Así recuperan los expertos un móvil mojado: el arroz es cosa de novatos

Última actualización el 08/04/2019 a las 12:09

Es probable que alguna vez se te haya mojado un móvil, y hayas intentado recuperarlo haciendo lo típico: meterlo en arroz durante unos días. Sí, es una solución casera pero algunas veces funciona, y el teléfono vuelve a la vida como por arte de magia.

Smartphone en agua

Pero obviamente no es la mejor solución en estos casos, sino que existen técnicas más avanzadas para lograr que el dispositivo vuelva a funcionar, o al menos, que los componentes esenciales respondan. Y esas técnicas avanzadas son las que emplean los expertos forenses en casos como el de Diana Quer, la joven española asesinada en 2016.

Su teléfono fue arrojado al mar, y los técnicos trabajaron a destajo para intentar secarlo y conseguir la valiosa información que contenía. A continuación, te explicaremos cuál ha sido el proceso.

Agua destilada y secado

Lo primero es introducir el teléfono en una cubeta con agua destilada durante varias horas. A su vez, bajo esta cubeta se coloca un soporte con vibración continuamente activo. Con esto, se intenta eliminar la mayor cantidad de polvo posible, y otros residuos alojados en el teléfono, así como reducir las partes oxidadas al mínimo.

Una vez finalizado este proceso, se procede al secado del dispositivo. Para ello, se pueden llegar a emplear distintos métodos, desde paños calientes, hasta un horno, o un secador. También es habitual el uso de un aceite especial que elimina la humedad de los rincones menos accesibles.

Cómo recuperar un móvil mojado

Despiece y soldado

Dado que la placa base del teléfono estaba en mal estado, los investigadores soldaron la memoria interna, la memoria flash y la memoria RAM a otra placa base, la de un iPhone 6 Plus, para poder así recuperar la información que estaban buscando. Así, el siguiente paso sería desmontar el smartphone, separando la pantalla de su chasis, para tener acceso a estos componentes.

Para esto se necesita una buena mesa de trabajo, un microsoldador, y mucha paciencia puesta en manos de un experto. Él se encargará de separar los componentes necesarios de la placa base original, y procederá a soldarlos a la nueva placa. Hecho esto, será prácticamente como tener un smartphone nuevo, pero con la información del antiguo smartphone intacta. De paso, podrán introducir la tarjeta SIM y conseguir los importantes datos que almacena, desde registros de llamadas hasta envíos de mensajes.

Y así es como los expertos consiguen extraer la información de un smartphone que ha pasado horas e incluso días mojado en agua salada. Técnicas que no están al alcance de cualquiera, y que son de gran valor para la Policía en casos este.

Fuente | La Voz de Galicia
Imágenes | Taringa

VER COMENTARIOS

Recomendado