Por qué Android Go es un error

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El rendimiento de Android es algo que lleva años en entredicho. En nuestro mundillo, podemos encontrar terminales desde prácticamente 50 o 60 euros, hasta los más de mil, lo que hace que la fragmentación y diversidad entre el hardware de los dispositivos sea infinita. Durante años, tan solo la gama alta ha sido la que funcionaba realmente bien aunque por suerte, en los últimos años, la gama media ha ganado reputación, y es que encontramos grandes alternativas a bajo precio.

La gama baja sigue, sin embargo, siendo el gran problema de Android. Si bien los usuarios más básicos pueden no necesitar mucho más, los pocos euros de diferencia que hay respecto a la gama media, hacen que la gama baja tenga poco sentido. Si a esto, le sumamos que Google está facilitando a los fabricantes que lancen móviles con hardware de 2013, la cosa se complica más aún, y este es el tema a tratar hoy.

Android Go, la excusa para que los fabricantes vuelvan a 2013

Cuando el giga de RAM y los 4 u 8 GB de almacenamiento interno parecían muertos, Google crea Android Go, para facilitar a los fabricantes un “buen rendimiento”, en terminales de estas características. Es cierto que este tipo de móviles suelen quedarse en algunos países emergentes, y no llegan de forma habitual a nuestro país, aunque siempre hay excepciones. Pongamos como ejemplo al Nokia 1, para entender lo desaconsejable que es hacerse con este tipo de terminales.

Nokia 1
Dimensiones133,6 x 67,78 x 9,5 mm. 131 gramos de peso.
PantallaIPS FWVGA de 4,5”
ProcesadorMT6737M de cuatro núcleos de 1,1 GHz
RAM1 GB
Sistema operativoAndroid 8.1 Oreo Go Edition
Almacenamiento8 GB ampliables por microSD
CámarasTrasera de 5 MP con flash LED. Frontal de 2 MP.
Batería2.150 mAh
OtrosProtección ante salpicaduras (IP52), carcasas personalizables Xpress On, Dual Nano SIM, radio FM

89 euros por un móvil con pantalla VGA, 1 GB de RAM, 8 GB de memoria interna, un MediaTek que no le recomendamos ni a nuestro peor enemigo, y una cámara que no querrás abrir nunca. Por menos dinero, unos 83 euros, tenemos un Redmi4A en Amazon, con un Snapdragon 425 de Qualcomm, 2 GB de RAM, pantalla HD, cámara de 13 megapíxeles…

Ni que decir tiene, que si nos dignamos a gastar unos 20 o 30 euros más, y nos vamos a los 100 euros, tenemos incluso mejores alternativas. Móviles de entrada, sí, pero totalmente usables y sin especificaciones de hace 5 años.

Android Go tiene sentido, pero no los móviles que lo usan

Android Go tendría algo de sentido si los móviles que llevan este hardware se vendiesen a 40 o 50 euros porque, honestamente, no valen ni un euro más. La promesa de apps más pequeñas, optimización de las memorias y un sistema más liviano es algo genial, siempre y cuando no fomentes la creación de hardware que nace obsoleto en 2018.

Ni que decir tiene que Android Go se puede personalizar por parte del fabricante, y no nos asegura una experiencia limpia como Android One. Esto, hace que fabricantes como Samsung hagan su propia versión de la antigua Touchwiz con apps de Android Go, qué empiece la fiesta del rendimiento.

No hay excusas, ni opiniones personales, ni subjetividades por el camino. Objetivamente, los actuales móviles con Android Go no valen la pena, ni siquiera para el público más básico. Esperamos que, al igual que pasó con Android One, Android Go vaya evolucionando y dejando de ser un sistema para móviles de entrada, y que desemboque en una versión optimizada y liviana, que no tenga por qué ir de la mano de especificaciones obsoletas.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Android, Android Go, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs