Close Button
Compartir

Probamos el smartphone más avanzado de Sony en 2021: análisis a fondo y opinión del Xperia 1 III.

A veces, los mejores móviles son los más difíciles de recomendar. El Sony Xperia 1 III es un fantástico smartphone de gama alta, con algunas de las características más avanzadas del mercado, un diseño refinado como pocos y una cámara extremadamente versátil. Pero hay un problema: cuesta 1.300 euros.

Por ese precio, y por menos, es posible encontrar algunos de los smartphones más populares y vendidos de la gama alta, como el Samsung Galaxy S21 Ultra, el iPhone 12 Pro Max o el OnePlus 9 Pro, por nombrar solo algunos.

Hay muchas razones por las que elegir cualquiera de los tres modelos anteriores es una decisión más inteligente que comprar un Xperia 1 III. Pero eso no quita que el smartphone estrella de Sony tenga sus armas para competir en la gama alta telefónica. Y no son pocas.

Parte trasera del Sony Xperia 1 III

La triple cámara trasera del Sony Xperia 1 III, con telefoto variable / Imagen: Christian Collado

Opinión y puntuación del Sony Xperia 1 III

Sony Xperia 1 III, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Sony Xperia 1 III?
A favor
  • Excelente pantalla
  • Gran rendimiento
  • Diseño elegante
  • Apartado multimedia completo
En contra
  • Mala política de soporte
  • Relación caractetísticas-precio
ConclusionesEn teoría, el Xperia 1 III debería ser el dispositivo de creación y consumo de contenido multimedia definitivo. En la práctica, es un muy buen smartphone, cuyo precio resulta excesivo dadas las alternativas que existen en el mercado.
Puntuación

Sony Xperia 1 III

Un gran móvil, a un precio por encima de sus posibilidades.

Sony ha creado uno de los smartphones más completos y avanzados de su historia con este Xperia 1 III. Y lo ha hecho mientras su división móvil —desde hace algunos meses generando beneficios gracias a la fusión con las divisiones de fotografía y tecnología del hogar— sigue reportando cifras de ventas cada vez menos optimistas.

El dispositivo combina un diseño sobrio y sofisticado con una de las mejoras pantallas de la industria. Un rendimiento de primer nivel y un apartado fotográfico que hará las delicias de aquellos usuarios que no tengan problema en experimentar para exprimir al máximo las capacidades del dispositivo que tienen entre las manos.

Todo eso, ¿vale 1.299 euros? No resulta fácil justificar un precio tan elevado, menos aún cuando otras alternativas ofrecen muchas de las cosas que hacen destacar a este dispositivo, por un precio incluso menor. Y más importante todavía: con un futuro no tan incierto como el de Sony, por su situación en el mercado y por su —aparentemente inexistente— política de soporte.

Precio y dónde comprar

El Sony Xperia 1 III sale a la venta el 18 de agosto de 2021 en España, a un precio de 1.299 euros en su única configuración de 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento.

Se puede comprar a través de comercios autorizados como Amazon.

Ficha técnica

Sony Xperia 1 III
Especificaciones
Dimensiones165 x 71 x 8.,2mm
186 gramos
PantallaOLED CinemaWide de 6,5 pulgadas
21:9
Resolución de 3.840 x 1.644 píxeles
Tasa de refresco de 120 hercios
ProcesadorQualcomm Snapdragon 888
RAM12 GB
Sistema operativoAndroid 11
Almacenamiento256 GB
CámarasTrasera de 12 megapíxeles + telefoto de 12 megapíxeles variable (70-105 mm)+ ultra gran angular de 12 megapíxeles + sensor ToF | Frontal de 8 megapíxeles
Batería4.500 mAh con carga rápida de 30W
OtrosAudio Dolby Atmos, Audio espacial 360, IP65/68, puerto para auriculares de 3,5 mm, lector de huellas lateral

Diseño y pantalla

Que el Xperia 1 III es un móvil Sony de pura raza queda claro desde que lo sacas de la caja por primera vez. El aspecto rectangular y rectilíneo sigue los pasos de las anteriores generaciones de la familia Xperia, con un formato más alargado y delgado de lo habitual.

Sin embargo, hay cambios con respecto a las generaciones anteriores de esta familia. Este año, Sony ha refinado la estética al dotar al dispositivo de unos cantos lisos que rodean el chasis de aluminio del teléfono, y de un acabado mate tanto en la parte trasera como en los laterales, que combina especialmente bien con el diseño elegante que Sony acostumbra a ofrecer con sus terminales.

El tacto mate de la trasera es suave y agradable, aunque hace que el dispositivo sea muy resbaladizo. A cambio, tenemos la ventaja de que ni las huellas ni la suciedad se adhieren al vidrio con facilidad.

Parte trasera del Sony Xperia 1 III

La trasera del Sony Xperia 1 III tiene un acabado mate muy agradable a la mano / Imagen: Christian Collado

No obstante, el cristal trasero Gorilla Glass 6 no parece ser especialmente resistente. Mi unidad de pruebas ya venía con varios arañazos a la espalda sufridos, probablemente, durante el período de prueba del anterior reviewer.

En cualquier caso, el terminal resulta cómodo a la mano, debido en parte a su peso de 186 gramos y sus 71 milímetros de ancho. También da la sensación de ser robusto y resistente, y de algún modo así lo respalda la certificación IP65/68 que avala su resistencia al agua.

La trasera también alberga el módulo de cámaras, situado en la esquina superior izquierda con un formato vertical alargado. En él, se albergan tres cámaras diferentes y dos sensores complementarios.

Sony ha querido aprovechar al máximo los bordes que rodean el cuerpo del teléfono, hasta el punto de que en todos y cada uno de los cantos es posible encontrar algún tipo de botón, conector o apertura.

Comenzando por el borde inferior, encontramos el conector USB Tipo C 3.1, junto a uno de los micrófonos del dispositivo. En el borde superior, además del segundo micrófono, también está presente el puerto para auriculares de 3,5 milímetros, que convierte al Xperia 1 III en uno de los únicos smartphones de gama alta que aún incorpora un puerto de este tipo.

El lateral izquierdo incluye el slot para las tarjetas, extraible fácilmente sin necesidad de utilizar una herramienta dedicada —gracias por eso, Sony—. Tras retirar la tapita de plástico, accedemos a una ranura que permite añadir dos tarjetas SIM, o una tarjeta SIM y una tarjeta microSD.

Finalmente, el canto derecho es el más masificado de todos. Comenzando desde abajo, nos encontramos el botón de enfoque/obturador de la cámara, el botón de acceso rápido al Asistente de Google, el botón de encendido con lector de huellas integrado, y los botones de bajar y subir volumen.

Los botones en cuestión están colocados de manera que no sea difícil alcanzarlos con el dedo a pesar del formato alargado del dispositivo. Además, el lector de huellas dactilares es rápido y preciso. No obstante, me gustaría que los botones de volumen fueran de un mayor tamaño para distinguirlos más fácilmente del botón de encendido.

“La del Xperia 1 III se trata de la pantalla más nítida que haya visto en un móvil hasta la fecha.”

Aterrizando por fin en la parte delantera, es donde se encuentra uno de los principales aspectos diferenciales de este Xperia 1 III: una espectacular pantalla de 6,5 pulgadas de diagonal, basada en tecnología OLED con resolución 4K, protegida por cristal Gorilla Glass Victus y rodeada de unos márgenes que, sin ser los más delgados del mercado, sí otorgan al frontal un aspecto relativamente moderno.

Sony Xperia 1 III, pantalla

La pantalla del Sony Xperia 1 III tiene una diagonal de 6,5 pulgadas y una tasa de refresco de 120 hercios / Imagen: Christian Collado

Siendo sinceros, la pantalla no llega a alcanzar la barrera del 4K, pues su resolución se queda en 1.644 x 3.840 píxeles debido a su formato panorámico de 21:9. En cualquier caso, se trata de la pantalla más nítida que haya visto en un móvil hasta la fecha.

A eso hay que sumar la tasa de refresco de 120 hercios, que aporta ese extra de fluidez tan bienvenido, y que tanto se echaba en falta en el modelo del año pasado.

Eso sí: a diferencia de otros modelos como el Galaxy S21 Ultra o el OnePlus 9 Pro, la del Xperia 1 III no es una pantalla LTPO, y por tanto no cuenta con la capacidad de variar su frecuencia de refresco de forma dinámica para ahorrar energía. Hay que conformarse, por tanto, con los 60 hercios en caso de querer exprimir un poco más la batería del dispositivo; o con los 120 hercios para obtener la experiencia más fluida a costa de un mayor consumo energético.

Por lo demás, la pantalla sobresale en prácticamente todos los aspectos. Los colores son naturales y precisos, el tiempo de respuesta de toque es prácticamente inexistente, los ángulos de visión son excelentes y el contraste, como en toda pantalla OLED, es simplemente excelente.

La única pega que se le puede poner está relacionada con el brillo, y no solo porque el nivel máximo de iluminación no es suficiente para ver la pantalla en exteriores sin problemas cuando la luz del Sol incide con fuerza. También he encontrado algunas inconsistencias con la función de brillo automático, y he detectado que el nivel de brillo mínimo es más elevado que el de otros modelos, algo que puede resultar incómodo a la vista al utilizar el dispositivo en entornos muy oscuros.

Y, por cierto, no puedo olvidarme del hecho de que Sony, a pesar de todo, sigue incluyendo un LED de notificaciones en la parte superior del frontal del teléfono. De parte de todas aquellas personas que quieren ahorrar algo de batería manteniendo desactivado el modo “always on display” digo: gracias, Sony,

Hardware y rendimiento

Sony no ha reparado en gastos a la hora de desarrollar el apartado técnico del Xperia 1 III. Su cerebro es el poderoso Qualcomm Snapdragon 888, dotado de 12 GB de memoria RAM y 256 GB de almacenamiento interno —estos últimos, además, ampliables—. Todo un portento prestacional, en el que podemos encontrar prácticamente cualquier avance técnico que cabría esperar de un smartphone de gama alta lanzado en este último año: 5G compatible con redes SA y NSA, Wi-Fi 6, Bluetooth 5.2, y por supuesto otros más tradicionales como NFC, A-GPS y salida de vídeo a través de DisplayPort.

Todo ello actúa para dar vida a uno de los conjuntos más potentes vistos hasta la fecha, con un excelente desempeño bajo cualquier tipo de circunstancia, al nivel del de los móviles de gama alta más reconocidos del mercado.

“Los 12 GB de memoria RAM son más que capaces de mantener un buen puñado de aplicaciones abiertas en segundo plano”.

No he sido capaz de poner contra las cuerdas al apartado técnico de este Xperia 1 III, ni siquiera sometiéndolo a tareas pesadas y complejas como alternar la ejecución de juegos pesados con edición de fotografía RAW usando Adobe Lightroom. El procesador es capaz de mantener un buen rendimiento sostenido, y los 12 GB de memoria RAM son más que capaces de mantener un buen puñado de aplicaciones abiertas en segundo plano.

Asimismo, otros aspectos del hardware del Xperia 1 III también despuntan, como el motor háptico integrado en el terminal, que combina a la perfección con el excelente sistema de audio formado por dos altavoces estéreo. Suma todo eso a la espectacular pantalla 4K ultra panorámica, y tienes la máquina de consumo —¿y creación?— de contenido multimedia de bolsillo definitiva.

Parte delantera del Sony Xperia 1 III

Android 11 es la versión que da vida al Xperia 1 III, y se espera que reciba dos actualizaciones más / Imagen: Christian Collado

Batería y carga

La batería del Sony Xperia 1 III ha crecido en 500 mAh con respecto a la del Xperia 1 II. Pero este crecimiento no implica un aumento considerable de autonomía, probablemente debido al hecho de que la pantalla de 120 hercios supone un mayor consumo energético que el panel usado el año pasado.

Por lo general, es posible superar la jornada de uso sin demasiados problemas, llegando al 50% de la batería con unas dos horas y media de pantalla encendida, y algo menos de seis horas al agotar su capacidad.

Claro que, dada la filosofía de smartphone para creadores de contenido, puede que esta batería pueda antojarse algo escasa de cara a aquellas personas que planeen utilizar el dispositivo para realizar largas sesiones de fotografía o grabación de vídeo 4k. En ese caso, una batería externa o un cargador a mano puede convertirse en el mejor complemento posible.

Por suerte, Sony no se ha olvidado de integrar un veloz sistema de carga en el Xperia 1 III. No solo soporta carga rápida por cable a través del estándar USB Power Delivery; también permite recargar su batería rápidamente de manera inalámbrica, al soportar una potencia de carga de 30W a través del estándar Qi.

“Puede que esta batería pueda antojarse algo escasa de cara a aquellas personas que planeen utilizar el dispositivo para realizar largas sesiones de fotografía o grabación de vídeo 4K”.

Generalmente, el Xperia 1 III no tarda más de 50 minutos en recargarse por completo desde que se conecta el cargador, un poco más si se recurre a la carga inalámbrica.

Además, Sony incorpora su función destinada a preservar la salud de la batería, que permite limitar la carga de manera inteligente para alargar su vida útil. Una función útil y conveniente, que debería mantener la capacidad total de la batería en niveles más altos durante más tiempo.

Sony Xperia 1 III negro

El Sony Xperia 1 III solo está disponible en dos colores: violeta y negro / Imagen: Christian Collado

Software y experiencia

Sony es una de las marcas de todo el ecosistema Android que menos se complica a la hora de desarrollar el software de sus móviles. Y de algún modo, es una de las que obtiene mejores resultados —salvo que entremos a hablar del soporte y las actualizaciones…—.

El software del Xperia 1 III es una versión de Android casi limpia, con algún que otro añadido propio de la marca —apps de cámara, herramientas de conveniencia, menús…—, pero con una interfaz que recuerda a la de un smartphone Pixel en gran medida, salvo por pinceladas propias de Sony como la eliminación de las esquinas redondeadas en algunos elementos gráficos, como las notificaciones; o el uso de un color de acento azul propio.

También se incluyen varias herramientas que permiten, por ejemplo, acceder rápidamente a apps favoritas deslizando el dedo desde el extremo de la pantalla, o abrir aplicaciones en forma de ventanas flotantes.

“No está claro durante cuántos años recibirá nuevas versiones de Android este dispositivo”.

En este caso, contamos con Android 11, y en el momento de publicar este artículo, el dispositivo cuenta con un retraso de un mes en el parche de seguridad de la plataforma.

Precisamente el soporte es uno de los grandes problemas del Xperia 1 III. No está claro durante cuántos años recibirá nuevas versiones de Android este dispositivo. Lo más probable es que reciba dos grandes actualizaciones del sistema —es decir, que moriría con Android 13—, pero la realidad es que Sony no cuenta con una planificación clara en lo que respecta al software de sus teléfonos, del mismo modo que sí lo hacen Samsung o Google, ambas con tres años de actualizaciones aseguradas para sus dispositivos.

Comprar un móvil de 1.300 euros sin la seguridad de que vaya a mantenerse actualizado durante el tiempo suficiente, ni de que vaya a recibir las actualizaciones a tiempo, es especialmente arriesgado. Y los antecedentes de Sony en este sentido no nos hacen ser precisamente optimistas.

Cámaras

Siendo la principal exportadora de sensores fotográficos para móviles, llama la atención que Sony no haya sido capaz, aún, de colocar uno de sus teléfonos en lo alto del ranking de fotografía móvil.

La realidad es que las otras grandes, Apple, Google, Huawei y Samsung, juegan con la ventaja de haber logrado sacar partido, en mayor o menor medida, de los avances en fotografía computacional para exprimir aún más las capacidades de sus sensores. La mayoría de ellos, provistos por la propia Sony.

Este año, la compañía nipona ha vuelto a demostrar que su problema no está en el hardware. El Xperia 1 III incorpora tres sensores a su espalda que hacen uso de las últimas tecnologías desarrolladas en casa. Incluyendo un sistema que, hasta el momento, no habíamos visto en ningún otro móvil.

Y es que a la cámara principal de 12 megapíxeles con tamaño de 1/1.7″, y al sensor de 12 megapíxeles con lente ultra gran angular, le acompaña una cámara telefoto con distancia focal variable.

El doble telefoto utiliza un formato de lente plegada, permitiendo al dispositivo variar entre 70 y 105 milímetros de distancia focal equivalente. El cambio se realiza de manera inmediata, y es posible ver cómo la lente se mueve físicamente al cambiar entre los distintos modos de zoom.

Además de eso, todas las cámaras cuentan con sistema de enfoque por detección de fase dual, que simula al excepcional sistema de enfoque de las cámaras de la serie Sony Alpha –a pesar de que los resultados distan de ser los mismos–.

Y precisamente en esa familia de cámaras se ha inspirado Sony a la hora de desarrollar el apartado fotográfico de este teléfono. El ejemplo más claro lo tenemos en la aplicación de cámara integrada en el terminal, llamada Photography Pro y repleta de opciones y funciones de todo tipo.

Sony Xperia 1 III, cámaras

En el módulo de cámaras encontramos tres sensores diferentes / Imagen: Christian Collado

Puede llegar a ser algo complejo llegar a familiarizarse con todos los controles que brinda la cámara. No obstante, estoy seguro que los entusiastas de la fotografía —público al que está dirigido este móvil— agradecerán tener a su disposición tal cantidad de ajustes.

Aunque quienes no tengan tantas nociones sobre fotografía, o simplemente quieran usar la cámara del dispositivo sin complicaciones, pueden recurrir al nuevo Modo Básico, que deja al dispositivo elegir todos los parámetros de manera automática para conseguir capturar la imagen más adecuada en cada caso.

Con los controles ya dominados, comenzamos a disparar. Lo primero que llama la atención es la gran velocidad del obturador a la hora de capturar fotografías en entornos de buena luz. De todos los gama alta probados este año, me atrevo a decir que el Xperia 1 III es el modelo que más rápido permite capturar imágenes, ya sea por una fantástica optimización de la app de cámara, o por las capacidades del propio sensor. Si a eso sumamos el absurdo —en el mejor de los sentidos— modo ráfaga integrado en la app, es posible que estemos ante el mejor teléfono posible dedicado a hacer fotografías de escenas en movimiento.

La calidad de las imágenes es buena con cualquiera de los tres sensores. La cámara principal destaca por su nitidez en escenas de buena luz, y el telefoto variable es, sin duda, la cámara más divertida de usar por las posibilidades que ofrece. La cámara con lente ultra gran angular también brinda un buen resultado, aunque es la que más sufre de todas en cuanto la luz desaparece de la escena.

La noche y los entornos oscuros son uno de los grandes retos que Sony tenía por delante a la hora de desarrollar la cámara del Xperia 1 III. Y me temo que seguirá siendo una asignatura pendiente para el modelo de la próxima generación.

El hecho de no contar con un “modo noche” como tal, nos obliga, o bien a confiar en que la cámara haga su trabajo con el modo automático, o a jugar con los ajustes de ISO, velocidad de obturación y tiempo de exposición para conseguir buenas capturas nocturnas.

Comparada con la cámara de otros modelos de gama alta, la del Xperia 1 III tiende a procesar las imágenes con una mayor naturalidad, sin colores demasiado llamativos ni detalle añadido artificialmente. Eso nos deja con imágenes algo más neutras que en otros modelos, que casi siempre requieren de un mínimo de edición posterior andes de alcanzar el resultado deseado.

Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)

Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)Sony Xperia 1 III, análisis: un flagship único (para lo bueno y para lo malo)

En general, Sony ha conseguido ofrecer un sistema fotográfico versátil y competente, que en las manos de fotógrafos experimentados, o como mínimo aficionados dispuestos a “jugar” con los controles, permite obtener imágenes tan buenas, si no mejores, que las que pueden capturar los grandes exponentes de la fotografía móvil.

La cámara delantera, por su parte, no destaca por estar entre las mejores de su segmento, aunque no falla a la hora de hacer buenos selfis en entornos bien iluminados. Los problemas de esta cámara aparecen cuando la luz cae en gran medida, o cuando activamos el modo retrato, una función que Sony parece sin conseguir dominar a estas alturas.

Aunque el apartado de la cámara no termina ahí. Sony ha puesto tanto énfasis al desarrollo del apartado fotográfico como lo ha puesto en el apartado del vídeo. Y del mismo modo, podemos encontrar un enorme número de opciones y controles encerradas en una app mucho más completa que la de cualquier otro móvil de la competencia.

De forma nativa, la app de vídeo —separada de la de cámara— permite ajustar parámetros como el punto de enfoque, la exposición o el balance de blancos. Así como establecer “looks” de estilo profesional predefinidos por Sony.

No hay duda de que todos estos controles brindan una versatilidad que no encontraremos en ningún otro modelo disponible en el mercado. Lo cual sería excelente si la calidad de los vídeos capturados fuese tan buena como cabría esperar de un smartphone de su precio.

Pero no es el caso. La calidad de los vídeos no alcanza el nivel esperado, y queda muy por detrás de modelos como los iPhone 12 o Galaxy S21 en cuanto a representación de color, nitidez y rango dinámico.

Galería de fotos y vídeos con el Sony Xperia 1 III

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Sony, Sony Xperia

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!