Google pagó cientos de millones de dólares a desarrolladoras de videojuegos. Pero no por el motivo que crees

Un informe sugiere que Google pagó a firmas como Activision o Riot Games para evitar que las compañías lanzaran sus propias tiendas alternativas a Play Store.

Google pagó cientos de millones de dólares a desarrolladoras de videojuegos. Pero no por el motivo que crees

El mercado de los juegos para móviles podría haber sido muy diferente a lo que hoy conocemos, de no ser porque Google cerró al menos 24 acuerdos diferentes con distintas compañías desarrolladoras de videojuegos de gran renombre, con el objetivo de evitar que lanzaran sus tiendas de aplicaciones alternativas a Google Play Store.

Al menos así lo sugiere un informe que Reuters ha sacado a la luz, en el que se cita que firmas como Activision o Riot Games acordaron con Google no competir con la tienda de apps y juegos de la compañía del buscador. Activision, sin embargo, ha negado que tal acuerdo existiese.

Google Play Store en un móvil Android

Google desembolsó cientos de millones de dólares con el objetivo de evitar que las desarrolladoras de videojuegos lanzaran sus propias tiendas de apps.

360 millones de dólares para Activision, 30 millones para Riot

La información ha sido revelada a partir de un documento que forma parte de la demanda que Epic Games, compañía desarrolladora de videojuegos como Fortnite, interpuso contra Google en el año 2020.

En dicho documento, se especifica que Google cerró un acuerdo con Activision Blizzard por valor de 360 millones de dólares a pagar en tres años, y de 30 millones de dólares para Riot Games, a pagar en un año. Al parecer, otras compañías como Ubisoft o Nintendo también formarían parte de la lista de acuerdos, pero los detalles financieros no han trascendido por ahora.

Al parecer, Google y sus socios se referían a esta iniciativa como "Project Hug" o "Proyecto Abrazo". El objetivo de Google, según la documentación presentada por Epic, era mantener a los desarrolladores satisfechos a través de medidas como pagos por la publicación de vídeos en YouTube o créditos para ofertas en servicios de Google, incluyendo publicidad y herramientas en la nube. Todo ello, a cambio de que las compañías desarrolladoras se comprometiesen a no lanzar sus propias tiendas de apps alternativas a Play Store.

Ante la información filtradas, Activision Blizzard asegura que nunca cerró un acuerdo de este tipo con Google, y que la compañía del buscador "nunca pidió, presionó o hizo aceptar que no compitieran con Google Play". Aseguran, por tanto que las "alegaciones de Epic no tienen sentido". Por su parte, Riot Games no se ha pronunciado al respecto.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti