Las aplicaciones de salud pueden compartir tus datos personales, según un estudio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Chica utilizando Samsung Galaxy Gear S

Para hacer y editar fotografías, para estar al tanto de nuestro correo, para comunicarnos al instante con nuestras personas más queridas, para saber si va a llover o no antes incluso de correr la persiana de nuestra habitación… hasta para hacer deporte. Cada día usamos decenas de aplicaciones en nuestro smartphone para las actividades más cotidianas y aunque somos conscientes de que usar un teléfono inteligente es ceder muchos de nuestros datos a las empresas, de vez en cuando es importante recordar este tipo de noticias.

¿Por qué? Porque según leemos en Motherboard, un nuevo estudio de la Universidad de Toronto ha comprobado como 24 de las aplicaciones de salud con mejor puntuación en el ecosistema Android, comparten nuestros datos personales con el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

Por otra parte, dicha entidad comparte también estos datos a compañías de publicidad y a pesar de que los usuarios aceptamos con nuestro consentimiento ceder nuestros datos personales a los desarrolladores, en numerosas ocasiones este tipo de información se encuentra bien oculta en los términos y condiciones que solemos aceptar y que deberíamos leer.

Curiosamente y todo ello según el estudio, fue Alphabet —Amazon y Google— quien recibió el mayor volumen de datos personales de los usuarios que utilizan este tipo de aplicaciones, seguido muy de cerca por Microsoft.

Las palabras de Quinn Grady, una de las artífices de este estudio, fueron muy claras a este respecto:

Los datos son el pago que los usuarios hacen para utilizar este tipo de aplicaciones. Este tipo de información es muy valiosa para los intereses comerciales de compañías como las farmacéuticas, las de seguros o de cualquier otra empresa relacionada con la salud.

Chica utilizando pulsera Fitbit

Sabemos que prácticamente todas las aplicaciones utilizan y comparten nuestros datos personales, pero hay que tener en cuenta que los datos relacionados con la salud de las personas son material muy sensible y no se debería banalizar hechos como el ceder historiales médicos o compartir las enfermedades de las personas, todo ello sin perjuicio del escándalo que sería que estos datos se filtraran y acabaran en las manos de terceros con malas intenciones.

“Los desarrolladores realmente necesitan crear mecanismos para que los usuarios puedan controlar los datos que son utilizados por las aplicaciones, así como mayores controles sobre lo que realmente se quiere compartir o no” concluyó Grundy.

Es evidente que las aplicaciones de salud deben tener mayor sensibilidad con las personas y sus datos, y no comportarse como si aplicaciones del tiempo o de resultados deportivos fuesen. Se debe exigir una mayor transparencia en este ámbito así como dejar claro a los desarrolladores qué tipo de datos son los apropiados para compartir y cuales no. El todo vale no es aplicable cuando la salud de las personas está en juego.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Datos personales, Deporte y salud
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs