Carga rápida, megaguía: qué es, cómo funciona, tipos, y móviles que la tienen

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Carga rápida

Tener que esperar dos o tres horas desde que conectamos el teléfono al cargador, hasta que el nivel de batería alcanza el 100% parece algo del pasado, pero hasta hace tan solo un par de años era una realidad a la que todos debíamos enfrentarnos una o dos veces al día, y que aún hoy algunos todavía sufren.

Por suerte, los fabricantes de smartphones y las compañías encargadas del desarrollo de procesadores, decidieron tomar cartas en el asunto para beneficio de los usuarios, implementando la carga rápida en los dispositivos.

La tecnología y los sistemas que permiten que nuestros dispositivos carguen lo más rápido posible sin poner en peligro la batería y el resto de componentes del teléfono son más complejos de lo que podrían parecer en un primer momento, y desafortunadamente no existe –aún– un estándar de carga rápida que englobe todos los terminales y acabe con la fragmentación y los problemas de compatibilidad entre accesorios y dispositivos que existen actualmente. Pero para conocer más sobre esta característica que cada vez más terminales incluyen, en esta ocasión vamos a analizar algunos de los conceptos fundamentales, con el objetivo de saber qué es la carga rápida, cómo funciona y cuáles son los tipos que existen a día de hoy.

Qué es y cómo funciona la carga rápida

Google Pixel 2 XL, carga rápida

Antes de entrar a ver qué significa el término “carga rápida”, debemos comprender cómo funcionan las baterías de nuestros smartphones cada vez que conectamos el cargador a la corriente. Las baterías de iones de litio que incorporan prácticamente la totalidad de los smartphones actuales están formadas por un ánodo –electrodo negativo–, un cátodo –electrodo positivo– y un electrolito conductor. Al conectar el cargador al teléfono, se aplica una carga a los electrodos, de modo que los iones de litio pierden electrones –dicho de otro modo, se cargan positivamente–, y el ánodo los atrae. De este modo, podemos decir que cuando usamos el móvil, la reacción química que sucede dentro de la batería está produciendo energía, mientras que cuando se carga el proceso es a la inversa: la energía es absorbida por la batería.

Teniendo esto en cuenta, podríamos deducir que la carga rápida consiste en un aumento del flujo de corriente que se envía a la batería, de modo que esta se rellena de energía más rápido. Y, en líneas generales, así es. Pero hay más factores a tener en cuenta a la hora de hablar sobre este tipo de tecnologías.

En líneas generales, podríamos decir que la carga rápida consiste en un aumento del flujo de corriente que se envía a la batería para reducir el tiempo que pasa hasta que se alcanza el nivel máximo.

Las baterías de iones de litio modernas incorporan un chip de control de carga –IC–. Este chip es el encargado de regular el flujo de corriente –en amperios– que absorbe la batería, evitando que se produzcan picos de intensidad que pudieran causar daños. Y aún así, tal y como explican en Battery University, las baterías actuales, aún estando diseñadas para soportar cargas rápidas, sufren estrés a la hora de recargar su capacidad demasiado rápido, y aunque no deberían aparecer problemas al realizar una carga rápida hasta el 50% de su capacidad, a partir de la segunda mitad del ciclo los iones de litio aceptados por el ánodo se reducen drásticamente, por eso la gran mayoría de fabricantes reducen la velocidad de la carga de sus tecnologías una vez se alcanza el 50, 60 o incluso 70% de carga.

Componentes de un movil

En un proceso de carga “normal”, la tensión va aumentando poco a poco hasta que llega a su pico máximo. Una vez se alcanza el pico de corriente, el flujo se mantiene constante hasta que se alcanza el pico de tensión, y es entonces cuando este último se mantiene constante, y el flujo de corriente comienza a reducirse, de forma que la velocidad de carga se va reduciendo –como comentamos antes, para evitar un estrés innecesario–.

Proceso de carga de una batería de litio

Entonces, ¿cómo actúa la carga rápida? Como probablemente muchos hayáis deducido al ver el proceso anterior, la carga rápida se aprovecha del proceso donde el flujo de carga va aumentando progresivamente hasta que se alcanza el pico de tensión, de forma que el nivel de corriente se aumenta todo lo posible durante este período, para que la carga se lleve a cabo mucho más rápido.

Ahora que ya sabemos los conceptos básicos del proceso de carga y carga rápida de una batería, veremos los diferentes tipos que existen en la actualidad, y cuáles son las diferencias que existen entre ellos.

Tecnologías de carga rápida más famosas de la actualidad

Qualcomm Quick Charge

Qualcomm Quick Charge 2

Aunque se usa principalmente dispositivos con procesadores Qualcomm Snapdragon, Quick Charge, una de las tecnologías de carga rápida más extendidas del mercado de los smartphones, puede ser implementada en modelos basados en plataformas de otros fabricantes –como MediaTek o Exynos–.

En la primera versión de esta tecnología, Quick Charge 1.0, la compañía daba soporte para cargas de 5V/2A. Hoy por hoy, Quick Charge 4+ se basa en el estándar USB PD, y ofrece un flujo de corriente de entre 3,6 – 20V/2,5 – 4,6A en modo Quick Charge, mientras que si se utiliza el modo USB PD puede generar una carga de 5 – 9V /3A.

Aparte del hecho de ser una de las tecnologías más extendidas, Qualcomm Quick Charge tiene otras ventajas como la retrocompatibilidad –es decir, es posible cargar un móvil con Quick Charge 2.0 usando un cargador Quick Charge 3.0– o la inclusión de sistemas de seguridad y protección integrados.

Móviles que la incluyen

Xiaomi Mi A2

Xiaomi Mi A2 en Amazon
BQ Aquaris X2 Pro

BQ Aquaris X2 Pro black

BQ Aquaris X2 Pro en Amazon
LG G7 ThinQ

lg g7 thinq

LG G7 ThinQ en Amazon
HTC U12+

HTC U12 Plus

HTC U12+

USB PD (Power Delivery)

Google Pixel 3 con USB C

Si bien no es la tecnología más extendida, firmas como Apple y Google han decidido hacer de este sistema de carga creado por la USB-IF el estándar entre la gran mayoría de sus dispositivos, incluidos smartphones. Una de sus principales ventajas es la capacidad de modular la tensión y el amperaje del proceso de carga de manera automática dependiendo del dispositivo que se esté cargando, soportando hasta un máximo de 100W.

Potencia de salida0.5 – 15W15 – 27W27 – 45W45 – 60W60 – 100W
5V0,1 – 3A3A (15W)3A (15W)3A (15W)3A (15W)
9V1,67 – 3A3A (27W)3A (27W)3A (27W)
15V1,8 – 3A3A (45W)3A (45W)
20V2,25 – 3A3 – 5A

Móviles que la incluyen

Google Pixel 3

Google Pixel 3

Google Pixel 3 en Amazon
Google Pixel 2

pixel 2 xñ

Google Pixel 2 en Amazon

OnePlus Fast Charge (Antes Dash Charge)

OnePlus 6T, carga

La tecnología de carga rápida utilizada por OnePlus a partir del OnePlus 3 es, a su vez, una de las más famosas por ser extremadamente veloz y eficiente. Conocida como Dash Charge antes de que Amazon se cruzase en el camino de la marca china, este sistema –basado en la tecnología Vooc de Oppo– se diferencia del resto en el hecho de que el proceso de transferencia de energía ocurre casi exclusivamente en el propio adaptador de corriente, de modo que el teléfono en ningún momento es víctima del sobrecalentamiento, ni siquiera en caso de que el usuario utilice el terminal mientras carga.

A nivel técnico, el sistema antes conocido como Dash Charge ofrece una potencia de 4A/5V a 20W, y por supuesto requiere de accesorios compatibles para poder recargar de manera veloz la batería de los últimos modelos de la compañía.

Recientemente, la compañía decidió dar un giro de tuerca más a su ya excelente tecnología de carga rápida, introduciendo un nuevo sistema denominado Warp Charge junto al OnePlus 6T McLaren Edition. Esta edición de la tecnología de carga rápida, aumenta la potencia hasta 6A y 30W, de modo que según la compañía es posible obtener energía para todo el día en tan solo 20 minutos.

Móviles que la usan

OnePlus 6T

Diseño del OnePlus 6T por la parte trasera

OnePlus 6T en Amazon
OnePlus 6

OnePlus lanzará su primer teléfono con 5G en 2019

OnePlus 6 en Amazon

VOOC

Oppo Find X tipo c

Pese a ser tecnologías hermanas, OnePlus Fast Charge y Vooc de OPPO funcionan de manera distinta. La tecnología usada, entre otros, por los OPPO FInd X, R17 Pro y demás modelos de la marca china, actúa a 5V/5A en 25W, potencia algo superior a la utilizada por OnePlus. Este sistema también transforma el alto voltaje en uno más bajo directamente en el adaptador de corriente, de modo que el calor queda en el propio adaptador y no se transmite al teléfono.

Móviles que la usan

OPPO Find X

Oppo Find X

OPPO FInd X en eBay
OPPO RX17 Neo

OPPO R17

OPPO RX17 Neo en Amazon

Adaptive Fast Charge

Samsung Galaxy A9, parte inferior

Samsung fue una de las primeras compañías en adoptar la carga rápida en sus teléfonos, a través de un sistema al que denominan Adaptive Fast Charge. Según la propia marca, esta tecnología alcanza picos de 9V/2A a 18W, y un detalle curioso es el hecho de que este sistema ofrece soporte para cargadores compatibles con la tecnología Qualcomm Quick Charge.

Móviles que la usan

Samsung Galaxy Note9

Samsung Galaxy Note9

Samsung Galaxy Note9 en Amazon
Samsung Galaxy S9

Samsung Galaxy S9

Samsung Galaxy S9 en Amazon
Samsung Galaxy A9

Samsung Galaxy A9, parte trasera con 4 cámaras

Samsung Galaxy A9 2018 en Amazon

SuperCharge

Carga rápida en el Huawei Mate 20

Por supuesto, Huawei no podía quedarse sin su propio sistema de carga rápida. La gran mayoría de móviles de la marca incluyen Huawei Supercharge, entre ellos los Mate 20 y Mate 20 Pro presentados en octubre. Esta tecnología actúa a 4,5-5V / 4,5A/5A a 25W, lo cual en teoría significa que es ligeramente más lenta que otras como la usada por OnePlus en sus últimos dispositivos –aunque sigue siendo extremadamente veloz–.

Sus ventajas, sin embargo, residen en los sistemas de seguridad incorporados, que preservan la vida útil de la batería durante más tiempo, así como la compatibilidad con el estándar USB Power Delivery.

Móviles que la usan

Huawei Mate 20 Pro

Huawei Mate 20 Pro

Huawei Mate 20 Pro en Amazon
Huawei P20

huawei p20 pro

Huawei Mate 20 Pro

A parte de todas estas tecnologías, existen otras diferentes, por lo general exclusivas de ciertas marcas que deciden desarrollar sus propios sistemas en lugar de adoptar aquellos que ya existen. Sea como sea, hoy por hoy apenas existen diferencias evidentes entre ellas. No sabemos qué depara el futuro a la carga rápida en móviles –sobre todo teniendo en cuenta el auge de la carga inalámbrica–, pero no hay duda de que con el paso del tiempo veremos cómo estos sistemas evolucionan poco a poco, alcanzando tiempos de carga cada vez más rápidos a la vez que se mejora la eficiencia y la disipación del calor, de forma que las baterías sufran cada vez menos. Hoy por hoy, lo que está claro, es que tu próximo móvil debería tener sí o sí algún tipo de tecnología de carga rápida.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Carga rápida, Recopilaciones y comparativas Android, Smartphones Android, Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos