Probamos Google Stadia: así es el nuevo servicio de videojuegos por streaming de la gran G

Última actualización el 10/12/2019 a las 17:02

Google Stadia se puso a la venta de forma oficial el pasado día 19 de noviembre. Una apuesta claramente arriesgada, no solo por la forma sino también por la gran competencia que existe a día de hoy con Sony, Microsoft, Nintendo e incluso Steam, líderes absolutos de la industria de los videojuegos.

Mando Google Stadia

El desembarco de esta plataforma (que no videoconsola) no estuvo exento de polémica. La obligatoriedad –de momento– de tener que pagar una suscripción mensual para hacer uso de Stadia, el pobre catálogo inicial de títulos disponibles, el precio poco atractivo de estos y en especial, el hecho de jugar por streaming y los problemas que esto puede conllevar, ha provocado que muchos usuarios sean escépticos con Google Stadia.

Sin embargo, he podido probar el nuevo servicio de videojuegos de Google durante una tarde, comprobando de primera mano cómo funciona realmente. ¿Será verdad todo lo que cuentan de él?

Google Stadia: un servicio con más sombras que luces y que solo puede ir a mejor

Antes de nada, comenzaré explicando las condiciones de prueba de Google Stadia. Se probó con una conexión de 600 Mbps simétricos de Vodafone, tanto conectado vía cable ethernet como mediante Wi-Fi. Los juegos fueron, Samurai Shodown, NBA 2K19, Farming Simulator y Destiny 2, siendo este último con el que más rato estuve ya que también poseo dicho título en mi PlayStation 4.

Pues bien, el inicio al seleccionar el juego fue inmediato. Además y al contrario de todo lo que había leído durante estas semanas, Destiny 2 funcionaba realmente bien tanto por cable como por red inalámbrica. No noté nada raro y ni ningún tirón extraño. El control respondía efectivamente y apenas sentí que hubiera input lag alguno. Es decir, en cuanto al control y la respuesta no existía diferencia alguna con su homólogo de PlayStation 4. Lo mismo puedo decir del resto de juegos, ninguno de ellos me dio la sensación de estar jugando por streaming.

Por lo tanto, más allá de no dar la razón a todos los que decían que los videojuegos no funcionaban correctamente con Stadia por culpa del lag, debo de dar la razón al resto de las críticas.

Destiny 2

En cuanto al mando oficial, me pareció estar unos peldaños por debajo al de Sony y Microsoft. El plástico se nota “barato”, la cruceta hace mucho ruido y la disposición de los cuatro botones centrales no me pareció la más adecuada ya que en ocasiones te confundías al pulsarlos, sobre todo al querer pausar la partida y darle en su lugar al botón de compartir contenido. Por otro lado, tal vez el blanco no sea el color más adecuado, dando la sensación de que en pocos meses de uso, se va a ensuciar más de la cuenta.

El catálogo inicial de Stadia es insuficiente. La mayoría de los títulos que se pueden comprar –a precios iguales o incluso superiores a la competencia, algo inexplicable para una plataforma recién llegada y que se quiere hacer un hueco en este mercado– ya han sido disfrutados en otros servicios (¿quién no ha jugado a estas alturas al Tomb Raider de 2013?) y el hecho de que te obliguen a pagar 10 euros al mes para usar a Stadia es un sinsentido.

Por suerte todo esto solucionable. El catálogo por supuesto solo puede mejorar con el tiempo. Sin embargo, el precio es otro cantar. Google Stadia no puede ofrecer los mismos juegos que la competencia a idéntico o superior precio. Debe atraer a los clientes con jugosas ofertas y eso a día de hoy no lo está haciendo.

Y otra cosa, la de momento su obligatoria suscripción. Es verdad que ya se ha confirmado que Stadia podrá usarse de forma gratuita, lo que conllevará poder jugar solo a calidad 1080p, y la ausencia tanto de ofertas como de los dos juegos “gratuitos” al mes que Stadia ofrece. Personalmente, no pagar una suscripción me parece una opción mucho más atractiva que la actual ya que los alicientes que “da” la versión Pro de Stadia no merecen la pena.

Destiny 2 captura Stadia

Porque por último quiero hablar de la calidad. Jugué en una televisión 4K y en ningún momento me dio la impresión de estar jugando a Destiny 2 (y al resto de juegos) en dicha resolución. Ni siquiera a 1080p. La diferencia de imagen de una PlayStation 4 Slim era inexistente con la transmisión de Stadia. Añadimos otro punto a mejorar.

En definitiva, Stadia llega con más luces que sombras. No crítico el streaming, es más, creo que guste o no es el futuro a seguir y los que amamos este hobby no nos quedará otro remedio que aceptarlo. Tampoco crítico la calidad del streaming porque con una conexión decente funciona sobresaliente, lo que critico el resto de apartados que ponen a Stadia por debajo de la competencia y de los que espero que Google tome nota durante estos meses.

Es evidente que tras todo lo expresado Google Stadia solo puede ir a mejor. La pregunta que nos tenemos que hacer es, ¿ha llegado Google Stadia demasiado pronto? Yo creo que sí.

VER COMENTARIOS

Recomendado