Close Button
Compartir

¿Vale la pena el modelo más barato de la serie Galaxy S21? Lo descubrimos en nuestro análisis a fondo del Samsung Galaxy S21 FE.

Las dos millones de unidades vendidas durante su primer mes a la venta confirmaron que la estrategia de Samsung con el Galaxy S20 FE fue todo un acierto. A nadie le extrañó que la compañía se pusiera manos a la obra a trabajar en una segunda generación, dirigida a repetir la misma fórmula y seguir cosechando éxitos a lo largo del mundo.

Pero entonces algo pasó. La escasez de suministros obligó a Samsung a tener que retrasar la llegada del Samsung Galaxy S21 FE de manera indefinida, haciendo incluso que se llegase a rumorear con su posible cancelación.

Los primeros detalles sobre el Galaxy S21 FE se conocieron en verano de 2021. Pero no ha sido hasta enero de 2022 cuando Samsung ha decidido anunciar su nuevo smartphone de gama alta asequible. Ahora, ya está entre nosotros, y lo hemos probado.

Y si he querido repasar brevemente la historia del Galaxy S21 FE y los cambios de planes que han ido surgiendo con el paso de los meses, se debe a que, en este caso, el contexto es clave para entender por qué el Samsung Galaxy S21 FE podría haber sido un smartphone mucho más atractivo de lo que lo es, si simplemente hubiera aterrizado en el mercado unos meses antes.

Samsung Galaxy S21 FE verde

El Samsung Galaxy S21 FE llega en un nuevo color verde / Imagen: Christian Collado

Samsung Galaxy S21 FE, opinión y puntuación

Samsung Galaxy S21 FE, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Samsung Galaxy S21 FE?
A favor
  • Diseño bonito y formato cómodo
  • Pantalla de excelente calidad
  • Muy buen rendimiento
  • Hasta 2 días de autonomía
  • Android 12
En contra
  • Más caro que el S20 FE
  • Solo 6 GB de RAM de base
  • Cámara mejorable
ConclusionesSu elevado precio hace al S21 FE un móvil menos atractivo que el modelo anterior. Este año existen otros grandes móviles de coste similar, así que la ventaja de la serie FE se ha disipado. Suma eso a una llegada tardía y al inminente lanzamiento del Galaxy S22, y los argumentos a favor del S21 FE son cada vez más difíciles de encontrar
Puntuación

Samsung Galaxy S21 FE

Samsung llega tarde a su propia fiesta

Precio del Samsung Galaxy S21 FE y dónde comprarlo

El Samsung Galaxy S21 FE se puede comprar en España desde el día 11 de enero de 2022, a un precio de venta oficial de 759 euros en su versión de 6 GB de RAM con 128 GB de almacenamiento.

Es posible hacerse con él a través de la tienda online oficial de Samsung, Amazon y otros distribuidores autorizados.

También existe una versión de 8 GB de RAM con 256 GB de almacenamiento --la variante protagonista de este análisis-- que se vende a un precio de 829 euros.

Ficha técnica de características del Samsung Galaxy S21 FE

Samsung Galaxy S21 FE, ficha técnica
Características
Dimensiones155,7 x 74,5 x 7,9 mm
177 gramos
PantallaDynamic AMOLED 2X de 6,4 pulgadas
Infinity-O Display
2.340 x 1.080 píxeles
120 Hz
Brillo hasta 1.200 nits
Corning Gorilla Glass Victus
ProcesadorQualcomm Snapdragon 888 5G
RAM6/8 GB LPDDR5
Sistema operativoOne UI 4 basado en Android 12
Almacenamiento128/256 GB
CámarasTrasera:
- 12 MP f/1.8, OPIS, Dual PDAF
- 12 MP Ultra Gran Angular f/2.2, Fixed Focus
- 8 MP telefoto zoom 3X f/2.4
Frontal:
-32 MP f/2.4, Fixed Focus
Batería4.500 mAh
OtrosLector de huellas en pantalla
Protección IP68
USB 3.2 Tipo C
NFC
Wi-Fi 6
Dual SIM (nanoSIM + eSIM)
Fecha de salida11 de enero de 2022
Precio de salida759/829 euros

¿Dónde se sitúa el samsung Galaxy S21 FE?

El Galaxy S21 FE es el modelo "asequible" de la familia Galaxy S21. Forma parte de la serie de dispositivos "Fan Edition" de Samsung, que destaca por reunir especificaciones heredadas de los modelos más caros, y ofrecerlas a un precio ligeramente inferior al de los modelos insignia.

No obstante, el hecho de haber sido lanzado tan tarde, hace que exista cierto solapamiento entre los modelos de la serie Galaxy S1: hoy por hoy, el Galaxy S21 FE es más caro que el Galaxy S21 en algunas de sus versiones, a pesar de no ser un dispositivo claramente superior. Incluso es posible encontrar el Galaxy S21+ a un precio idéntico al de la versión base del Galaxy S21 FE.

Por si lo anterior no fuera suficiente, el Samsung Galaxy S21 FE aterriza en el mercado a falta de solo unas semanas para el lanzamiento de los Galaxy S22, modelos que deberían traer consigo grandes mejoras a nivel técnico, mejores cámaras y un diseño evolucionado, por un precio no muy superior al del modelo protagonista de este análisis.

Fuera del catálogo de Samsung, el Galaxy S21 FE debe verse las caras con modelos de precio similar como el Google Pixel 6, más barato que el modelo coreano, pero con mejores cámaras, más batería y más memoria RAM; o el OnePlus 9. Otro rival directo podría ser el Xiaomi 11T Pro.

Queda claro, por tanto, que a diferencia del Galaxy S20 FE del año pasado, el Galaxy S21 FE ya no es un terminal único en su especie, sino que la competencia ha hecho los deberes y ha conseguido adentrarse en el segmento de la gama alta asequible con propuestas tan interesantes como la de Samsung.

Parte trasera del Samsung Galaxy S21 FE

Samsung ha vuelto a usar plástico para construir la parte trasera del Galaxy S21 FE / Imagen: Christian Collado

Diseño

Uno de los aspectos que Samsung más ha mejorado de este Galaxy S21 FE con respecto a la generación anterior es el del diseño.

Del sobrio --por no decir aburrido-- aspecto del modelo anterior, pasamos a contar con una apariencia más cuidada en esta segunda entrega, con una parte trasera que, si bien está construida en plástico, su acabado mate ofrece un tacto agradable y un agarre seguro.

Samsung, además, ha decidido dotar al dispositivo de uno de los rasgos diferenciales de la saga S21 como lo es el módulo de cámaras elevado de la parte trasera del teléfono, que se curva en su extremo para unirse con el borde de aluminio pulido que rodea todo el lateral del dispositivo.

Al no contar con un módulo de cámaras metálico, la elevación no se funde junto con el bisel de aluminio como sí sucedía en los demás S21. Sin embargo, la ejecución es más que buena y logra otorgar al teléfono un rasgo diferencial, pues de otro modo podría pasar perfectamente por un modelo de la serie Galaxy A.

Pese a no ser un smartphone pequeño, sí es más compacto que modelos como el Pixel 6 o el OnePlus 9. También es un poco más ligero que el Galaxy S20 FE, lo cual, sumado al tamaño y al reducido grosor, hace que sea un teléfono cómodo de sostener y usar con una mano.

Samsung no se ha olvidado de dotar al dispositivo de protección IP68 que certifica su resistencia al agua y al polvo, como buen integrante de la serie Galaxy S21 que es.

Pantalla del Samsung Galaxy S21 FE

AMOLED, Full HD+ y 120 hercios; la pantalla del Galaxy S21 FE es uno de sus puntos fuertes / Imagen: Christian Collado

Pantalla

La pantalla es el otro aspecto que más ha mejorado con respecto a la generación previa. No es que el panel del Galaxy S20 FE fuera malo, pero estaba muy lejos de alcanzar el nivel de los paneles integrados en el resto de modelos de la familia S20 en cuanto a brillo y uniformidad de color.

Eso no sucede este año: la pantalla del Samsung Galaxy S21 FE es una de las mejores que haya visto en un teléfono de gama alta en los últimos meses, con un nivel de brillo máximo sorprendente capaz de hacer frente, y hasta de superar al de mi Pixel 6 Pro, un móvil unos cientos de euros más caro.

La pantalla es plana y tiene una diagonal de 6,4 pulgadas, de modo que resulta cómoda de usar y no es difícil encontrar protectores de pantalla compatibles. Está protegida por un cristall Gorilla Glass Victus, y cuenta con un orificio en la parte superior que alberga la cámara delantera --el cual, por cierto, ya no está rodeado por un anillo cromado como en la edición anterior--. Los márgenes que la rodean tienen un tamaño ínfimo y son relativamente uniformes en cuanto a tamaño, siendo el margen inferior el único que supera al resto en anchura por unos pocos milímetros.

Samsung Galaxy S21 FE

La pantalla del Galaxy S21 FE destaca por su excelente nitidez, y por alcanzar un nivel de brillo muy por encima de sus rivales / Imagen: Christian Collado

Tiene una resolución Full HD+ que proporciona un nivel de nitidez excelente para su tamaño. Los colores son vivos --demasiado, incluso, a menos que se active el modo de color "Natural" en los ajustes-- y los ángulos de visión, perfectos.

No es una pantalla de tipo LTPO, de modo que no será posible beneficiarse de las ventajas de esta tecnología a nivel de consumo energético. Sin embargo, sí que es posible disfrutar del extra de fluidez que aportan los 120 hercios de frecuencia de refresco.

Bajo la pantalla se encuentra, una vez más, el lector de huellas dactilares. No es un sensor ultrasónico como el de los demás modelos de la familia S21, sino óptico. Esto implica que el área de la pantalla que cubre el sensor debe iluminarse al máximo para poder identificar los rasgos únicos de nuestra huella.

Dejando eso a un lado, el funcionamiento es muy bueno, con una gran precisión y velocidad a la hora de identificar la huella dactilar-

Hardware y rendimiento

Samsung ha dotado al Galaxy S21 FE de un procesador Qualcomm Snapdragon 888, similar al Exynos 2100 presente en los Galaxy S21, S21+ y S21 Ultra.

Sin embargo, ha reducido la cantidad de memoria RAM presente en la versión base del dispositivo a 6 GB, una cantidad que, en un futuro no muy lejano, podría resultar en algún que otro dolor de cabeza.

La versión del Galaxy S21 que he podido probar equipa 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento, y considero que se trata de la variante más atractiva y la que conservará un mejor rendimiento sostenido con el paso del tiempo. No obstante, también es la más cara, y su precio se acerca peligrosamente al de los modelos de primera línea de marcas como Google o OnePlus.

El Snapdragon 888 5G, los 8 GB de RAM y Android 12 forman una combinación casi perfecta, brindando un excelente rendimiento bajo cualquier circunstancia, y con la única pega del ligero sobrecalentamiento por el que el 888 ya se ha hecho famoso. Aún así, Samsung sigue siendo la firma que mejor ha conseguido gestionar esta situación en sus teléfonos, impidiendo que la temperatura llegue a ser un problema.

Samsung Galaxy S21 FE verde

El Samsung Galaxy S21 FE equipa un procesador Snapdragon 888 5G / Imagen: Christian Collado

Autonomía

La capacidad de la batería del Samsung Galaxy S21 FE no ha cambiado con respecto a la del modelo anterior: sigue siendo de 4500 mAh.

Pero ya sea por el uso de una pantalla más eficiente, o de un procesador capaz de gestionar mejor los recursos, la autonomía es claramente superior a la del modelo del año pasado.

Durante estos días de prueba ha sido fácil alcanzar los dos días de uso con el teléfono, superando en la mayoría de casos las siete horas de pantalla encendida.

La carga, eso sí, no es de las más veloces del mercado. Soporta una potencia máxima de 25 W a través de cable, y hasta 15 W mediante carga inalámbrica. Además, tendrás que usar un cargador que ya tengas por casa, o comprar uno, ya que Samsung no lo incluye en la caja junto al teléfono.

Conector de carga del Galaxy S21 FE

El Samsung Galaxy S21 FE soporta carga rápida de 25 W, pero no incluye cargador en su caja / Imagen: Christian Collado

Software y experiencia

El Samsung Galaxy S21 FE es el primer smartphone de Samsung en aterrizar en el mercado con One UI 4, la versión de la capa de personalización de la marca basada en Android 12. Aunque usando aplicaciones como Inware se puede deducir que el dispositivo estaba preparado para ser lanzado con Android 11.

Version de Android del Galaxy S21 FE

Aplicaciones como Inware indican que la primera versión que ejecutaba el Galaxy S21 FE era Android 11.

Android 12 en el Samsung Galaxy S21 FE brinda una experiencia muy diferente a la que se puede encontrar en los smartphones de la serie Google Pixel. Muchas de las funciones no están presentes, y aquellas que sí lo están, son reinterpretaciones creadas por Samsung con el objetivo de asemejarse en cierto modo a lo que Google ofrece con su software.

Aplicaciones en Samsung Galaxy S21 FE

Android 12 introduce varios cambios en One UI / Imagen: Christian Collado

Un ejemplo es el sistema de temas dinámicos incluido en One UI 4. Como en la versión de Android 12 incluida en los Pixel, usa los colores del fondo de pantalla utilizado para generar una paleta de colores que, posteriormente, son aplicados a los iconos de las apps de Samsung en la pantalla de inicio y a algunas de las apps preinstaladas.

No obstante, al no tratarse del sistema nativo de Android 12, las apps de Google no cambian su aspecto en base a la nueva paleta de colores.

Los widgets de la pantalla de inicio han cambiado ligeramente, con nuevos estilos y un aspecto más moderno. También se incluyen funciones de Android 12 como los indicadores de privacidad que avisan si una app está accediendo al micrófono o la cámara, o la opción de otorgar a las aplicaciones permiso de acceso a la ubicación de manera aproximada.

Por lo demás, las diferencias con respecto a One UI son casi inapreciables a nivel funcional y estético. Quienes esperasen una revolución junto con la llegada de One UI 4, me temo que se llevarán un pequeño chasco al ver que la nueva versión es un poco más de lo mismo.

En cualquier caso, One UI sigue siendo una de las capas más coherentes y estables que se pueden encontrar a día de hoy, con un excelente funcionamiento en la mayoría de situaciones, decenas de funciones y utilidades de todo tipo y varias opciones de personalización interesantes, como la opción de cambiar el estilo de los globos de notificación o las múltiples modificaciones que habilita la aplicación Good Lock --todavía incompatible con One UI 4, aunque confío en que no por mucho tiempo--.

Lo que tampoco ha cambiado es la tendencia de Samsung de hacer del bloatware un rasgo propio de su software, con una cantidad importante de aplicaciones preinstaladas, tanto propias --Samsung Global Goals, Bixby, Samsung Members, Samsung Free, Samsung TV Plus o Galaxy Shop.-- como de terceros --Facebook, Office o LinkedIn--.

Por suerte, muchas de las aplicaciones preinstaladas se pueden desinstalar o, como mínimo, deshabilitar. Y las apps propias de Samsung también pueden ser fácilmente reemplazadas por alternativas superiores.

Quizá el mayor problema de One UI, aún en su estado actual, sea su gestión deficiente de la memoria RAM, algo que puede afectar, sobre todo, a quienes opten por el modelo con 6 GB. Varias pruebas han determinado que Samsung es la marca con el software más agresivo a la hora de cerrar aplicaciones abiertas en segundo plano para ahorrar energía y recursos, sin reparar en que esto puede aacabar teniendo consecuencias en forma de notificaciones que no llegan o música que se detiene de repente.

Samsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempo

Samsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempo

En cuanto al soporte, Samsung asegura tres años de actualizaciones de software y cuatro años de actualizaciones de seguridad para sus dispositivos de gama alta, y el Galaxy S21 FE no es una excepción. Por tanto, podemos esperar que el dispositivo llegue a actualizarse hasta Android 15.

Hay otros aspectos que aportan valor a la experiencia y que Samsung ha mejorado con respecto a la generación previa. El primero, y el que más ha cambiado es el motor de vibración.

El de este nuevo modelo es mucho más preciso y con una respuesta más firme, muy similar al que podemos encontrar en los Galaxy S21. No alcanza el nivel del incluido en los últimos modelos de la familia Pixel, y por supuesto tampoco está cerca del de los iPhone, pero al menos no es tan malo como el del Galaxy S20 FE.

Por su parte, el sonido producido por sus altavoces estéreo es de buena calidad y alcanza un nivel de volumen bastante elevado. La distorsión solo es apreciable en los niveles más altos.

Cámaras

El sistema fotográfico del Samsung Galaxy S21 FE es, básicamente, el mismo que el del Samsung Galaxy S20 FE en cuanto a los sensores que utiliza.

Se trata del mismo conjunto de tres sensores traseros de 12 megapíxeles para el sensor principal y el asociado a una lente ultra gran angular, y de 8 megapíxeles en el caso de la cámara telefoto con zoom óptico de tres aumentos.

Samsung Galaxy S21 FE, cámaras

Tres cámaras forman el sistema fotográfico del Galaxy S21 / Imagen: Christian Collado

Teniendo esto en cuenta, no sorprende que los resultados sean muy similares a los que se podían obtener con la generación previa, con el clásico "look" Samsung consistente en fotografías brillantes, muy coloridas y con un buen rango dinámico.

Samsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempo

Samsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempoSamsung Galaxy S21 FE, análisis: la importancia de llegar a tiempo

Su desempeño de noche no alcanza el nivel de modelos más caros, lo cual es lógico teniendo en cuenta que Samsung no ha utilizado sensores nuevos de mayor tamaño en este modelo --que probablemente sí usará en el Galaxy S22, cuya llegada debería producirse en las próximas semanas--. En cualquier caso, la experiencia con la cámara es más que satisfactoria, y el telefoto aporta un extra de flexibilidad del que no pueden presumir el Samsung Galaxy S21 ni el Galaxy S21+ al carecer de un sensor de este tipo. He de decir que, por la distancia focal equivalente que brinda este sensor, se trata de una cámara más adecuada para capturar retratos gracias a su capacidad de generar un desenfoque natural, más agradable que el que ofrece el modo retrato incluido en la cámara.

También son buenos los resultados obtenidos al grabar vídeo, tal y como cabe esperar de un smartphone de Samsung. Los clips destacan por su buena estabilización, colores vivos y un excelente rango dinámico. Hay que mencionar que, en este caso, la grabación a resolución 4K a 60 FPS está limitada únicamente al sensor principal; para poder capturar vídeo en 4K con las tres cámaras traseras, habrá que recurrir al modo de grabación 4K a 30 FPS.

Su cámara para selfis también hace un buen trabajo en la mayoría de escenas. A pesar de no tratarse de la misma cámara de 10 megapíxeles presente en el resto de modelos de la serie S21, los resultados son comparables.

El Google Pixel 6, con su sensor principal de mayor tamaño --por cierto, fabricado por Samsung-- puede hacer mejores fotos que este Galaxy S21 FE a pesar de ser un modelo más barato. Pero no hay que olvidar que, hoy por hoy, Google sigue sin vender su último smartphone en España.

Galería de fotos con el Samsung Galaxy S21 FE

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Samsung, Samsung Galaxy, Samsung Galaxy S21

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión

Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!