Close Button
Compartir

Google Stadia es una plataforma de videojuegos que merece mucho la pena.

Además de la tecnología móvil, muchos de nosotros somos muy fans de los videojuegos y nos gusta seguir las novedades de las consolas y juegos más recientes del mercado, como el futuro Final Fantasy XVI que llegará en algún momento de 2022.

Observando el mercado actual, comprobamos que efectivamente Sony, Microsoft y Nintendo son los que mandan. Ahora bien, cada vez hay más participantes en esta obra y es que internet y la nube han facilitado el acceso a otras compañías.

Mando Google Stadia

Google Stadia, un servicio que debes probar si te gustan los videojuegos.

Google es una de ellas -aunque no podemos olvidar a Amazon y Luna-. A finales de 2019 lanzó Stadia, su plataforma de videojuegos por streaming que si bien no llegó exenta de polémica como consecuencia de un catálogo algo ajustado, es a día de hoy un servicio bastante maduro y con una base de jugadores que cada día que transcurre es mucho mayor.

Por desgracia alrededor de Google Stadia hay mucho desconocimiento. También es verdad que el departamento de markéting de Google no ha hecho correctamente su trabajo pero vamos a ser sinceros. Stadia como plataforma de videojuegos merece la pena y mucho. ¿Las razones? Pues sinceramente no son pocas.

Es una plataforma económica

Al contrario que otras plataformas convencionales, Google Stadia no requiere de hardware específico para disfrutar de ella. Esto quiere decir que no solo ahorramos espacio (para poner la PS5 en el salón necesitamos un mueble de tamaño considerable) sino que también nos ahorramos el adquirir/renovar consolas cada X tiempo.

Vale, para disfrutar de la mejor calidad hace falta un Chromecast pero no es obligatorio ya que podemos hacer uso de Stadia desde cualquier ordenador o smartphone. Ahora bien, incluso adquiriendo un pack de Google Stadia en la página web de Google (incluye mando y Chromecast Ultra), es mucho más económico que cualquier otra consola actual del mercado.

Sin parches, sin actualizaciones… sin tiempos de espera

Stadia en Chromecast con Google TV

Google Stadia en el Chromecast con Google TV.

Google Stadia es la plataforma ideal para muchos usuarios, en especial para todos aquellos que tenemos poco tiempo para disfrutar de nuestro hobby favorito.

Imaginad la escena. Llegamos a casa después de un día duro de trabajo. Tenemos poco tiempo libre y queremos echar una partida rápida. Nos ponemos cómodos, encendemos la consola, nos sentamos en el sofá y… ¡actualizaciones de parches! Adiós a la posibilidad de poder viciar un rato.

Lo bueno de la nube y de Google Stadia es que no hay actualizaciones, ni parche ni largos tiempo de espera. Es encender, elegir el juego y a disfrutar. Las actualizaciones son inmediatas y se realizan en los propios servidores de Google por lo que nosotros no nos enteramos de absolutamente nada.

Funciona realmente bien

Mando Google Stadia

Google Stadia todavía tiene mucho margen de mejora pero funciona realmente bien

No son pocos los usuarios que reniegan del juego en la nube alegando lag, caídas de frames y motivos similares. Curiosamente muchos de los critican la nube y a Stadia ni siquiera la habrán probado.

Google Stadia como servicio funciona de sobresaliente. Con una conexión de fibra normal, la diferencia entre el juego por streaming y el local es inapreciable. En mi caso particular, juego mediante conexión Wi-Fi teniendo el televisor a 3 metros del router y obtengo la mayor calidad posible de imagen. También existe la posibilidad de conectar cable ethernet al propio Chromecast, por si queremos todavía mayor estabilidad.

Cómo jugar a Google Stadia en un Chromecast con Google TV

Así que no, que nadie os intente vender la moto de que Google Stadia tiene lag. Es más, probadlo vosotros mismos. Únicamente tenéis que crearos una cuenta con vuestro correo de Gmail y probad alguna de las demos o juegos gratuitos que Google nos ofrece. De esta manera podréis sacar vuestras propias conclusiones del servicio.

Un catálogo cada vez mayor y de mejor calidad

Star Wars Jedi: Fallen Order

Star Wars Jedi Fallen Order es uno de los títulos más divertidos de Stadia

Como hemos dicho anteriormente, uno de los puntos negativos del servicio de Google es su catálogo. Lo cierto es que no está a la altura de las consolas convenciones pero también es verdad que estamos ante un servicio con un año y medio de vida frente.

Empero, el catálogo actual de Google Stadia es suficiente para cualquier aficionado a los videojuegos. Obviamente no vamos a encontrar los exclusivos de Sony, pero cada vez más compañías de renombre están apostando por la plataforma de los chicos de Mountain View.

Así por ejemplo tenemos grandes producciones como Cyberpunk 2077, Star Wars Jedi Fallen Order, Red Dead Redemption 2, FIFA 21 o Assassin’s Creed: Valhalla.

Puedes disfrutar de Stadia en varios dispositivos

Una de las ventajas de Stadia es poder disfrutar de nuestros videojuegos en cualquier lugar. Imaginaos que estamos echando una partida al FIFA en el televisor y viene nuestra pareja y quiere ver una serie. En vez de discutir o salir del partido, tan solo tenemos que encender nuestro ordenador o móvil y acceder a Stadia. Como si fuese magia, iniciaremos el juego en el mismo momento en que lo hemos dejado, todo ello al instante.

Gylt: el exclusivo de Google Stadia que debes jugar sí o sí

Es evidente que esto es una de las mayores ventajas del juego en la nube y es que Stadia nos permite jugar en cualquier lado siempre y cuando tengamos una conexión a internet, sin necesidad de adquirir consolas y sin necesidad de instalar nada. Rápido y sencillo.

A pesar de todo ello Google Stadia no es perfecto. Es un servicio todavía joven con mucho margen de maniobra y aunque todos conocemos a Google y su nula capacidad para promocionar correctamente sus aplicaciones –mucho tiene que aprender de Apple en este aspecto–, no hay duda de que tenemos Stadia para años y es que el juego en la nube es el futuro. Esto no acaba más que comenzar.

Temas relacionados: Google Stadia

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!