Android Pie 9.0 vs iOS 12: comparamos los dos mejores sistemas operativos móviles

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Estamos en plena Keynote de Apple, lo cual significa dos cosas. Por un lado, tenemos con nosotros los nuevos iPhone, modelos XS, XS Max y XR y por otro lado, iOS 12 se hace oficial. El año pasado, con iOS 11 llegaron novedades en cuanto a funcionalidad, aunque dejando algo de lado el rendimiento. Los terminales de generaciones pasadas se vieron bastante afectados, disminuyendo su performance de forma notoria. iOS 12 llega por y para el rendimiento, hacer de los iPhone los terminales más rápidos del mundo, y darle una segunda vida a los terminales de Apple más antiguos.

Por su lado, Android 9.0 viene para añadir una nueva línea de diseño en Android, así como para pulir un ya estable Android Oreo que funcionaba de forma sobresaliente. Hoy, comparamos los dos sistemas operativos móviles más utilizados del mundo, partiendo desde lo más básico a los aspectos más avanzados del sistema.

Android 9 vs iOS 12: comparativa

Escritorio principal

Una de las pantallas más importantes de nuestros teléfonos es el homescreen. Lugar donde aglutinamos a nuestro gusto las aplicaciones del día a día, y donde podemos ubicar widgets que nos faciliten la vida. Tras años y años, las cosas siguen prácticamente igual que en los inicios de ambos sistemas operativos.

En Android podemos ajustar al gusto los iconos, tanto en tamaño, forma, lugar… Si no nos agrada el launcher stock, podemos descargar alguno de terceros que se adapte más a nosotros. En los ajustes de dicho launcher podemos elegir widgets también personalizables, que podemos ubicar allá donde quepan.

En iOS, apenas podemos personalizar el escritorio, y es que solo podemos hacer carpetas y reordenar iconos, pero siempre ajustándose a la cuadrícula que exige el sistema. Los widgets deben ubicarse en el panel izquierdo, lugar que ocupa Google Now en Android -en el caso de que quieras llevarlo activo-.

El escritorio de iOS es más restrictivo que el de Android. Las aplicaciones descargadas automáticamente van al home, rellenando los espacios que quedan. Si queremos reordenar dicha app tendremos que reajustar el orden del resto de iconos.

Un punto en común es la posibilidad de realizar varias acciones haciendo una pulsación en el icono de alguna app, en Android mediante long press, y en iOS mediante el 3D Touch. Dos formas distintas de interpretar la pantalla de inicio, más personalizable en Android, más sencilla e intuitiva en iOS.

Pantalla de bloqueo

Aunque algunos la pasan por alto y directamente desbloquean el teléfono para utilizarlo, la pantalla de bloqueo es uno de los principales centros de notificaciones de nuestro sistema operativo. En el caso de Android, los mensajes se agrupan según la app, y son expansibles con el clásico gesto de deslizar. También es posible contestar de forma rápida en los banners que aparecen en la pantalla de desbloqueo, siempre y cuando el teléfono no tenga un método de seguridad activo.

Con iOS 11, llegó la unificación de la pantalla de bloqueo y la barra de notificaciones. Un cambio que resultó algo confuso en un inicio, pero al que ya nos hemos acostumbrado

En el caso de iOS 12, las notificaciones por fin se agrupan por app, como en Android, aunque para ver los mensajes comprimidos tenemos que hacer una pequeña pulsación. Nos llama la atención que en iOS sí que podemos responder en la pantalla de bloqueo aunque el teléfono esté bloqueado, algo que puede resultar útil, aunque algo inseguro.

Por fin, podemos decir que ambas pantallas de bloqueo están al mismo nivel, con pequeñas diferencias a nivel de interfaz, pero con una funcionalidad prácticamente idéntica. Lejos quedan los tiempos en los que si recibías 50 mensajes en iOS, tenías 50 banners separados, un paso adelante en el sistema de Apple, y un movimiento conservador en Android no tocando lo que ya funcionaba.

Barra de notificaciones

Una de las grandes diferencias entre Android y iOS es la forma de gestionar los ajustes rápidos. En Android tenemos una renovada barra de estado con toggles configurables. En iOS, tenemos un centro de control más completo, al que se puede acceder a ciertos submenús gracias al 3D Touch.

La barra de notificaciones de Android alberga los toggles, accesos rápidos a ajustes del terminal. En iOS, esta opción se encuentra en el control center.

Este, es uno de los aspectos en los que iOS 12 está más avanzado respecto a Android, ya que el rango de posibilidades con el control center es más amplio y visual, se nota más trabajado. La pantalla de notificaciones del iPhone es prácticamente igual que el panel de desbloqueo, mientras que en Android tenemos una barra de notificaciones completísima, con notificaciones que se pueden postponer, silenciar, configurar por categorías…

Los usuarios de iOS agradecen no tener tantas distracciones a la hora de usar su teléfono, mientras que los de Android se benefician de un completo sistema que nos mantiene informados de cada mensajes que recibe el terminal. De nuevo distintas formas de interpretar el SO, minimalismo vs complejidad.

Victoria para iOS en el centro de control, y victoria de Android en la gestión de notificaciones desde la barra. Recordemos que en iOS ni siquiera tenemos iconos que indiquen las notificaciones pendientes, mientras que en Android P tenemos 4 iconos -hemos perdido unos cuantos por la llegada del notch-.

Ajustes

Android Pie se acerca peligrosamente a iOS en cuanto a ajustes se refiere. La interfaz es bastante similar en ambos sistemas, muy intuitivos y perfectamente entendibles por cualquier usuario.

El blanco predomina en los menús, y a pesar de que Android 9 incorpore un tema oscuro, este no se aplica a los ajustes. La paleta de colores elegida para los iconos de cada submenú también en bastante similar en ambos sistemas.

Las principales diferencias vienen de la mano de cómo interpreta cada sistema operativo algunos aspectos del software y el hardware, aunque la configuración básica de un iPhone y un Android queda más cerca que nunca.

Los ajustes de iOS son algo más sencillos. Todo está ligeramente más ordenado, y más accesible para aquellos usuarios que no quieren perder demasiado tiempo buscando en este menú.

Básicamente, la distribución de los ajustes en iOS es más intuitiva, mientras que en Android tenemos acceso a algún que otro submenú oculto, o se hace necesario darle a “más” para desplegar opciones que por algún motivo no aparecen dentro de dicho submenú.

Pantalla y audio

Los ajustes de pantalla son bastante similares en Android y iOS. En nuestro sistema operativo encontramos el control de brillo, la posibilidad de activar el modo noche, los tamaños de fuente, alguna que otra configuración de saturación y contraste…

La tecnología True Tone utiliza un avanzado sensor de luz ambiental de seis canales que ajusta sutilmente el balance de blancos de la pantalla adaptándolo a la temperatura de color de la luz que te rodea. El resultado son unas imágenes tan naturales que parecen impresas y una menor fatiga visual. Apple

En iOS 12 encontramos algo bastante similar, con una principal diferencia. True Tone es la mejor tecnología a la hora de adaptar la pantalla al ojo humano. Tras meses de uso, podemos asegurarte que la vista agradece estos cambios que hace True Tone para cuidar nuestra visión, así como una interpretación del color tremendamente realista bajo cualquier condición lumínica.

El sonido y la vibración se configuran de forma prácticamente idéntica en Android 9.0 y en iOS 12. Control del volumen multimedia, vibración en llamadas, teclado o sistema, tonos de llamada… La principal diferencia viene de que en iOS no podemos cambiar un tono que no venga en el sistema sin pasar por iTunes.

Algo poco comprensible en los tiempos que corren, y más con aplicaciones como YouTube Music o Spotify perfectamente integradas con los sistemas operativos.

Batería

iOS 12 y Android 9.0 gestionan la batería de una forma similar, aunque no lo parezca. Android limita los procesos en segundo plano para evitar drenajes en la batería, y iOS también tiene un apartado para ahorrar energía de esta forma. No obstante, los ajustes de cada sistema son bastante distintos.

El punto en común de iOS 12 y Android 9 para con la batería es la gestión de los procesos en segundo plano. Un gran olvidado en Android a pesar de Doze, que mejora con esta versión de nuestro sistema operativo.

En Android tenemos el consumo por aplicación, y el tiempo en pantalla total, algo que nos ayuda a saber cuánto tiempo exacto dedicamos al teléfono durante la jornada de uso. iOS 12, además del consumo por app, incluye completas gráficas que muestran el tiempo de uso según la franja horaria, momento del día, mes… Sin embargo no muestra el tiempo real en pantalla, ya que establece periodos de 24h y sigue sumando tiempo de uso incluso cuando hemos cargado el móvil en un nuevo ciclo.

Almacenamiento

La gestión del almacenamiento interno en iOS y Android es algo distinta. Por defecto, iOS quiere que almacenemos todos nuestros datos en iCloud, ofreciéndonos 5 escasísimos GB con los que a duras penas cabrá una copia de seguridad. Si no queremos tener el aviso de espacio de iCloud lleno, tenemos que desactivar las opciones del mismo. Obviando esto, el menú es intuitivo y visual, podemos ver cuánto ocupa cada aplicación, borrar sus datos o borrarla por completo. También tenemos una opción para eliminar de forma automática aplicaciones que lleven mucho tiempo sin usarse.

En el caso de Android, el menú no es tan visual, pero la utilidad es idéntica. Podemos ver cuánto ocupa cada categoría y cada app, así como activar el llamado almacenamiento inteligente. Este, elimina en un periodo máximo de 60 días aquellas fotografías y vídeos que ya se han guardado en la nube.

Como detalle curioso, destacar que en nuestras unidades -iPhone X y Google Pixel 2 XL-, ambos sistemas pesan lo mismo, 7,47 GB.

Gestión de cuentas

La gestión de las cuentas es otro de los puntos donde encontramos bastantes diferencias entre un sistema y otro. En iOS 12, encontramos las cuentas bastante bien ordenadas, así como un llavero con todas las claves en este mismo apartado. En el mismo, también se encuentra la forma de obtener datos de las cuentas -manual, push, cada X minutos…-

El menú de cuentas en Android es un poco anárquico. Encontramos un listado con todas las cuentas, sin más opciones en el menú. Abajo del todo encontramos la opción de activar o desactivar la sincronización automática, y si accedemos desde dicho menú a alguna de las cuentas, tan solo veremos la opción de sincronizar de forma manual o eliminar la cuenta.

Digital Wellbeing

Uno de los nuevos aspectos tanto de iOS 12 como de Android 9, es el Digital Wellbeing. Una forma de intentar que utilicemos menos nuestro teléfono, controlando el tiempo que dedicamos a cada aplicación. En iOS 12, podemos encontrarlo en tiempo de uso, un apartado que nos permite saber cuánto tiempo hemos estado en cierta app, y bloquearla cuando lo excedemos. El sistema ordena los usos por Redes Sociales, Productividad, otros… Podemos establecer horarios de descanso, límites de uso para las apps, bloquear cierto contenido…

En Android tenemos algo prácticamente idéntico. El teléfono nos cuenta el número de desbloqueos que ha tenido a lo largo del día, así como el número de notificaciones que ha recibido. Podemos poner temporizadores con límite para las apps, así como poner en blanco y negro el teléfono cuando se active el modo no molestar.

Multitarea

A la hora de gestionar aplicaciones recientes, nos encontramos ante dos formas completamente distintas de interpretar lo que es un sistema de multitarea. Si bien ambos sistemas son invocables con un swipe up y el deslizamiento es lateral, el funcionamiento es completamente distinto.

En Android, accedemos mediante dicho swipe up hacia algo menos de la mitad de la pantalla. Si nos pasamos con el gesto, invocaremos el cajón de apps. En caso de utilizar la ROM de Google, encontramos sugerencias basadas en nuestro uso, aplicaciones que el sistema cree que podríamos querer utilizar en ese momento, y lo cierto es que no suele equivocarse. Con el botón home podemos desplazarnos entre aplicaciones de una forma sencilla, aunque no todo lo fluida que pudiera ser. Para pasar entre una aplicación actual y la reciente debemos hacer un quick swipe right, y para eliminar las apps un swipe up. En nuestro sistema operativo podemos utilizar dos aplicaciones a la vez utilizando el modo multiventana, una de las grandes ventajas que encontramos en Android

Por su parte, iOS también invoca la multitarea con un swipe up, en este caso hacia la mitad de la pantalla. Nos desplazamos entre aplicaciones con un swipe right, como en Android Pie, aunque el sistema de Apple añade el swipe left, para que podamos volver a las apps que tenemos a derecha e izquierda a voluntad. Además, la experiencia con los gestos es más fluida -como ya te contaremos a continuación-, por lo que la experiencia es algo mejor. A la hora de eliminar apps podemos hacer swipe up, y en este caso no contamos con pantalla dividida.

Sistema de gestos

El sistema de gestos es uno de los puntos más controvertidos de Android 9. Tenemos gestos sí, pero también barra de navegación. El botón atrás se mantiene y el home sigue siendo el home, aunque haya cambiado su apariencia. Encontramos pues, un híbrido entre el sistema tradicional y los gestos, algo que proporciona una experiencia algo incompleta y bastante, bastante mejorable.

iOS 12, por su parte, incorpora un sistema de gestos sin apenas fisuras, que el resto de fabricantes no han tardado -y con gran acierto- en copiar. Nada de botones, el móvil se desliza en pantalla completo siguiendo a tu dedo, todo con movimientos naturales e intuitivos.

Cámara

Los iPhone y los Pixel son dos de los grandes referentes en cuanto a cámara, y sus aplicaciones de cámara, al contrario de lo que otros fabricantes ofrecen, están pensadas para apuntar y disparar. Encontramos dos conceptos similares, aunque con alguna que otra divergencia. La app de Google es extremadamente sencilla, contando con los siguientes ajustes.

  • Obturador

  • Modo vídeo

  • Cambiar de cámara

  • Temporizador

  • Live Photos

  • Control del balance de blancos

  • Flash

  • Modos de cámara -cámara lenta, panorámica, photo sphere, retrato, pegatinas AR, lens, ajustes-

La principal diferencia con iOS es que en Android tenemos integración con Google Lens, una inteligencia artificial que proporciona información sobre la fotografía que hemos tomado analizando su contenido.

Por su parte, iOS nos ofrece una app también muy simple, con unos modos bastante interesantes.

  • Obturador

  • Cambiar de cámara

  • Live Photos

  • Temporizador

  • Filtros

  • Modos de cámara -timelapse, cámara lenta, vídeo, retrato con varios modos, formato, panorámica-.

En el caso del iPhone, podemos aplicar filtros en vivo y configuraciones dedicadas al modo retrato. En este caso, se nota que Apple se ha querido enfocar en la fotografía más creativa, ofreciendo algunas posibilidades extra, sin llegar a sobrecargar la aplicación.

Asistente

Si bien Siri lleva más tiempo con nosotros que Google Assistant, las diferencias se hacen notar desde el minuto 0. Siri es un asistente sencillo, nos permite establecer alarmas, consultar el tiempo, llamar, buscar direcciones… Lo cierto es que tiene más utilidades de las que podíamos pensar a priori, amén de algunas que no tiene la propia Assistant.

El Asistente de Google es incapaz de realizar algunas tareas con las que Siri si puede, como por ejemplo, algo tan sencillo como calcular porcentajes.

Obviando alguna que otra función que aún no ha llegado al Asistente de Google, este es mucho más completo y se integra mejor con las apps del sistema. Assistant llega para ser una inteligencia artificial que acompaña a nuestro teléfono

Realidad aumentada

La realidad aumentada, si bien no es uno de los grandes utilizados en Android, lleva con nosotros bastante tiempo. La potencia extra con la que cuentan los procesadores de Apple permite que ARkit funciona algo mejor en cuanto a rendimiento, compatibilidad con aplicaciones de la tienda y proyección de futuro. La realidad aumentada de Android es algo menos madura, con un ecosistema de apps más pobre, aunque con un funcionamiento más que decente y mejoras futuras. De hecho, Google la incluye en alguno de sus programas actívate, como herramienta de apoyo para el e-Commerce.

La calidad de la realidad aumentada depende en gran parte de la potencia del procesador. El Snapdragon 855 de Qualcomm aún no ha alcanzado las cotas de potencia del Apple A11 Bionic de 2017, por lo que Apple llevará la delantera, presumiblemente, durante un tiempo.

Reconocimiento facial

Si bien el reconocimiento facial llevaba en smart lock desde hace años en Android, el funcionamiento y la integración con Face ID del sistema de Apple es sencillamente increíble. Podemos loguearnos en cuentas de correo, cuentas de internet, aplicaciones y todas aquellas apps que tengan compatibilidad con Face ID.

Apple no inventó el reconocimiento facial, pero sí lo llevó a otro nivel. Face ID se integra con las aplicaciones y el sistema, permitiendo hacer compras, loguearnos e interactuar de forma sencilla mediante esta tecnología.

En Android, tan solo tenemos APIs que funcionan para loguearnos con el lector de huellas, al no haber un sistema de desbloqueo facial utilizado por los fabricantes, sino modificaciones de los OEM al gusto.

Actualizaciones

Con iOS las actualizaciones están garantizadas durante unos 5 años, y es que el iPhone 5S, presentado el 20 de septiembre de 2013, acaba de recibir iOS 12. En Android, el número de fabricantes y modelos impide que esto sea posible en Android, aunque Google ha decidido lanzar Project Treble, un método para que los terminales puedan actualizar más rápido.

iOS es un sistema para los iPhone, Android es un sistema para miles de dispositivos. La fragmentación es algo inevitable, aunque Google pone algunos esfuerzos en evitar que se siga acrecentando el número de dispositivos desactualizados.

El sistema de actualización, en ambos sistemas, siguen siendo las actualizaciones OTA, aunque también podemos instalar manualmente los sistemas descargando las imágenes en las páginas oficiales de Apple y Google.

Conclusiones

Nos encontramos ante dos sistemas operativos refinados, con años de bagaje en las espaldas, y con el fin de proporcionar la mejor experiencia de usuario posible. Android 9 llega para traernos el boceto de lo que será Google Design, la evolución de Material Design, presente en nuestro SO desde la llegada de Android Lollipop 5.0. iOS 12, por su parte, viene para no solo corregir los problemas de rendimiento de su versión anterior, sino para ser el sistema operativo más rápido, estable y fluido que jamás han creado en Cupertino.

Tanto iOS 12 como Android 9 suponen el punto álgido de los dos sistemas operativos. El objetivo es un rendimiento óptimo, y mejorar aquellos puntos débiles que pudieran tener anteriores versiones de los mismos.

Dos experiencias de usuario satisfactorias, y con diferencias que el usuario deberá barajar a la hora de decantarse por un sistema u otro. Personalización vs sencillez, un sistema cerrado y estable vs uno más abierto. Con el paso del tiempo, si bien las diferencias se acortan, siguen siendo dos sistemas con distintos valores añadidos.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Android 9.0, Apple, Apple iPhone, iOS 12
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs