¡Oh sorpresa! El nuevo juego “pay to play” de Harry Potter ya gana la mitad que Fortnite

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Si echas la vista atrás, recordarás que el 25 de abril, hace apenas un par de meses, Harry Potter: Hogwarts Mistery llegó a Google Play. Muchas personas echaban en falta un juego de la famosa saga de magia, y Jam City fue la encargada de hacerlo realidad. Sin embargo, el juego de toma de decisiones y ROL me generó sentimientos encontrados, y es que si bien es cierto que la ambientación era una maravilla, estaba enfocado 100% a que pasases por caja para poder jugar. Ya te conté que estuve probándolo a fondo y que no pasaron ni 15 minutos antes de hacerme pagar por energía. Pues bien, la estrategia les ha salido redonda.

Cuando saqué mis primeras impresiones dije literalmente lo siguiente: “Mis primeras impresiones son nefastas. No quiero decir que el juego no tenga que tener micropagos, puesto que los desarrolladores deben ganar dinero de alguna forma, pero me parece que el juego va “a saco”.” Esto se debe a que a los 15 minutos de partida, ‘mágicamente’, se te acababa la energía y tenías que o esperar media hora o apoquinar 4 euros para recuperarla. Esto, para los que llevamos un tiempo en este mundillo de Android y los videojuegos, es sinónimo de que solo puede ir a peor. Al principio del juego tienes poca energía, pero conforme avanzas vas consiguiendo más y, por tanto, o esperas más tiempo o pagas más dinero. Clásico freemium, en pocas palabras.

A pesar de que no tenía grandes expectativas en Harry Potter: Hogwarts Mistery –de hecho pensaba que estaba abocado al fracaso más absoluto–, me he llevado una sorpresa cuando esta semana se publicó que el juego había generado en solo dos meses de vida 40 millones de dólares en Android y iOS. Esto, para que tengas una perspectiva más amplia, es casi la mitad que lo que ha generado Fortnite desde su lanzamiento en iOS (100 millones y aumentando) y más del doble de lo que ha generado Monument Valley en todas las plataformas en dos años.

La App Store se queda con un 30% del coste de los micropagos, pero los chicos de Jam City han sacado un buen pico con su lanzamiento.

El éxito de los Free-To-Play es indiscutible, por más que a los ‘perros viejos’ como un servidor no les guste. Soy contrario a los micropagos, y prefiero pagar 10 euros por un juego completo que pagar por fascículos o verme obligado a esperar media hora para jugar. Sin embargo, es un modelo que ha venido para quedarse y que, además, es mucho más rentable para las compañías. Al fin y al cabo, un juego con microtransacciones es sinónimo de dinero contante y sonante de forma continuada en el tiempo. ¿Es el mejor modelo para el consumidor? De él dependerá, en última instancia.

La conclusión de fondo con la que, creo, debemos quedarnos, es que la era de los juegos gratuitos con micropagos acaba de empezar y, muy a mi pesar, solo puede ir a peor –o mejor, según estés más o menos dispuesto a pagar por skins, personalización y objetos sin importancia–. Fortnite, Harry Potter y Pokémon GO son solo tres ejemplos de la enorme cantidad de dinero que se puede generar ofreciendo potenciadores y mejoras a cambio por un precio reducido. Al fin y al cabo, 4,99 euros no duelen en el bolsillo. El problema es cuando esos 4,99 euros se convierten en 4,99 euros diarios. Ahí la cosa cambia.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Free-to-play, Juegos Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs