Close Button
Compartir

Te damos algunos trucos para que escojas tu nuevo televisor y al final os hablaremos de una promoción de cashback que ofrece LG. ¡Más fácil imposible!

Elegir una smart TV es una de esas cosas para las que uno nunca está preparado. Si tenemos claro que solo queremos una pantalla un poco grande y barata, la cosa parece fácil. Buscamos un modelo de entre 300 y 400 euros, que tenga 4K, que tenga 43 o 50 pulgadas, que sea de una marca de confianza... y poco más.

Sin embargo, en el momento en el que nos decidimos a pasar a algo un poco más serio, la cosa se complica.

Ahora mismo, el mercado de los televisores inteligentes de gama media y gama alta se extiende desde los 500 o 600 euros hasta varios miles de euros. Además, encontramos diferentes tecnologías y prestaciones que al común de los mortales se le escapan, por lo que es del todo normal que las dudas se acumulen en nuestras cabezas.

¿Qué es el OLED? ¿Y el QNED? ¿Necesito esas luces de colores que salen de la parte de atrás? ¿Notaré la diferencia entre el 4K y el 8K? En este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz sobre el asunto y, de paso, contarte un pequeño truco con el que podrás ahorrarte unos cuantos euros en tu nuevo televisor.

Para empezar, tienes que tener claro que debes comprar (y sí, es posible hacerlo) exactamente lo que necesitas. Por fortuna, el sector de televisores inteligentes tiene modelos para todos los gustos y bolsillos, por lo que no te costará nada marcar un presupuesto y una lista concreta de necesidades y ceñirte a ello. A partir de ahí, vamos a ver algunas claves a tener en cuenta.

Cómo saber qué tamaño de televisor necesitas

Empezamos con la incógnita fundamental: ¿de qué tamaño hay que comprar el televisor? Mal nos pese, no deberíamos aplicar la máxima de "caballo grande ande o no ande", ya que, aunque no lo creas, más grande no siempre es mejor. Hay un tamaño ideal para cada usuario y cada necesidad. No es lo mismo comprar un televisor para jugar a la consola sentado en la cama (y a una distancia de dos metros o menos) que para emular una sala de cine en un salón gigantesco.

Para averiguar cuál es el tamaño que necesitamos lo más fácil es fijarse en la resolución y en la distancia a la que veremos el televisor. Estas dos métricas son las que la mayoría de fabricantes y vendedores de electrónica tienen en cuenta para recomendar un tamaño u otro. Así pues, simplemente mide la distancia a la que colocarás tu televisor y en función de si quieres resolución Full HD o 4K, elige una u otra. Nuestro consejo es que te orientes con la siguiente tabla, la cual contiene medidas recomendadas por LG:

TamañoDistancia recomendada (HD)Distancia recomendada (4K)
75"2,7 - 4,7 metros2 - 3,2 metros
70"2,6 - 4,4 metros1,8 - 3 metros
65"2,4 - 4,1 metros1,7 - 2,9 metros
60"2,3 - 3,8 metros1,7 - 2,6 metros
55"2 - 3,5 metros1,4 - 2,4 metros
50"1,8 - 3 metros1,2 - 2,1 metros
46"1,6 - 2,9 metros1,2 - 2 metros
40"1,5 - 2,4 metros1,05 - 1,7 metros
32"1,2 - 2 metros0,9 - 1,4 metros

Siguiendo esta tabla, si por ejemplo desde tus ojos en el sofá hasta el televisor hay 3 metros de distancia, lo ideal sería que compraras un modelo de entre 55 y 65 pulgadas en el caso de televisores HD, pudiendo subir ese tamaño solo con el 4K. Esto tiene que ver con la resolución (si estás muy cerca verás los píxeles) y con el ángulo de visión humano, el cual es limitado (si tenemos un televisor muy grande muy cerca, no llegaremos a ver bien los márgenes).

Distancia TV

La distancia a la que vayas a ver el televisor es un buen indicador para escoger su tamaño

Además de estos estándares recomendados por las marcas (nosotros hemos escogido el de LG), también existe una sencilla fórmula que puedes aplicar: si vas a comprar una pantalla Full HD, multiplica las pulgadas por 6,5. Si en cambio vas a optar por un modelo 4K, multiplícalas por 3,5. Esta fórmula dará como resultado la distancia recomendada en centímetros para aprovechar bien tu ángulo de visión y la superficie de la pantalla.

Así, si por ejemplo escogemos un modelo 4K de 55 pulgadas, esto nos daría una distancia recomendada de 192,5 centímetros (55 x 3,5).

Qué resolución hay que elegir

De nuevo, vamos a intentar responder a esta cuestión sin complicarnos demasiado. Ahora mismo es posible encontrar televisores 4K a muy buen precio (no como hace unos años), por lo que, salvo que tengas claro que quieres gastar lo mínimo posible, merece la pena partir del 4K como base.

También, si tenemos en cuenta que hoy en día cada vez hay más contenido compatible con el 4K (pensemos en Netflix, YouTube, las consolas de última generación...), el Full HD cada vez pierde más su sentido, sobre todo si planteamos la compra de un televisor como una inversión para muchos años. Otra cosa es que busquemos una pantalla pequeña de hasta 32 pulgadas para, por ejemplo, ver el televisor convencional en la cocina. En ese caso, un panel Full HD es más que suficiente.

Donde la cosa se pone interesante es con el 8K, el cual multiplica por cuatro los píxeles del 4K. Especificaciones aparte, si nos ponemos exquisitos lo cierto es que es complicado notar las diferencias entre un televisor 4K y 8K. De la misma manera, a día de hoy, no encontramos demasiado contenido en 8K por lo que, en nuestra humilde opinión, una vez nos plantamos en el 4K merece más la pena vigilar la tecnología de imagen que no obsesionarse con el salto al 8K.

De la misma manera, es muy difícil que aprovechemos el 8K en televisores de menos de 65 pulgadas, por lo que, a menos que tengas claro que quieres un "pantallote" con todas las de la ley, quizás la compra más inteligente pasa por un modelo 4K con, por ejemplo, la tecnología QNED de LG.

Cuál es el panel más indicado: ¿qué tecnología de imagen escoger?

Básicamente, tenemos dos tipos principales de paneles: los paneles LCD y los paneles OLED. A partir de aquí las marcas desarrollan sus propias tecnologías de imagen trabajando sobre estos estándares. De esta forma, nos encontraremos con el QLED de Samsung o el Nanocell o QNED de LG.

Ahora bien, ¿qué es mejor, un televisor OLED o LCD? Mientras que las pantallas OLED tienen una serie de pequeñas celdas que, por decirlo de forma simple, se iluminan a sí mismas, las pantallas LCD requieren de una iluminación externa con diferentes esquemas y tecnologías de mejoras de imagen, de ahí las antes mencionadas QLED y Nanocell.

Diferencias LED OLED

El negro más puro lo ofrecen los televisores OLED

Teniendo en cuenta esto, estas serían las diferencias principales entre ambos sistemas:

  • Los paneles LCD son más económicos y más duraderos. Ofrecen un mayor nivel de brillo y unos colores menos saturados. La parte negativa es que por lo general tienen un menor ángulo de visión y un contraste algo más bajo que los paneles OLED.
  • Los paneles OLED son por su parte algo más caros pero ofrecen una mayor calidad de imagen. Disfrutarás de negros más puros y de colores mucho más fluidos, por no hablar de que a nivel de contraste también salen ganando. Además, suelen ser televisores más finos y ligeros.

A nivel práctico, quizás lo más fácil sea pensar en la experiencia. Si vas a usar el televisor para sumergirte en el juego o para disfrutar de películas o series en una atmósfera oscura, la mejor elección es el OLED. Si en cambio buscas un televisor para un salón luminoso y que funcione más como un centro de entretenimiento familiar para el día a día, quizás te compense el brillo extra de los paneles LCD.

De hecho, en este último sentido, te interesa saber que el mercado cuenta con algunas opciones LCD de alto nivel, como por ejemplo los televisores Nanocell o QNED de LG, los cuales ofrecen una experiencia de imagen muy similar a la de los paneles OLED. Aparte de tener el añadido del mayor brillo y luminosidad del LCD, estos paneles especiales logran ofrecer unos colores realistas, fluidos y bien calibrados, ayudados en parte por la inteligencia artificial.

Todo ello además con un precio muy competitivo, el cual llega desciende algo más durante el periodo navideño. Y es que por estas fechas es posible comprar un televisor QNED, Nanocell o incluso OLED con un reembolso de hasta 1000 euros (más abajo os contamos los detalles de esta oferta especial).

¿Qué pasa con el HDR?

Seguramente habrás escuchado que una buena tele tiene que tener HDR. Estas siglas significan High Dynamic Range (Alto Rango Dinámico) y hacen referencia al salto de contraste que hay entre la parte más brillante y la más oscura de la pantalla. Esto se traduce en que un televisor con el sello de HDR ofrecerá una imagen mucho más detallada, reproduciendo con fidelidad luces y sombras, y ofreciendo así unos colores con una apariencia mucho más viva.

Hay que tener en cuenta que hay varios estándares de HDR y que no todas los televisores los soportan de la misma manera. ¿Cuál es el bueno? Simplificando mucho, más allá del sello de HDR habitual conviene fijarse en que sean HDR 10. Este último será con toda seguridad el próximo estándar del sector, ya que es más avanzado que el HDR normal.

En caso de que quieras ir un poco más allá, también puedes escoger un televisor con HDR 10+ o Dolby Vision, siendo quizás más útil el estándar de Dolby, ya que en estos momentos existe mucho más contenido bajo este sello.

Otros aspectos a tener en cuenta

En caso de que quieras comprar un televisor con la idea de emplearlo para jugar, es importante que te fijes en que tenga una baja latencia, normalmente inferior a los 20 milisegundos. En ese sentido, un buen indicador es que el televisor incluya HDMI 2.1, lo cual nos garantiza que el sistema soporta una velocidad de transferencia suficiente para contenido 4K a 120Hz y 8K a 60Hz. Ten en cuenta también que los televisores LCD cuentan con una latencia menor que los OLED.

LG OLED

¿Para qué vas a usar tu Smart TV? Si tienes claro el uso que le vas a dar, te será más fácil elegir un modelo

Por último y no menos importante, aunque resulte obvio a la hora de comprar una Smart TV, no está de más echarle un ojo al apartado de la inteligencia. Y es que a día de hoy, todavía existen televisores que no son compatibles con apps como HBO o Disney+, por lo que conviene fijarse en que el catálogo de apps del televisor a adquirir se ajusta con tus preferencias. Normalmente, con sistemas como WebOS, Tizen o Android TV, no suele haber problema.

Hazte con un televisor de OLED, QNED o Nanocell de LG y recibe hasta 1000 euros de reembolso

Si a estas alturas todavía no tienes muy claro qué televisor elegir, tranquilidad que nosotros te echamos un capote con permiso de LG. Si compras uno de sus televisores OLED, QNED o Nanocell de aquí al 6 de enero del próximo año, podrás llevarte un reembolso de hasta 1000 euros.

Solamente tienes que asegurarte de comprarlo en uno de los puntos de venta asociados a esta promoción. A partir de ahí, tendrás que registrarte en su web, dejar una pequeña reseña de tu experiencia con el producto, rellenar el formulario y... ¡listo! Obtendrás un reembolso automático de hasta 1000 euros en función del modelo de televisor que hayas adquirido.

Tienes más información tanto en la tienda online de LG como en la página de la promoción

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por solo 8,99€! Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!