Close Button
×

Samsung Galaxy S21 Ultra, análisis: el “Ultra” que esperábamos

Análisis a fondo del Samsung Galaxy S21 Ultra, con características, opiniones y precios. Esto es todo lo que necesitas saber.

7 detalles de los Galaxy S21 que podrías haber pasado por alto

Última actualización el 24/01/2021 a las 09:48

Analizamos el Samsung Galaxy S21 Ultra, el móvil estrella de Samsung anunciado en enero de 2021, que aspira a convertirse en aquello que el Galaxy S20 Ultra no pudo ser: la gran referencia en el segmento de la gama alta telefónica.

Y a pesar de lo que se suele decir, en este caso, segundas partes sí son buenas. Samsung se ha esforzado en reforzar todos los puntos débiles de la pasada generación en este S21 Ultra, sin desviarse en el proceso de su objetivo de crear un teléfono lo más avanzado posible a nivel técnico.

Así, la gigante surcoreana ha acabado construyendo un teléfono con un hardware simplemente excelente, del que por primera vez en años, se puede decir que se trata del mejor móvil Android del mercado sin reservas ni dudas de ningún tipo.

Samsung Galaxy S21 Ultra

Samsung Galaxy S21 Ultra, imagen de la parte frontal.

Ficha técnica de características del Samsung Galaxy S21 Ultra

Samsung Galaxy S21 Ultra
Especificaciones
Dimensiones165,1 x 75,6 x 8,9 mm
228 gramos
PantallaDynamic AMOLED 2X de 6,8 pulgadas
Tasa de refresco adaptativa (11-120 Hz)
Gorilla Glass Victus
ResoluciónWQHD+ (3200×1440 píxeles, 515 ppi)
ProcesadorSamsung Exynos 2100
RAM12/16 GB LPDDR5
Sistema operativoOne UI 3.1 basado en Android 11
Almacenamiento128/256/512 GB UFS 3.1
CámarasTrasera: 10 MP telefoto f/2.4, 35°, 72mm, OIS + 12 MP Ultra-Wide f/2.2, 120°, 13mm + 108 MP Wide-Angle f/1.8, 79°, 24mm, OIS + 10 MP telefoto f/4.9, 10°, 240mm, OIS
Frontal: 50 MP f/2.2, 80°, 25mm
Batería5.000 mAh con carga rápida, carga inalámbrica rápida y carga inalámbrica inversa
OtrosLector de huellas ultrasónico en pantalla, protección IP68, UWB, Wi-Fi 6E, compatibilidad con S-Pen, altavoces estéreo AKG, Samsung DeX
Fecha de salida29 de enero
Precio de salida1.259 euros

“El modelo analizado es un Samsung Galaxy S21 Ultra 5G de 12 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento en color Phantom Black. La prueba se ha realizado sobre la última actualización de firmware disponible en España, correspondiente a la versión G998BXXU1AUA4 basada en Android 11 con One UI 3.1 y el parche de seguridad del mes de enero de 2021.

Lo mejor del Samsung Galaxy S21 Ultra

Si digo que el Samsung Galaxy S21 Ultra es el mejor terminal de la compañía en años no es por nada. Existen algunos aspectos que verdaderamente marcan la diferencia con respecto a otros modelos de la competencia, y sobre todo, con respecto a la entrega del año pasado. Son los siguientes:

El mejor diseño en un Galaxy S en mucho tiempo

Lo primero que llama la atención del S21 Ultra, es lo mismo que llamaba la atención del S20 Ultra: el diseño. Aunque por motivos muy diferentes.

La trasera del Galaxy S21 Ultra en color negro

Un Galaxy S21 Ultra sobre el suelo.

Volvemos a estar ante un dispositivo muy grande y pesado, que supera los 16 centímetros y medio de altura y casi alcanza los 230 gramos de peso. Sin embargo, las curvas laterales y el formato de su pantalla, más estrecho que el de otros modelos, lo hacen ser un terminal más cómodo a la mano que rivales como el iPhone 12 Pro Max.

Dichas curvas laterales son más pronunciadas en la parte trasera que en el frontal, del mismo modo que ya sucedía el año pasado. De hecho, las curvas de su pantalla son tan sutiles que no afectan negativamente a la reproducción de colores de la pantalla como sí sucedía en generaciones anteriores.

Por lo demás, continuamos contando con un pequeño orificio en la parte superior central, que resulta mucho menos intrusivo que un notch y otorga al frontal un aspecto simétrico. No sabemos cuánto tardarán en llegar las cámaras bajo la pantalla a los móviles de Samsung, pero mientras tanto, nos conformamos con esta solución.

Aunque la mayor novedad del Galaxy S21 Ultra en términos de diseño no está en su frontal, sino a su espalda.

Al renovado aspecto de la familia Galaxy S, que ahora integra el gran módulo fotográfico de forma que se fusiona con el bisel lateral de aluminio por una de sus esquinas, hay que sumar el nuevo acabado “Phantom Black”.

Samsung Galaxy S21 Ultra en color negro mate

Samsung Galaxy S21 Ultra en color negro mate.

Pocas veces un simple acabado había atraído tanta atención. Claro que, pocas veces Samsung ha dedicado un vídeo de 3 minutos de duración a hablar sobre el color de uno de sus móviles.

El color negro del S21 Ultra es muy negro. El vidrio Gorilla Glass Victus que cubre la espalda del teléfono ha sido tratado de forma que sea capaz de absorber prácticamente toda la luz que se incide sobre él, y llama la atención la capacidad de repeler en gran medida la suciedad y las huellas, a diferencia de lo que sucedía el año pasado con el acabado brillante.

En mi opinión, se trata de uno de los acabados más elegantes e imponentes que Samsung ha brindado jamás en uno de sus dispositivos de referencia. Aunque aquellos que prefieran algo no tan sobrio, pueden elegir la versión plateada, o bien personalizar su propio S21 Ultra a través del nuevo editor de dispositivos que Samsung ofrece en su web.

He de decir que, durante algo más de una semana utilizando el dispositivo –sin funda–, la trasera no ha sufrido ningún tipo de daño ni arañazo. En ese sentido, hay que mencionar que la tecnología Gorilla Glass Victus debería ofrecer una mayor resistencia tanto a golpes como a arañazos.

En líneas generales, el Galaxy S21 Ultra es un smartphone bien construido, que otorga una sensación agradable a la mano y que, pese a su tamaño, grosor y peso, resulta cómodo de usar gracias a los ajustes que Samsung ha realizado sobre su diseño. Además, las nuevas líneas estéticas dotan a su diseño de una mayor personalidad que en el caso del S20 Ultra del año pasado, acabando así con una de nuestras quejas del modelo lanzado en 2020.

Una imponente pantalla que, ahora sí, es digna del apellido “Ultra”

Samsung ha vuelto a dotar a su móvil estrella de la mejor pantalla que hayamos probado hasta ahora en un smartphone. Menuda sorpresa…

Pero incluso en un aspecto en el que Samsung tiene más que dominado como es el de la pantalla, aún existía margen de mejora. Un margen que se hace mucho más estrecho gracias a los avances que aporta este S21 Ultra.

Y es que a la excelente pantalla Dynamic AMOLED de 6,8 pulgadas de diagonal, Samsung suma el apellido “2X” que hace referencia no solo a su frecuencia de actualización de 120 Hz, sino también a la posibilidad de combinar esta elevada tasa de refresco con la máxima resolución que el panel soporta de forma nativa: 3.200 x 1.440 píxeles. Esto es: ya no hay necesidad de elegir entre máxima resolución o fluidez extrema como sí sucedía en los Galaxy S20 Ultra y Note20 Ultra.

Parte delantera del Samsung Galaxy S21 Ultra

Parte delantera del Samsung Galaxy S21 Ultra.

Además de eso, la pantalla utiliza tecnología LTPO, que permite al panel variar su tasa de refresco de forma dinámica entre 11 y 120 hercios en base al contenido mostrado, para ofrecer una mayor eficiencia energética. Hay que decir que, en el día a día, los cambios de resolución y frecuencia de actualización se realizan de manera que son prácticamente imperceptibles.

Como novedades propias del panel, se incluye una mejora en el nivel de brillo máximo, alcanzando los 1.500 nits bajo circunstancias muy concretas –al reproducir vídeo HDR, o en exteriores bajo la incidencia directa de la luz–, así como una función de “Protección de la vista” que varía el balance de blancos de la pantalla de forma dinámica según la hora del día. Dentro de este modo, podemos elegir si debe ser el propio dispositivo el que ajuste automáticamente los colores del panel, o si preferimos ser nosotros quienes elijamos la temperatura de la pantalla más adecuada.

Hay que decir que el modo de protección de vista no es tan “natural” como el que incluyen los iPhone o los últimos modelos de la serie Google Pixel, pero es un añadido que se agradece tener y que, en cualquier momento, puede ser desactivado sin mayor problema.

Mi única pega con la pantalla de este Galaxy S21 Ultra está relacionada con la reproducción de color utilizada por Samsung por defecto. Una vez más, la firma mantiene activado el modo de color “Intenso” nada más sacar el móvil de la caja, lo cual nos deja con unos colores excesivamente saturados y poco realistas. Por suerte, todo vuelve a la normalidad al activar el modo “Natural” a través de los ajustes del sistema.

Pantalla curva del Samsung Galaxy S21 Ultra

El S21 Ultra tiene una ligera curva en su pantalla.

La pantalla del S21 Ultra también esconde un nuevo as bajo la manga: su nuevo lector de huellas dactilares ultrasónico, de un tamaño mayor que el que se había estado utilizando hasta ahora.

En mis pruebas, este nuevo sensor firmado por Qualcomm no parece ser más rápido que el de los modelos anteriores, aunque sí un poco más preciso. Lo que realmente marca la diferencia es el mayor área que ocupa el lector, que hace que no sea tan irritante encontrar el punto exacto de la pantalla sobre el que posar el dedo para desbloquear el dispositivo. Sin duda, una mejora que se agradece más que nunca cuando otros fabricantes siguen apostando por el desbloqueo facial, en una época en la que todos llevamos mascarilla.

Potencia extrema apoyada de una autonomía a la altura

Samsung anunció la llegada del motor que da vida al S21 Ultra afirmando que Exynos estaba de vuelta, y me temo que tenían suficientes razones para hacer de este su lema para la nueva generacion de chips.

Este año, las diferencias estructurales de este SoC con respecto a su homólogo firmado por Qualcomm que monta el modelo orientado a otros mercados son mucho menores que otros años, pues Samsung ha dejado de lado, al fin, sus núcleos personalizados para dejar paso a la tecnología de ARM.

Así, nos encontramos con un Exynos 2100 de 5 nanómetros que, liderado por un núcleo de máximo rendimiento ARM Cortex X1 es capaz de moverlo todo con extrema soltura, además de dar cobijo a nuevas tecnologías como el Wi-Fi 6E o 5G SA y NSA.

Samsung Galaxy S21 Ultra, pantalla de inicio

Samsung Galaxy S21 Ultra, pantalla de inicio.

Puede que las pruebas sintéticas dejen a este Exynos 2100 por detrás de chips rivales como el A14 de Apple, pero lo cierto es que en el día a día el resultado es excelente, y hasta ahora no ha habido ninguna tarea, por demandante que fuese, que haya sido capaz de poner contra las cuerdas al S21 Ultra. Va, simplemente, sobrado de potencia.

A eso hay que sumar los 12 GB de memoria RAM presentes en la versión base: son más que suficientes para la mayor parte del público potencial de este modelo, y aseguran que el dispositivo vaya a durar varios años sin necesitar un extra de memoria, por mucho que el sistema operativo o las aplicaciones aumenten su tamaño y comiencen a demandar más recursos.

De los avances llevados a cabo sobre el procesador se beneficia también otro de los aspectos diferenciadores de este dispositivo con respecto al S20 Ultra: la autonomía.

Aún contando con la misma capacidad de batería –5.000 mAh–, y pese a que la pantalla ahora puede funcionar a su máxima resolución y frecuencia de actualización de manera simultánea, el Galaxy S21 Ultra se comporta infinitamente mejor que el modelo del año pasado en este sentido, siendo, esta vez sí, un terminal capaz de alcanzar las dos jornadas de uso sin demasiados problemas.

Parte frontal del Samsung Galaxy S21 Ultra.

Y aún con un uso intenso, la batería del S21 Ultra no se resiente. Desde que saqué el móvil de su caja, todos y cada uno de los ajustes que hacen que la experiencia con este dispositivo esté a otro nivel –la máxima resolución de pantalla y frecuencia del panel, el modo Always-on– han permanecido activos, y en ningún momento me he visto en la necesidad de tener que idear técnicas para ahorrar batería.

Por tanto, ni siquiera aquellos que utilicen sus dispositivos de una manera más intensa de lo normal deberían tener problemas con este S21 Ultra. La autonomía, es, sin duda, uno de sus puntos fuertes.

También lo es la posibilidad de cargar el dispositivo rápidamente, ya sea a través de cable o de manera inalámbrica. Para ello, eso sí, habrá que contar con un cargador compatible, que Samsung ha decidido vender por separado.

Lo peor del Samsung Galaxy S21 Ultra

Pero el móvil perfecto no existe –aún–, y aunque el Galaxy S21 Ultra se acerque peligrosamente a la excelencia que Samsung lleva tantos años persiguiendo, aún cuenta con algunos detalles mejorables que, confiamos, sean subsanados en futuras ediciones de esta serie:

Un buen software, manchado por decisiones cuestionables

Samsung llevaba varios años consecutivos mejorando el software de sus teléfonos a buen ritmo, hasta alcanzar un punto de madurez nunca antes visto en la capa de personalización de la compañía.

Con One UI 3.1, el software de Samsung está más pulido, más cargado de funciones útiles y es más rápido que nunca, a la vez que se mantienen los detalles estéticos que lo diferencian de cualquier otro software disponible en el mercado móvil.

Como novedades interesantes y bienvenidas, se encuentran el feed de Google Discover, que ahora llega como opción predeterminada en la pantalla inicial de One UI, sustituyendo al feed de noticias Samsung Free –no obstante, sigue siendo posible usar este último, si es que por algún motivo alguien quiere hacerlo–.

Pantalla de inicio del Galaxy S21 Ultra

El software del Samsung Galaxy S21 Ultra.

Además, Samsung incluye, por primera vez, la aplicación de mensajes de Google de forma nativa en el software de su nuevo teléfono, habilitando así la posibilidad de chatear a través del estándar RCS de cara a cualquier usuario que decida comprar este dispositivo.

Y es precisamente aquí donde comenzamos a ver los primeros problemas: aunque Samsung ha optado por incluir la app de mensajes de Google, también ha decidido no eliminar la suya propia. Y dado que ninguna de las dos se pueden desinstalar, tendrás que acostumbrarte a vivir con dos aplicaciones de mensajes en el cajón de aplicaciones de tu móvil.

Ese es solo uno de los muchos casos de apps duplicadas que, un año más, vuelven a ensuciar la experiencia con el móvil estrella de Samsung. Sobre todo, de cara a aquellas personas que ya utilizaban un móvil Android y las apps de Google en el pasado, y que se verán obligados a utilizar las alternativas propuestas por Samsung en One UI, o bien a convivir con dos aplicaciones destinadas a realizar las mismas funciones.

También hay que hablar de los anuncios que Samsung coloca en las aplicaciones preinstaladas de su flamante terminal de 1.259 euros. No es un caso tan flagrante como el de Xiaomi, pues en este caso es posible desactivarlos mucho más fácilmente, pero a estas alturas resulta difícil de digerir que un dispositivo de este precio siga mostrando publicidad a sus usuarios.

Ninguno de estos problemas son determinantes, ni llegan a frustrar la experiencia con el dispositivo. De hecho, aquellos que estén más o menos familiarizados con Android y su funcionamiento a un nivel algo más avanzado no tendrán problema alguno en configurar One UI a su gusto y librarse de todos los puntos de fricción que la capa de personalización de Samsung aún arrastra.

No obstante, creo que es conveniente destacar dichos “defectos” –por llamarlos de algún modo– con el objetivo de que, tarde o temprano, Samsung siga mejorando en reducir la complejidad de su software hasta el punto de hacer de One UI la mejor capa de personalización existente en Android.

Pequeños detalles que lo alejan de la excelencia

El Samsung Galaxy S21 Ultra es un móvil más “barato” que el Galaxy S20 Ultra –¿acaso se puede usar ese adjetivo para referirse a un móvil de 1.259 euros?–. Para conseguir ajustar el precio, Samsung ha decidido recortar en determinados aspectos.

Y dichos recortes, me temo, no serán bienvenidos por todo el mundo.

El primero es, probablemente, de los más polémicos que Samsung haya llevado a cabo en mucho tiempo, No por lo que implica de cara a los usuarios, sino más bien porque solo unos meses atrás, era la propia firma la que sacaba pecho de no haber seguido los pasos de otros fabricantes en este sentido.

La razón por la que los Samsung Galaxy S21 no incluyen cargador ni auriculares

Hablo, cómo no, de la decisión de no incluir un cargador en la caja. Esto no debería suponer ningún problema de cara a aquellas personas que ya tuvieran un terminal relativamente moderno, con un cargador y cable USB-C. Pero para el resto, implica tener que desembolsar aún más dinero para poder aprovechar una de las capacidades del Galaxy S21 como lo es la carga rápida.

Samsung Galaxy S21 Ultra, parte trasera negra con cámaras

Samsung Galaxy S21 Ultra, parte trasera negra con cámaras.

Otro tema es el de la tarjeta microSD. Precisamente el año en el que Samsung otorga más protagonismo que nunca a la grabación de vídeo 8K y a su cámara de 108 megapíxeles capaz de capturar imágenes enormes, perdemos por el camino la posibilidad de ampliar el almacenamiento interno del teléfono a través de tarjetas microSD.

Cómo grabar vídeo en 8K en el Samsung Galaxy S21

Esto hace que los 128 GB de la variante más básica puedan quedarse cortos más pronto de lo que muchos podrían imaginar, y que pueda tener más sentido gastarse los 50 euros más que cuesta el modelo con el doble de almacenamiento.

Para concluir, no podía dejar pasar la oportunidad de mencionar una de las decisiones más difíciles de comprender de todas las que Samsung ha tomado para acabar concibiendo al Galaxy S21 Ultra.

No es otra que la compatibilidad con el S-Pen, pues el hecho de que Samsung ni siquiera haya incluido este accesorio junto a la unidad de pruebas del teléfono, dice mucho de la relevancia que este añadido puede aportar a la experiencia con el dispositivo.

Porque aunque el Galaxy S21 Ultra es el primer Galaxy S de la historia en contar con compatibilidad con S-Pen, no parece que este vaya a ser un motivo de peso para elegir este terminal por encima de cualquier otro gama alta lanzado este año, y mucho menos justifica la posible desaparición de la familia Galaxy Note a corto plazo.

En cualquier caso, la opción está ahí para todo aquel que la necesite, a un precio cercano a los 70 euros para la versión del S-Pen –y su funda para el teléfono– carente de Bluetooth, y por tanto, incompatible con el control por gestos presente en las dos últimas generaciones de la familia Note. Aquellos que busquen obtener una experiencia más cercana a la de los Note, tendrán que esperar al S-Pen Pro que debería llegar en algún punto de los próximos meses.

Samsung Galaxy S21 Ultra: así son sus cámaras

La maldición de la primera generación se cebó con la cámara del Galaxy S20 Ultra, al sufrir su sensor principal de graves problemas de enfoque que terminaron por frustrar la experiencia de usuario.

Con el Note20 Ultra, este problema fue subsanado en gran parte, aunque el nivel de las fotografías seguía sin estar al nivel de los referentes del mercado en este aspecto.

Galaxy S21 Ultra negro, cámaras

Galaxy S21 Ultra negro, cámaras.

Este año, Samsung mantiene la misma receta, pero la adereza con mejoras y añadidos que prometen hacer del sistema fotográfico del S21 Ultra el mejor que hayamos probado en un terminal de la firma hasta la fecha.

Así, nos topamos con una configuración de cuatro sensores a la espalda, y uno en la parte frontal. Son los siguientes:

  • Cámara ultra gran angular: 12 MP f/2.2, 120º, 1,4μm, 13 mm equivalente
  • Cámara principal: Samsung ISOCELL HM3 108 MP con OIS, f/1.8, 0,8 μm, 24 mm equivalente
  • Cámara telefoto 1: 10 MP, zoom óptico 3x, OIS, f/2.4, 72 mm equivalente
  • Cámara telefoto 2: 10 MP, zoom óptico 10x, OIS, f/4.9, 240 mm equivalente
  • Cámara delantera: 50 MP f/2.2, 80°, 25 mm equivalente

Vemos que se trata de un sistema fotográfico que abarca distancias focales desde los 13 hasta los 240 milímetros con el objetivo de otorgar al usuario la mayor versatilidad posible, algo en lo que Samsung lleva centrando sus esfuerzos desde que introdujo por primera vez un dúo de telefoto y ultra gran angular en uno de sus dispositivos.

En esta ocasión, además, se complementa la configuración con un quinto sensor destinado a mejorar el enfoque a través de la tecnología láser, siendo capaz de medir de una forma más precisa las distancias entre la cámara y el objeto a capturar, y ajustando así los parámetros de la cámara en consecuencia.

Pero el principal cambio reside en la inclusión de un doble sensor telefoto, dando la posibilidad de capturar imágenes con zoom óptico de 3 y 10 aumentos, y haciendo de este uno de los grandes atractivos de la cámara del S21 Ultra.

Fotografía con el Galaxy S21 Ultra

Fotografía con el Galaxy S21 Ultra.

Lo cierto es que llama la atención la decisión de Samsung de apostar una vez más por el “zoom espacial”, sobre todo después de las críticas cosechadas por el sistema de zoom del S20 Ultra, y su posterior proceso de “suavizado” en el Note20 Ultra, al reducir el zoom máximo a 30 aumentos.

Pero en lugar de reducir el zoom máximo, Samsung ha optado por dotar a los dos sensores telefoto de un estabilizador óptico, habilitando así una función de “bloqueo de zoom” que permite fijar el enfoque para obtener capturas más estables cuando se utiliza la distancia focal más larga.

Como novedades adicionales, también se suma una nueva técnica de remosaicing con la que Samsung da la posibilidad de capturar imágenes en formato RAW de 12 bits utilizando el modo “Pro” de la cámara.

También hay que hablar del impresionante modo “macro” escondido en el S21 Ultra. Y es que gracias al nuevo sistema de enfoque integrado en el sensor con lente ultra gran angular, es posible capturar imágenes de objetos situados a tan solo unos centímetros de la cámara, con una calidad infinitamente superior a la de la gran mayoría de móviles con cámaras “macro” dedicadas.

App de cámara del Galaxy S21 Ultra

La app de cámara del Galaxy S21 Ultra

Además, la potencia extra del procesador da la posibilidad de capturar vídeo con varias cámaras de forma simultánea y de procesar las imágenes usando técnicas de IA de una manera más veloz y eficiente.

Todos esos avances y mejoras sobre el papel son fáciles de resumir en una frase: el sistema de cámaras del S21 Ultra es el mejor que he probado en un móvil hasta la fecha. Cada uno de los sensores ofrecen un excelente resultado en las circunstancias para los que han sido concebidos, y las mejoras en cuanto a sus capacidades de zoom hacen que sea una cámara mucho más versátil que las de la competencia.

A grandes rasgos, todos los puntos débiles presentes en el Galaxy S20 Ultra han sido subsanados en esta generación: el enfoque automático es rápido y preciso, no existe ningún tipo de ralentización tras pulsar el botón de obturación y el procesado de imagen, si bien mantiene ese look tan característico de Samsung al sobreexponer las sombras restando cierta profundidad a las imágenes, y saturar los colores en mayor medida de lo que me gustaría, ha sido suavizado de modo que estos rasgos ya no sean tan acentuados como en anteriores generaciones.

Y más importante aún, Samsung al fin ha aprendido a procesar correctamente los rostros humanos, evitando restar detalle y suavizar los rasgos faciales, y en su lugar aprovechando el extra de resolución de sus sensores para generar retratos y autorretratos repletos de detalle sin necesidad de hacer malabares como sucedía en las anteriores generaciones.

En ese sentido, vale la pena hablar de la cámara para selfies de 40 megapíxeles, que en esta generación combina la mayor resolución con un procesado mejorado, para acabar ofreciendo una de las mejores experiencias en cuanto a autorretratos que hayamos probado en mucho tiempo, al nivel de los últimos modelos de Huawei.

Como era de esperar, el zoom es uno de los puntos fuertes del S21 Ultra frente a la competencia. Ningún otro móvil –salvo, quizá, el Huawei Mate40 Pro— es capaz de ofrecer tanta calidad en un rango focal tan amplio como este dispositivo, que hasta alcanzar los 30 aumentos, genera capturas con un nivel de detalle sobresaliente gracias a su sistema de doble telefoto.

Parte de las mejoras en este sentido vienen derivadas del renovado sistema de estabilización, que ahora permite fijar el enfoque de una manera más precisa para evitar movimientos indeseados en las capturas. Incluso capturando imágenes de la Luna utilizando el máximo nivel de zoom que ofrece el dispositivo, la cámara es capaz de mantenerse fija para facilitar el enfoque.

Por la noche, el tamaño extra del sensor hace que el modelo de Samsung sea capaz de capturar luz de donde parece no haberla. Y si no es suficiente, el Modo Noche integrado en la cámara cumple perfectamente su función, y permite iluminar las escenas nocturnas de una manera muy convincente, si bien en ocasiones las técnicas de reducción de ruido resultan poco naturales, sobre todo cuando en la escena original apenas existe luz.

En cuanto a vídeo, no sorprende que Samsung siga siendo la referencia absoluta dentro del mundo Android en lo relativo a la captura de imágenes en movimiento. Los clips grabados por el S21 Ultra destacan por un excelente rango dinámico y un sistema de enfoque extremadamente rápido. La estabilización también es buena, aunque en caso de querer echar mano del modo “Superestable” para reducir al mínimo los movimientos y las vibraciones, nos veremos una vez más obligados a reducir la resolución del vídeo a Full HD y 60 fps.

Este año, además, Samsung guarda algún que otro as bajo la manga destinado a complementar la excelente calidad de imagen que brindan sus cámaras a la hora de capturar vídeo, como lo son la posibilidad de grabar a resolución 8K, o mejor aún, en 4K y 60 FPS con todas las cámaras situadas a la espalda del teléfono, o añadidos del tipo del modo “Perspectiva del director”, que resulta de gran utilidad en determinadas situaciones al mostrar en pantalla previsualizaciones de todas las cámaras del dispositivo de forma simultánea, de forma que sea posible elegir rápidamente la más adecuada para cada escena.

Galería de fotos y vídeos con el Galaxy S21 Ultra

Y, ¿cómo queda esta cámara comparada frente a la de otros pesos pesados de su nivel? Para salir de dudas, os recomiendo echar un vistazo a la fantástica comparativa en vídeo de cámaras entre el Galaxy S21 Ultra y el iPhone 12 Pro, elaborada por nuestros compañeros de Urban Tecno:

Samsung Galaxy S21 Ultra: opiniones finales de Andro4all

El año pasado, concluí mi review del Samsung Galaxy S20 Ultra hablando sobre cómo los números que formaban la ficha técnica del terminal parecían haber sido más importantes para Samsung que la propia experiencia con este, lo cual nos dejaba con una bestia a nivel técnico, pero cuyo conjunto no estaba al nivel de la suma de sus partes.

Con el S21 Ultra, la fórmula es la misma, pero el resultado es radicalmente distinto.

Parte trasera y cámaras del Samsung Galaxy S21 Ultra

Parte trasera del Galaxy S21 Ultra.

Volvemos a estar ante el móvil más avanzado técnicamente que Samsung haya creado hasta la fecha, aunque esta vez Samsung parece haber otorgado la importancia que se merece a todo aquello que va más allá de los números, y que realmente aporta valor a la experiencia con el dispositivo.

Así, acabamos con un smartphone con un diseño con mucha más personalidad, la mejor cámara vista hasta ahora en un Samsung –y, probablemente, la mejor del mercado a día de hoy–, una combinación de rendimiento y autonomía que no nos hace mirar con envidia a la variante con procesador Snapdragon, y una pantalla que, ahora sí, deja atrás las limitaciones y lo da todo para demostrar por qué Samsung es la marca número 1 en este sentido.

En definitiva, un verdadero Ultra. El que todos estábamos esperando.

Precio y dónde comprar el Samsung Galaxy S21 Ultra

El Samsung Galaxy S21 Ultra está disponible en tres configuraciones distintas. Todas ellas se pueden reservar desde el día de la presentación del dispositivo, y aquellos que decidan hacerlo recibirán de regalo los Samsung Galaxy Buds Pro y una Samsung Galaxy SmartTag.

Su precio varía dependiendo de la configuración elegida, partiendo desde los 1.259 euros en la versión con 12 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento que ha protagonizado este análisis.

ModeloConfiguraciónPrecio en eurosColores disponibles
Samsung Galaxy S21 Ultra12/128 GB1.259 eurosNegro y plata
12/256 GB1.309 euros
16/512 GB1.439 euros

En caso de no querer reservarlo, es posible hacerse con él a través de los canales de venta habituales, entre ellos la propia tienda online de Samsung, donde además es posible acogerse a un programa de recambio, por el cual la compañía nos ofrece la posibilidad de entregar nuestro antiguo terminal a cambio de un descuento, que puede llegar a superar los 1.000 euros si hablamos de uno de los últimos dispositivos de Apple –sí, Samsung sigue pagando más por los móviles de Apple que por los suyos propios–.

Comprar el Samsung Galaxy S21 Ultra 5G en la web de Samsung

Además, también es posible encontrarlo en otros comercios como Amazon.

Trasera negra del Galaxy S21 Ultra

La trasera del Galaxy S21 Ultra en color negro.

Samsung Galaxy S21 Ultra, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Samsung Galaxy S21 Ultra?
A favor
  • Excelente pantalla, la mejor que hayamos probado en un móvil
  • Muy buen rendimiento y autonomía
  • Diseño con personalidad y construcción de gran calidad
  • El sistema de cámaras más versátil visto jamás en un móvil Samsung
  • Sistema de audio potente y de buena calidad
En contra
  • Anuncios, apps duplicadas y otros añadidos cuestionables en su software
  • Sin cargador en la caja ni slot para microSD
ConclusionesCasi ni recuerdo cuándo fue la última vez que Samsung logró sacarse de la manga un móvil de gama alta libre de defectos o compromisos. El Galaxy S21 Ultra es, en efecto, un digno merecedor de ese apellido, por ofrecer lo mejor de lo mejor sin fallar en prácticamente nada, y solucionar todos aquellos fallos presentes en la anterior edición de esta serie.
Puntuación

Samsung Galaxy S21 Ultra

Ahora sí: Samsung ha creado el mejor móvil Android del mercado.

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Samsung, Samsung Galaxy S21

VER COMENTARIOS