¿Puedo dañar mi móvil si lo uso para escuchar música mientras me ducho?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Usar teléfono en la ducha

Todos lo hemos hecho alguna vez. No hay nada más placentero en esta vida que ducharse y relajarse con agua calentita mientras escuchas música, y para tal fin siempre se suele usar el smartphone. Sin embargo, esta costumbre tan arraigada en la vida de muchas personas puede ser muy perjudicial para los dispositivos. ¿Se puede dañar un móvil si se usa durante la ducha? La respuesta, desgraciadamente, es que sí.

La mayoría de terminales de la actualidad cuentan con algún tipo de certificación de resistencia al agua y al polvo, por lo general IP68. Esta certificación, en lo que al agua se refiere, “garantiza” que el teléfono resistirá a esta durante un tiempo de 30 minutos a 1,5 metros de profundidad. Sin embargo, la mayoría de fabricantes recomiendan no mojar el teléfono, porque ya sabes que la electrónica y el agua no se llevan nada bien.

La resistencia al agua y al polvo no, repito, no está enfocada a que uses el teléfono en la piscina. El objetivo de esta certificación es que el teléfono se pueda usar en ambientes complicados, como por ejemplo en Inglaterra, donde llueve mucho, o en las zonas más calientes y secas donde hay más polvo, como Oriente Medio. La idea no es que te puedas llevar el teléfono si buceas con delfines, sino que aguante una lluvia fuerte sin que su integridad se vea comprometida. Este no es el caso del baño, donde hay humedad y vapor.

Los riesgos de usar el móvil en el baño

Usar teléfono en la ducha 2

Cuando nos damos una ducha se genera vapor de agua. Un teléfono con resistencia al agua es estanco, y no debería sufrir ningún daño al estar dentro del baño. Sin embargo, la constante exposición al vapor de agua –que es agua, al fin y al cabo– puede provocar daños en el dispositivo, sobre todo en las zonas más expuestas, como es la estación de carga.

El vapor de agua pude acabar condensándose en dicho puerto, y no hace falta que expliquemos qué ocurre cuando expones algo metálico al agua, ¿verdad? Como nos confirman desde diferentes servicios técnicos de varias marcas, la exposición durante largos periodos al vapor de agua puede “afectar al modo de carga y al correcto funcionamiento del dispositivo”, aunque este tenga certificación IP68. Es cierto que es más complicado que el agua se abra camino hacia los circuitos internos del terminal, pero eso no quiere decir que sea imposible.

Obviamente, para que este tipo de daños se produzcan tienes que exponer al dispositivo durante largos periodos y en reiteradas ocasiones. Una sola ducha no es suficiente para dañar el terminal, pero una, tras otra, tras otra, tras otra, sí. Esto, recuerda, se aplica a teléfonos con certificación IP68. Los dispositivos que no la tengan corren, por supuesto, mucho más peligro.

Usar teléfono en la ducha 3

Al meter un teléfono sin protección en la ducha, corres el riesgo de que el vapor de agua se introduzca en el interior del dispositivo: dentro de los circuitos, por debajo de la pantalla, en la cámara, etc. Por otro lado, el agua de la ducha puede tener suciedad, una suciedad que se puede acabar introduciendo y acumulando en tu móvil a través del vapor. Si esto ocurre, los daños pueden ser fatales y acabar “matando” al terminal. Si tu teléfono no tiene certificación IP67 o IP68, bajo ningún concepto lo metas en el baño si vas a ducharte.

En conclusión. Meter el teléfono en el baño mientras te duchas es peligroso, sobre todo si tu terminal no tiene certificación. Aunque la tenga, tampoco merece la pena correr el riesgo por escuchar música cinco minutos. Cargarte la estación de carga del smartphone puede acabar saliendo caro. ¿Lo peor? La garantía no lo cubre.

La garantía no cubre los daños por agua

Usar teléfono en la ducha 4

Lee atentamente la garantía de tu teléfono con IP68, verás cómo el fabricante se desentiende de los posibles daños que el terminal pueda sufrir por culpa del agua. Apple, por ejemplo, pide expresamente “[No] utilizar el iPhone en una sauna o un baño de vapor”. Por su parte, desde el soporte técnico de Samsung afirman que “aunque sea resistente al agua, no recomendamos mojar el dispositivo”.

No hay forma de engañar al sistema. Todos los dispositivos vienen equipados con un indicador de contacto con líquidos (LCI). Es de color blanco, pero al contacto con el agua se pone de color rojo, y sirve para que el SAT de una empresa sepa al momento que el agua ha causado X avería. Si es así, se desentienden completamente. Y sí, tal y como estás imaginando, este indicador reacciona al vapor de agua, así que, aun con un “teléfono estanco”, una inocente ducha puede hacer que este indicador reaccione, y aunque no genere avería, cuando las tengas –si es que llegas a tenerla–, la garantía no te lo cubrirá.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en ip68, Smartphones Android, Trucos Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs