¿Es verdad que Pokémon GO ha conseguido que hagamos más ejercicio?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

pokemon-go-y-pokemon-go-plus

“¿Pokémon GO? ¿Eso qué es?”, dirán algunos, ¿verdad? Aunque ya quedan lejos aquellas tardes-noches de verano en las que las plazas y calles se llenaban de niños (y no tan niños) cazando Pokémons con su móvil, todavía sigue habiendo una importante cantidad de gente que sigue con la misión de hacerse con todos. Sea como sea, lo que está claro es que, cuando el juego se lanzó, todo el mundo aplaudió a Niantic por haber sacado un título que obligase a los jugadores a salir de casa y hacer ejercicio, algo que fue realmente rompedor.

Diversos investigadores se lanzaron a analizar el impacto que este juego estaba teniendo en la vida de las personas, y los resultados fueron más que positivos. Hubo personas que afirmaron que Pokémon GO les ayudaba a calmar la ansiedad, a solucionar sus problemas de agorafobia e incluso a llevar un estilo de vida más sano, animándoles a hacer ejercicio. Esto último es lo que fue bautizado como “Efecto Pikachu”, que parece ser que no lo es tanto.

Más en Andro4all: La obesidad infantil en España podría bajar por primera vez en 20 años por Pokémon GO

Uno de estos estudios fue el de Lukas Dominik Kaczmarek, del Instituto de Psicología de la Adam Mickiewicz University (Poznán, Polonia). En él se afirmaba que las personas que jugaban a Pokémon GO hacían más ejercicio y pasaban más tiempo en la calle, y es cierto, pero esta no es una tendencia que se mantenga en el tiempo. Según una investigación llevada a cabo en 981 jugadores por Alessandro Gabbiadini, de la University of Milano-Bicocca (Milán, Italia), el “Efecto Pikachu” es completamente pasajero.

Hacemos ejercicio porque Pokémon GO lo requiere, pero nada más

Incursiones cooperativas en Pokémon GO

De acuerdo a los autores del estudio, “[la] hipótesis es que los usuarios de Pokémon GO son más activos, pero esta tendencia se debe principalmente a la mayor actividad física necesaria para subir de nivel en el juego y no se extiende a las actividades físicas en general”. Eso, en otras palabras, significa que Pokémon GO nos hace hacer ejercicio porque esta es la propia mecánica del juego, pero no nos “anima” a seguir haciéndolo después de jugar. Dicho de otra forma, jugar a Pokémon GO no va a hacer que te apuntes al gimnasio, salgas a correr y comas más sano a largo plazo.

Así, mientras que el “el uso de la aplicación Pokémon Go se asoció con un comportamiento físico general activo […] este efecto positivo desapareció al controlar la actividad física relacionada con el juego”, es decir, cuando, por ejemplo, le dices a un usuario que no juegue este no hace ejercicio por motus propio. Sin embargo, los propios investigadores reconocen que juegos de realidad aumentada como Pokémon GO pueden ser una “estrategia útil para promover el ejercicio físico en la medida en que se requiera que el jugador juegue de forma regular en el tiempo”.

“Como proponen otros investigadores los videojuegos de realidad aumentada deben estar en constante desarrollo para mantener el interés de la gente y promover la estabilidad de los cambios de comportamiento”, afirma el autor. Es ahí donde está el problema. Pokémon GO ayuda a que las personas hagan ejercicio, correcto, ¿pero cómo consigues que un jugador vuelva al juego de forma regular? ¿Cómo consigues que siga siendo un producto atractivo que anime a una persona sentada en el sofá de su casa a salir a pasear? Al fin y al cabo, el problema de Pokémon GO es que el despliegue de nuevas criaturas fue lento y las mecánicas excesivamente repetitivas.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en estudios, Pokémon GO
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs