Google Pixel 3 XL: análisis completo a dos meses de que sea lanzado

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Imagen del Google Pixel 3 XL

Internet ya dispone del análisis a fondo del Google Pixel 3 XL, y aún no ha sido presentado. Como bien sabrás, se han distribuido varias unidades de este teléfono a lo largo del mundo, y es que Google parece haber perdido el control sobre una partida con un buen número de teléfonos. Cuenta el usuario propietario de la review, que este mismo mes de agosto un seguidor anónimo de su web le ofreció un Pixel 3 XL de forma gratuita, motivo por el que ha podido analizarlo a fondo.

Dejar claro, antes de nada, que este Google Pixel 3 XL tiene un software de pruebas, no es el final y puede haber variaciones cuando la gran G presente su tope de gama. No obstante y siendo realistas, no es muy probable que a estas alturas haya cambios radicales en el teléfono, más allá de algún que otro añadido exclusivo o alguna función sorpresa.

Google Pixel 3 XL, se confirma todo lo que sabías

Empezamos por la caja, y el contenido de la misma ha cambiado de forma notable respecto a la generación anterior, acercándose más a lo que se le exige a un terminal de 1.000 dólares en los tiempos que corren.

  • Google Pixel 3 XL

  • Cargador rápido

  • Cable de carga

  • Adaptador de USB Tipo C a 3.5mm

  • Adaptador de USB Tipo C a USB

  • Auriculares de Google

Por fin, Google ha tenido a bien incluir unos auriculares integrados con Assistant en su dispositivo. El usuario de la review no comenta nada sobre ellos, por lo que no queda claro si dispondrán de la famosa traducción simultánea, ni cómo se integran con el propio Pixel, pero sin duda es buena noticia contar con ellos.

En cuanto al diseño del terminal, nada nuevo. Sin ser la versión final, parece que tendremos una versión blanca y otra negra, ambas acabadas en cristal. Llama la atención que, en comparación con el Huawei P20 Pro y el Note 9, el Pixel 3 XL no es tan largo como parecía, manteniéndose compacto en mano y con una sensación bastante agradable en la misma, según cuenta el usuario. No obstante, el ancho es excesivo, 6,7 pulgadas son muchas, y esto se acaba haciendo notar.

Este aumento de pantalla en un tamaño similar se debe a la presencia del famoso notch, el más grande a nivel de anchura jamás visto en un Android, y con un gran hardware en su interior que permanece en secreto y no ha sido filtrado. ¿Reconocimiento facial, mejor modo retrato delantero? Todavía hay que esperar para saber esto

El grosor del terminal parece haber sido aumentado, algo que no termina de encajarnos ya que el amperaje de su batería, esta ha sido reducida. Contamos con 3430mAh, algo que no debería preocuparnos demasiado teniendo en cuenta la gestión energética que hace el Snapdragon 845. Sea como fuere, el terminal es algo más grueso de lo común, o así lo aparenta en las fotografías.

El hardware de terminal no es ninguna sorpresa. Qualcomm Snapdragon 845, 4 GB de RAM en todas las versiones, y almacenamientos de 64 y 128 GB, con soporte completo a Google Fotos con calidad ilimitada. Un interior algo escaso teniendo en cuenta lo que están ofreciendo los rivales de Google, pero esto es algo que ya sabíamos desde hace tiempo. El panel sube hasta las 6,7 pulgadas, con tecnología OLED y resolución QHD, el nivel de brillo parece ser igual de escaso que el año pasado. Sorprende que el usuario cuenta que el panel tiene una calidad increíble, nada que ver con el panel del Pixel 2 XL, y a la altura de cualquier tope de gama. También contamos en esta generación es con carga inalámbrica, algo que llevábamos esperando desde hace tiempo, y que por fin sitúa al Pixel a la altura de sus rivales.

En cuanto al software del dispositivo, como es evidente, corre bajo Android Pie 9.0 y en concreto la versión de pruebas cuenta todavía con el parche de seguridad de julio, algo que vuelve a demostrar que es un software temprano. No encontramos novedades en prácticamente ningún apartado, todo permanece igual, mismos ajustes y funciones que en el Google Pixel 2 XL. Podríamos esperar alguna función exclusiva en la presentación para diferenciar los terminales, aunque habrá que esperar para saber esto.

El apartado fotográfico parece estar compuesto por los mismos sensores que utilizó Google el año pasado, algo impactante a nivel de hardware, ya que es una tecnología bastante antigua, pero que no debería importarnos lo más mínimo, ya que Google se centra en el software a la hora de hacer fotografías. 12,2 megapíxeles para la cámara -única- trasera, y 8 megapíxeles para la delantera, la grabación de vídeo se “conforma” con resolución 4K y una tasa de frames de 30.

No tiene demasiado sentido juzgar la fotografía de un móvil en fase de pruebas, pero queda patente que los resultados, como mínimo, serán igual de buenos que en el Google Pixel 2 XL. Un buen rango dinámico, nivel de detalle espectacular, y una cámara delantera mejor que muchas de las cámaras principales que montan los gama alta de 2018.

Los resultados, no obstante, no sorprenden y dejan algunas inconsistencias en la exposición de las imágenes, algo que se solucionará en la versión final, ya que este Pixel ni siquiera utiliza la aplicación de cámara final, sino una versión de pruebas.

El usuario resume el Pixel 3 XL como una evolución aburrida y confusa, que no deja claro lo que Google pretende hacer con el Pixel. Básicamente, nos encontramos ante exactamente el mismo móvil, con reconocimiento facial, mejor procesador y un gigantesco notch que ha permitido que la pantalla crezca. El precio será de 649 y 749 dólares según el usuario, algo que nos extrañaría, ya que el XL bajaría 100 dólares su precio, algo que no cobra demasiado sentido.

Para finalizar, nos deja con un curioso mensaje que nos hace pensar bastante. Parece ser que Google está trabajando en nuevos teléfonos, dos de ellos son los nuevos Pixel, uno de ellos es flexible, otro es un prototipo para 2020, y los otros 4 la futura evolución de la línea Pixel. Puede que Google esté pensando acabar con los Pixel de aquí a poco tiempo, de ahí el continuismo y las aparentes pocas ganas de trabajar a fondo en esta línea de dispositivos, para dejar paso a una nueva generación.

Incertidumbre es lo que nos deja Google con este 3 XL filtrado por completo antes de tiempo. Como siempre, esperemos con prudencia al 4 de octubre, día en el que saldremos de dudas -al menos de algunas- y sabremos si realmente este terminal es un 2 XL con un par de mejoras, o si han decidido mejorar su línea con interesantes novedades.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Análisis, Google, Google Pixel 3 XL
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs