edificios no cargan bien las texturas y los detalles dejan mucho que desear. Además, si tu teléfono no es potente, sufrirás el odioso popping (carga de texturas conforme te acercas a los objetos), lo que puede malinterpretarse como lag. Aquí rompo una lanza a favor de PUBG, y es que, al menos yo, no he sufrido nunca ningún tipo de lag, y he jugado a una media de 50 ms de ping. Esto, en un juego móvil, es de agradecer.

Ni me genera tensión ni me parece complicado

Todavía quedan 84 enemigos y ya voy equipado como para asaltar una fortaleza.

El problema de hacer juegos para todos los públicos es que todos los públicos tienen que poder jugarlo. ¿Qué significa eso? Que el juego tiene que tener una mezcla perfecta entre sencillez y dificultad. Creo que PUBG no cumple con esos requisitos. La música, que me recuerda a la de Los Vengadores, intenta meterte en un clima de tensión que, desgraciadamente, se rompe cuando descubres que encontrar equipamiento es más fácil de lo que parece. Al menos, repito, esa ha sido mi sensación.

En todas las partidas que he jugado, y son muchas, no he tardado ni dos minutos en encontrar un rifle de asalto, una mirilla, una pistola e infinidad de botiquines. Puede que no sea el mejor equipamiento, pero desde luego vale para ir tirando hasta la mitad de la partida, más o menos. En pocas palabras, con saber disparar, cubrirte y curarte puedes quedar en la pole fácilmente.

En conclusión: PUBG es un simulador de trekking que acaba aburriendo

PUBG Mobile Android (12)

Las partidas, según tu habilidad, claro está, duran entre 10 y 20 minutos, aunque he llegado a echar 30 en una sola. Algunas son dinámicas porque los jugadores saben a lo que van, y desde el minuto uno estás pegando tiros. Otras se hacen demasiado aburridas. Algunas veces daba la sensación de que estaba jugando a un simulador de paseos, y eso, al final de la partida, lo entiendo, pero al principio, con 90 personas en una isla, no.

15-20 minutos de partida me parecen demasiados para un juego de móvil. Quizá sea yo, que no soy de las personas que juegan en el smartphone, pero las partidas se me hacían eternas. Puedo pasarme tres horas jugando al Battlefield 1 en PC, pero echar una hora en PUBG se me hace insufrible. Me resulta un juego monótono y aburrido, que no funciona en plataformas móviles y que ha generado demasiado hype para lo que realmente es. Para escribir este artículo jugué muchas partidas, y no creo que vaya a jugar más.

En conclusión: no recomiendo PUBG. Si eres amante del género y lo juegas en PC, adelante, dale una oportunidad, pero te puedo garantizar que la versión móvil no va a satisfacerte como te crees. Al menos es gratis, que no es poco.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Análisis, Juegos Android, Opinión, PUBG Mobile
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs