¿Tiene sentido comprar el primer Google Pixel en pleno 2019?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Trasera del Google Pixel XL

El Google Pixel original fue el teléfono encargado de marcar el inicio de una nueva que dio comienzo en 2016. Era en la que Google cerró la puerta a la llegada de nuevos teléfonos de la serie Nexus, y decidió, de una vez por todas, centrar sus esfuerzos en crear un smartphone capaz de combinar el mejor hardware con la experiencia más limpia posible con Android. El iPhone de Android, lo llamaron algunos.

Han pasado ya casi tres años desde su lanzamiento, y hemos presenciado ya llegada de dos nuevas generaciones de la serie Pixel. No obstante, aún es fácil encontrar a la venta el modelo que tomó el testigo de los Nexus y subió el nivel para ofrecer una alternativa a quienes buscaban un teléfono de primer nivel y querían disfrutar de Android tal y como Google decidió concebirlo. La pregunta es, ¿sigue valiendo la pena comprarlo?

¿Qué puede ofrecer el Pixel original a estas alturas?

Desde un principio, el Google Pixel atrajo miradas por varios motivos. El primero, y el más obvio, era el hecho de saber que se trataba del primer teléfono made by Google de la historia. Atrás quedaba el sello de Huawei, LG o Samsung en la caja del dispositivo como sucedía en los Nexus. El Pixel fue el verdadero teléfono con la esencia “pure Google”.

No obstante, también llamaba la atención por su innegable parecido con los iPhone contemporáneos, si bien Google había decidido dotar al teléfono de rasgos propios como la ya clásica “ventana” de cristal de la parte trasera, que sumaba contraste a la espalda del dispositivo a la vez que mejoraba la recepción de señal, y en última instancia le otorgaba un estilo único, por apreciable que fuese el parecido con los modelos de la manzana mordida.

De hecho, puede que su diseño sea, en mi opinión, uno de los que mejor ha llevado el paso del tiempo. No en su parte delantera, donde los enormes márgenes que rodean la pantalla parecen de un teléfono salido del siglo pasado, pero sí en lo relativo a su construcción, al uso de un panel OLED de buena calidad y alta resolución, o a su llamativa parte trasera acabada en dos tonos.

Google Pixel XL, análisis, características y dónde comprar

Pero no todo en el Pixel original ha envejecido tan bien. Puede que el procesador Snapdragon 821 siga ofreciendo un resultado comparable al de los chips de gama media de última generación, y que su cámara de 12 megapíxeles entre aún en el top 10 de los últimos años. No obstante, aspectos como su autonomía o los 4 GB de memoria RAM lo hacen flaquear con respecto a otros dispositivos de la competencia. Y eso sin entrar a hablar de que el Pixel original pronto perderá una de las principales ventajas de esta familia, como lo es la llagada de actualizaciones de manera frecuente y continuada.

Y eso que Google he intentado darle una nueva vida al teléfono ampliando su período de soporte por un año y dando al dispositivo compatibilidad con Android Q, de modo que el Pixel 3 es el primer móvil de la marca en pasar por cuatro grandes versiones del sistema operativo. Pero mucho me temo que la versión estable de Android 10 Q que aterrizará en el teléfono a finales de verano será la última actualización del sistema que pase por su interior.

Google PixelGoogle Pixel XL
Dimensiones143.8 x 69.5 x 8.6 mm154.7 x 75.7 x 8.6 mm
Peso143 gramos168 gramos
Pantalla5 Pulgadas AMOLED con resolución Full HD5.5 Pulgadas AMOLED con resolución 2K
Densidad de píxeles441ppi534ppi
ProcesadorQualcomm Snapdragon 821Qualcomm Snapdragon 821
RAM4 GB4 GB
Sistema operativoAndroid 7.1 NougatAndroid 7.1 Nougat
Almacenamiento32 GB o 128 GB32 GB o 128 GB
CámarasCámara principal de 12 megapíxeles con f/2.0 y secundaria de 8 megapíxelesCámara principal de 12 megapíxeles con f/2.0 y secundaria de 8 megapíxeles
Batería2770 mAh 3450mAh
OtrosUSB Tipo C, lector de huellas, carga rápidaUSB Tipo C, lector de huellas, carga rápida

En definitiva…

No, no merece la pena comprar el Pixel original a estas alturas… A menos que lo encuentres a un precio ridículo, muy inferior a los cerca de 300 euros que cuesta actualmente. Eso, sin embargo, no implica que aquellos que ya lo tengan deban deshacerse de él cuanto antes.

Teniendo en cuenta que algunas de las funciones de los Pixel 2 y Pixel 3 han terminando llegando al modelo original —como el modo “Visión nocturna” de la cámara–, y que aún tiene margen de soporte hasta la llegada de Android 11 en 2021, puede ser una buena idea mantenerlo hasta, al menos, la llegada de los Pixel 4, o incluso hasta mediados del próximo año.

Google Pixel 3a: la mejor alternativa

GOogle Pixel 3a XL, parte trasera en color negro

Sin embargo, hay una muy buena alternativa para quienes quieren un Pixel por poco dinero, y no es otra que la primera generación de teléfonos Pixel “baratos” presentados por Google en el I/O 2019.

En su análisis, los Google Pixel 3a y 3a XL demostraron ser exactamente el soplo de aire fresco que necesitaba la familia Pixel: unos teléfonos asequibles y capaces de ofrecer la misma experiencia fotográfica y de software que los modelos superiores. Y dado que no cuestan mucho más que el Pixel original en la actualidad, son pocos los motivos que existen para no apostar por los Pixel 3a en lugar de por el modelo que dio vida a esta familia. Salvo por la nostalgia que supone tener el modelo original, claro.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Google Pixel XL, Guías de compra, Opinión, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs