Android 9 Pie, análisis: más inteligente, más simple, más Android

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Con un futuro aún incierto por culpa de un sistema operativo alternativo llamado Fuchsia que sobrevuela por encima de nosotros desde hace un par de años, Android sigue sumando versiones a su lista año tras año, para seguir consolidándose como la plataforma móvil más usada del planeta, en una táctica que muchos consideran la principal causante de la fragmentación que sufre el ecosistema desde sus inicios.

Hace poco más de una semana, Google decidía romper su silencio y presentar de forma oficial Android 9.0, la novena gran actualización de la plataforma móvil más usada en el mundo, que haciendo referencia a la simplicidad y la sencillez que lleva por bandera, toma el evidente, breve y dulce nombre “Pie”.

Te recomendamos: Cómo actualizar a Android 9.0 Pie un móvil compatible.

Desde marzo de este mismo año, hemos presenciado en primera fila la evolución de esta edición de Android, a través de las cinco previas para desarrolladores que han ido llegando para calmar las ansias de todos aquellos entusiastas que se niegan a esperar un año entre actualización y actualización del sistema –y, principalmente, para que los desarrolladores puedan trabajar en adaptar sus aplicaciones a la última versión–. Ahora, la entrega definitiva de Android 9.0 Pie, de la que ya hemos visto sus mejores novedades, ya está entre nosotros, y como no podía ser de otro modo, ha pasado por nuestra mesa de pruebas para ser objeto de nuestro análisis a fondo, en el que repasamos todas y cada una de las novedades que llegan junto a la última edición del sistema operativo.

Android 9.0 Pie, análisis a fondo: todos los cambios de la nueva versión

Tras unos Nougat y Oreo que, pese a ser importantes, no daban la sensación de suponer un enorme avance con respecto a sus respectivas versiones predecesoras, Android Pie llega para deleitar a todos aquellos entusiastas de la plataforma móvil que deseaban como agua de mayo el poder probar decenas de nuevas funcionalidades útiles y características –y todas aquellas que aún están por llegar o que los desarrolladores deben implementar en sus aplicaciones– en las que realmente se demuestra hasta dónde ha llegado el sistema operativo creado hace ya más de diez años por unos jóvenes Andy Rubin, Chris White, Rich Miner y Nick Sears. Así, ha nacido la que, sin duda alguna, es la versión de Android más importante de los últimos tres años.

Cambios de diseño: Android es cada vez más Google

A lo largo de su historia, Android ha sufrido varios cambios de diseño diferentes: Holo, Material Design… Y dentro de cada una de ellas, decenas de iteraciones distintas hasta llegar a lo que hoy podemos ver encarnado en lo que la propia Google denomina “Google Material Theme”. Esta “nueva” filosofía de diseño, que se basa en los pilares de Material Design, es solo una de las infinitas formas de entender el diseño en Android, puesto que al contrario que en la guía Material original, ya no existen normas ni reglas obligatorias, sino que los desarrolladores pueden adaptar el diseño de la forma que mejor convenga en sus aplicaciones, siempre y cuando el objetivo final sea facilitar la vida al usuario.

Esto se traduce en líneas más redondeadas, tarjetas por todas partes, fondos blancos y barras de herramientas inferiores, entre otros muchos componentes que la propia división de diseño Google explica más a fondo en su web oficial.

Lo que está claro, es que Android es cada vez más Google. Nada más encender el teléfono por primera vez y ver la configuración inicial, vemos cómo la tipografía Google Sans –una variante de Product Sans destinada a pantallas de tamaño contenido– inunda la interfaz al completo, sustituyendo en títulos y subtítulos a una –en mi opinión– ya anticuada Roboto.

Algo mismo sucede con los colores: el tono “azul Pixel” sigue protagonizando la interfaz, pero lo acompañan muchos más tonos distintos en diferentes partes de la interfaz como los iconos de los Ajustes del Sistema, donde cada icono que hace referencia a un apartado ahora adopta un color único.

Los cambios de diseño también aparecen en lugares como el panel de ajustes rápidos. Cada una de las baldosas de ajustes está situada dentro de un icono circular de color azul, sea cual sea el tema –claro u oscuro– elegido para la interfaz. Además, la información que se muestra en el panel también cambia de ubicación, del mismo modo que lo hace el reloj de la barra de estado, ahora situado en la parte superior izquierda de la pantalla para ofrecer una mayor simetría en aquellos dispositivos con una muesca en su panel –muesca para la que, por cierto, se ha adaptado el sistema operativo con el fin de que los desarrolladores y fabricantes puedan adaptar su software a este tipo de terminales con el polémico notch–.

Un fallo que encontramos en este nuevo panel de ajustes rápidos, es que ya no es posible pulsar sobre el icono para desplegar otros ajustes relacionados. Ahora, al realizar una pulsación, se activará o desactivará la opción en cuestión, y realizar una pulsación larga sobre el icono nos llevará a su apartado correspondiente dentro de los ajustes del sistema.

Pero estos no son todos los cambios a nivel de diseño que llegan junto a la nueva versión de Android: animaciones, iconos, gráficos, menús, botones… hay un sinfín de componentes que han sido modificados en la última versión, pero de los que ni siquiera eres consciente al usar el teléfono porque aportan la coherencia que faltaba a la interfaz del sistema operativo y parece que siempre han estado ahí. Como ya dije en mis primeras impresiones con Android Pie cuando entonces era tan solo una alpha: la clave está en los detalles.

Las nuevas animaciones, sumadas al sistema de navegación gestual, logran que Android Pie se sienta más rápido e intuitivo que las versiones anteriores del sistema.

La navegación por gestos, un salto necesario con mucho trabajo aún por delante

Los usuarios lo pedían, y Google al fin lo hizo realidad: en la segunda previa para desarrolladores de Android Pie, aparecía por primera vez un sistema de navegación gestual, según la compañía con el único objetivo de simplificar la experiencia de usuario, y a través del cual poder interactuar con la interfaz del sistema sin tener que recurrir a los tres botones clásicos de Android… o al menos eso pensamos en un principio.

Tras haberlo probado a fondo como modo de interacción por defecto durante varios meses, nos damos cuenta de que este sistema de gestos no solo no reemplaza por completo los botones, sino que su funcionamiento deja mucho que desear si se compara con otras soluciones desarrolladas e implementados por fabricantes de terceros.

Los gestos en Android 9 funcionan a través de la barra de navegación virtual clásica, que en lugar de un botón Home y de multitarea, incluye una cápsula central desde la que se ejecutan los movimientos. A través de este botón, se pueden llevar a cabo estas acciones dependiendo del gesto realizado:

  • Un toque: ir a la pantalla de inicio.
  • Pulsación larga: lanza el Asistente de Google.
  • Deslizar hacia arriba hasta la mitad de la pantalla: abre el menú de aplicaciones recientes.
  • Deslizar hacia arriba por completo: accede al cajón de aplicaciones.
  • Deslizamiento prolongado a derecha o izquierda: scroll por las aplicaciones recientes.
  • Deslizamiento rápido a la derecha: regresa a la última aplicación abierta.

Aunque, sobre el papel, parece ser un sistema completo y una buena implementación de los gestos, al usarlo nos damos cuenta de que el funcionamiento, aunque bueno y aportando una mayor rapidez de uso con respecto a los botones clásicos, no llega a ser tan fluido como el de otros fabricantes como Xiaomi o OnePlus. Además, resulta extraño ver cómo, pese a que Google decide apostar por los gestos, sigue manteniendo el botón “atrás” a la izquierda de la barra de multitarea, en lugar de implementar un gesto hacia la izquierda que permita regresar a la actividad anterior.

La buena noticia, es que hoy por hoy, probablemente con el objetivo de facilitar la transición de ciertos usuarios, la navegación por gestos se puede desactivar en los ajustes del sistema de forma sencilla.

Aquellos que no se adapten al nuevo sistema de gestos, tendrán la capacidad de desactivarlo desde Ajustes > Sistema > Gestos.

Lógicamente, no se puede hablar del sistema de gestos y dejar pasar el nuevo menú “Overview” de aplicaciones recientes. En esta versión del sistema, ya estén activados o no los gestos, las aplicaciones recientes pasarán a mostrarse en forma de carrusel horizontal a pantalla completa, en lugar de mostrar las miniaturas en pequeñas ventanas con scroll vertical como en versiones anteriores. En mi opinión, un cambio acertado y obligatorio si Google pretende hacer de la navegación por gestos el sistema por defecto en Android en un futuro no muy lejano.

Inteligencia artificial trabajando para ti, en todo momento

Hablar de Google en 2018 es hablar de inteligencia artificial, y está claro que Android es una de las principales plataformas beneficiadas por los avances de Google en este campo. Ya en Android Oreo vimos las primeras herramientas y opciones basadas en IA aplicadas al sistema operativo, y en Android 9 veremos cómo esta tecnología está cada vez más presente, e intentando ayudarnos las 24 horas del día.

La novedad más clara en este aspecto son las “App Actions”. Son sugerencias inteligentes que aparecerán en la parte superior del cajón de aplicaciones, con accesos directos a acciones o apps que podríamos querer llevar a cabo en un momento concreto. Por ejemplo, si todas las mañanas viajas al trabajo en coche, el sistema aprenderá de tus hábitos para permitirte comenzar la ruta en Google Maps con solo un toque en una de estas sugerencias inteligentes.

Y lo cierto es que el sistema funciona sorprendentemente bien. Durante los últimos meses probando Android Pie en mi teléfono principal, he visto cómo estas sugerencias iban cambiando dependiendo de mis hábitos de los días anteriores, mostrando –casi siempre– accesos directos que podrían resultar de utilidad.

Otro aspecto en el que hace acto de presencia la IA es en la configuración del brillo automático. Google sabía que en anteriores versiones el algoritmo encargado de modificar el nivel de luminosidad de la pantalla dejaba mucho que desear, y por eso ha decidido que sea el propio usuario quien “enseñe” al sistema operativo a controlar el brillo, a través de lo que se conoce como brillo adaptativo.

El brillo adaptativo era una necesidad en Android desde hace años. Por fin, los usuarios podrán depender del brillo automático sin miedo a que los cambios de iluminación sean demasiado bruscos o no se adapten correctamente a la iluminación del ambiente.

A partir de ahora, cuando se active el brillo adaptativo, el sistema aprenderá de los hábitos del usuario, registrando el nivel de brillo que suele configurar dependiendo de la iluminación del ambiente. Una vez ha almacenado la suficiente información, realizará la adaptación del brillo de manera automática, guiándose en lo que ha aprendido.

Por último, también hemos visto cómo una de las mejores funciones de Android Oreo, la selección de texto inteligente, ahora es mucho más útil dado que es capaz de identificar nuevos tipos de contenido. Por ejemplo, si se selecciona una cadena de texto con el enlace a una lista de reproducción de Spotify, el propio sistema nos permitirá ejecutar la app directamente siempre y cuando esté instalada en el sistema.

Digital Wellbeing: dale importancia a lo realmente importante

Quién nos iba a decir hace solo un año que la novedad más importante de Android 9 sería una herramienta destinada a concienciarnos para que usemos menos el móvil. Bajo la iniciativa Digital Wellbeing, llega junto a Android Pie una serie de opciones destinadas a permitirnos saber cómo usamos nuestro móvil, cuáles son las apps que más utilizamos a lo largo del día, y una serie de herramientas orientadas a desengancharnos del smartphone.

De momento, Digital Wellbeing está en fase beta, pero puede ser instalado por todos aquellos usuarios de Android Pie.

Android Dashboard

Si alguna vez has querido saber cuál es la aplicación que más usas a lo largo del día, en Android Pie puedes hacerlo. Android Dashboard es una herramienta incluida en la suite Digital Wellbeing, que muestra todas las estadísticas de uso del teléfono, como el tiempo que se ha pasado en las apps, el número de veces que se ha desbloqueado la pantalla a lo largo del día, o las notificaciones que se han recibido.

App Timers

Ya sabes que cada día pasas cerca de 3 o 4 horas en Instagram, ahora llega el momento de desengancharse. Con los App Timers, podrás configurar un temporizador para cada aplicación concreta, y una vez se cumpla ese tiempo, la app se cerrará automáticamente avisando que has llegado al límite diario.

Si bien puede parecer una medida algo estricta, también puede llegar a ser verdaderamente útil a la hora de mejorar tu productividad diaria.

Wind Down

¿Alguna vez te has preguntado por qué las app tienen iconos tan coloridos y llamativos? Quizá no lo supieras, pero nuestro cerebro se siente más atraído por los colores brillantes que por aquellos más apagados, con lo cual, cambiar los tonos de la pantalla a una escala de grises logra que nos sintamos menos atraídos por las aplicaciones y su contenido. Al fin y al cabo, consultar Instagram sin ver los colores de los selfies y las fotos de comida no es tan divertido.

Por eso, el modo Wind Down elimina los colores de la pantalla a la hora que se haya configurado, principalmente para ayudarnos a desengancharnos del teléfono y así conciliar el sueño de una forma más sencilla.

Modo no molestar

El modo no molestar no es algo nuevo, pero sí ha recibido una de las mayores actualizaciones desde que fuera implementado en Android. Ahora, es posible programar este modo para que se active y desactive automáticamente a la hora que se desee, además de añadir distintas reglas o habilitarlo directamente desde el menú de opciones Digital Wellbeing.

A nivel de funcionamiento, un cambio importante que llega al modo no molestar, es la posibilidad de ocultar las notificaciones cuando este esté habilitado, para no ser molestados en ningún momento a través de alertas, ya sean visuales o sonoras.

Las notificaciones, más inteligentes que nunca

Las notificaciones han sido, son y serán uno de los puntos fuertes de Android con respecto a sus rivales, con una amplia diferencia. En Android Pie, si bien las novedades en cuanto a notificaciones son mínimas, sí encontramos nuevas herramientas como la inclusión de respuestas rápidas en aquellos avisos de apps de mensajería gracias a los sistemas de machine learning. que interpretan el contenido y el contexto del mensaje. De este modo, se puede continuar una conversación directamente desde la propia notificación, e incluso ver las imágenes recibidas.

Las sugerencias inteligentes en las notificaciones de mensajes, adoptadas directamente desde Gmail, son una de las novedades más interesantes de esta versión. Desafortunadamente, aún son pocas las aplicaciones que han adoptado esta herramienta.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que las respuestas inteligentes solamente funcionan con aquellas apps cuyos desarrolladores han implementado esta funcionalidad –y a día de hoy, desafortunadamente, no son demasiadas–. De lo contrario, no aparecerán sugerencias inteligentes en los avisos de mensajes.

Mejoras en el consumo de energía (parte 9)

La nueva versión de Android también ofrece herramientas y mejoras a nivel de ahorro de energía –¿soy el único que acaba de sentir un déjà vu al leer esa frase?–. Por enésima vez, Google ha trabajado en mejorar la autonomía del sistema, en esta ocasión, como no podía ser de otro modo, recurriendo a la inteligencia artificial.

Bautizada como Batería Inteligente, la herramienta protagonista de esta versión se basa en los hábitos de uso del usuario para restringir la ejecución de aquellas apps que, probablemente, no se van a utilizar en las próximas horas… y vaya si es una buena idea.

Además de la batería inteligente, en Android Pie, si una app presenta un mal comportamiento tal y como se describe en el programa Android Vitals, el sistema solicita al usuario restringir el acceso de esa aplicación a los recursos del sistema para reducir el consumo.

Mientras que en anteriores las funciones destinadas a optimizar el consumo de energía apenas aportaban mejoras, en Android 9 estas son realmente notables al pasar un par de días utilizando el teléfono. Y pese a las restricciones que el sistema operativo lleva a cabo sobre aquellas apps menos usadas, no he sufrido ningún tipo de ralentización al intentar ejecutar aquellas apps limitadas.

Otras mejores menores

Olvida la autorrotación: gira el contenido de la pantalla manualmente

Desde que esta opción debutó en la primera previa de Android 9, no he vuelto a activar la rotación automática en mi móvil. Gracias a la sugerencia de rotación manual, cada vez que el teléfono cambia de posición, aparece un botón en la parte derecha de la barra de navegación que permite rotar el contenido de la pantalla hacia la nueva orientación de forma manual. Una función sencilla, rápida y extremadamente útil.

Always on Display ahora muestra aún más información

Una de mis novedades favoritas de Android 9 es, sin duda alguna, el nuevo modo Ambient Display. Lo que hasta ahora era solo una forma de ver rápidamente la hora, la fecha y las notificaciones, ahora se ha convertido en un panel repleto de información, pero que no pierde la simplicidad que lo define.

Para ello, Google ha tomado el widget at a Glance de la pantalla de los Pixel, y lo ha adaptado para que muestre la misma información –el tiempo, el próximo evento, un vuelo futuro…– en el modo Always on Display.

Markup, saluda a tu nuevo editor de capturas de pantalla

Por algún motivo, Android no incluía hasta ahora una forma sencilla de personalizar las capturas de pantalla realizadas con el teléfono. Afortunadamente, Google se ha dado cuenta de que los usuarios necesitábamos esta herramienta esencial, y al fin está incluida en el sistema.

Bajo el nombre Markup, se encuentra una sencilla pero útil herramienta de edición de imágenes, que permite escribir, dibujar, rotar o recortar una imagen. La mayoría de opciones que cualquier usuario podría necesitar para editar sus capturas antes de enviarlas.

Los controles de volumen reciben un (necesario) lavado de cara

Otro cambio pequeño, pero importante, es el lavado de cara recibido por el sistema de control de volumen nativo de la nueva versión. Ahora, el menú de volumen aparecerá en la parte derecha, y por defecto los botones de volumen controlan el audio multimedia, siendo necesario acceder a los ajustes del sistema para poder modificar el volumen de llamadas y notificaciones.

Además, justo encima del menú desplegable de volumen –que por cierto, aparece desde el lateral en el que se ubican los botones físicos de control de volumen–, aparece un botón desde el cual conmutar rápidamente entre los tres modos disponibles: llamadas, vibración y silencio.

Selección de texto e imágenes en el menú multitarea, la joya infravalorada

Una de las pocas cosas que no me han gustado de Android 9.0 Pie es la selección de texto e imágenes de las aplicaciones, directamente desde el menú Overview. Gracias a esta función, es posible copiar trozos de texto de una aplicación, o incluso las propias imágenes, sin necesidad de salir de la app que se está usando, simplemente realizando una pulsación larga sobre su miniatura en el menú de aplicaciones recientes.

Parece una herramienta extremadamente útil, y lo es, de hecho. Entonces, ¿dónde está el problema? Fácil: por algún motivo, una función que estuvo funcionando a la perfección en la segunda previa para desarrolladores de Android Pie, ahora únicamente funciona si se configura el idioma del dispositivo a inglés.

Evidentemente, debe existir algún motivo por el que Google ha decidido llevar a cabo este cambio, pero no deja de resultar extraño y frustrante, que una de las opciones más útiles sea retirada sin previo aviso.

Unas últimas palabras sobre Android Pie…

Android 9.0 Pie

Android 9.0 Pie no solo trae consigo una enorme cantidad de novedades a nivel funcional, estético o de rendimiento gracias a las mejoras en ART Runtime, que hacen de la plataforma móvil más usada en el mundo un software cada vez más completo y al que no falta de –casi– nada, y eso que no hemos hablado de novedades a nivel interno que de momento no afectan demasiado al usuario, como la inclusión de Wi-Fi RTT para posicionamiento en interiores, mejoras en el procesamiento de contenido multimedia incluyendo soporte para HEIF y HDR VP9, o mejoras de cara a la privacidad de los usuarios a través de nuevas APIs y herramientas, así como las Slices, que de momento no funcionan y por tanto no aportan valor de cara a la experiencia de usuario y no tienen lugar en este análisis. La nueva versión de Android también supone un importante avance en contra de una de las lacras que Android lleva arrastrando desde sus inicios: la fragmentación.

Pese a que los méritos son de Oreo y Project Treble, la estructura que promete “modularizar” el sistema operativo para facilitar el trabajo de los fabricantes a la hora de trabajar en las actualizaciones, ha sido Android Pie la versión en la que realmente se han visto los frutos de todo este trabajo, y ese es sin duda uno de los motivos por los que Android Pie va a marcar un antes y un después en la historia del sistema operativo del robot verde.

Mejor rendimiento, cambios de diseño, más inteligencia artificial y nuevas funciones, además de un importante avance en contra de la fragmentación: Android Pie es realmente una de las actualizaciones más importantes de los últimos años.

Por primera vez en la historia, un móvil “no Google” —el Essential Phone— recibía la actualización a la nueva versión el mismo día de su presentación por parte de la gran G, y la propia compañía está tan segura de los avances que supone esta estructura, que ya ha asegurado que los móviles de sus socios se van a actualizar antes de que acabe el último trimestre del año, y sus usuarios podrán disfrutar de las novedades repasadas en este análisis.

Puede que aún estemos lejos de vivir tiempos en los que las actualizaciones en el día 1 para todos los teléfonos del mercado sean una realidad. Pero lo que está claro es que, poco a poco, y gracias tanto a Google como a los fabricantes que realmente ponen de su parte, Android va camino de convertirse en la plataforma móvil libre –o casi– de fragmentación y donde todos los usuarios pueden disfrutar de las últimas funciones, herramientas, cambios e inteligencia artificial al mismo tiempo. Android 9.0 es solo el principio.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Actualización a Android 9.0, Análisis, Android 9.0 Pie, Opinión, Sistemas operativos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs