HiSilicon Kirin 980, la nanotecnología llega a los smartphones

Huawei ha conseguido por fin uno de sus mayores objetivos en la industria de los smartphones, y es que el aterrizaje de la familia Mate 20 con el Huawei Mate 20 Pro a la cabeza ha llevado al fabricante chino a ganarse el favor de la crítica y de los usuarios para colocarse a la vanguardia del mercado en la más alta gama.

Y no cabe duda de que uno de los grandes artífices de este éxito es el chipset HiSilicon Kirin 980 de manufactura propia, un SoC que Huawei ha desarrollado para animar a sus mejores smartphones y que se ha convertido en el procesador móvil más avanzado del mundo.

No en vano, muchas son las novedades de un componente básico en cualquier computadora, y que en un smartphone toma más importancia debido a la necesidad de miniaturizar su tamaño y optimizar su rendimiento energético para dejar mayor espacio a otros componentes y aumentar la duración de su batería interna.

HiSilicon Kirin 980, la nanotecnología llega a los smartphones

Kirin 980, el primero de muchos en muchos apartados

Huawei ha querido liderar esta vez, atreverse a dar un paso más, y este Kirin 980 presume de una latencia un 22 por ciento menor que la de un Qualcomm Snapdragon 845 que potencia a la mayoría de teléfonos de altas prestaciones.

Pero no sólo en potencia gana el nuevo procesador de la gama noble de Huawei, que se mueve gracias a una arquitectura novedosa diseñada exclusivamente para el ahorro energético y fabricada por primera vez en un procesador móvil con tecnología de 7 nanómetros:

  • Ocho núcleos para su procesador:

    • 2x Cortex-A76 @ 2,6 GHz.
    • 2x Cortex-A76 @ 1,92 GHz.
    • 4x Cortex-A55 @ 1,8 GHz.
  • GPU ARM Mali-G76 MP10.

Así pues, Huawei y su fábrica HiSilicon tienen el primer chipset para dispositivos móviles de 7 nanómetros, pero también al primero que implementa esta tecnología en tres fases de su procesador, que combina núcleos más potentes para tareas pesadas junto a otros más eficientes para momentos de descarga.

Además, es la propia IA del terminal la que se encarga de aprender del uso que le damos para ajustarse a nuestras necesidades automáticamente y ahorrar así energía para cuando la necesitamos.

No sólo eso, y es que estamos ante el primer SoC que utiliza la GPU Mali-G76 y la arquitectura Cortex-A76 de ARM, y también ante el primero que implementa conectividad 4G LTE de categoría 21 con velocidades de hasta 1,4 gigabits por segundo.

Y por si esto os parece poco, también se trata del primer chipset con una doble NPU -Neural Processing Unit- encargada de las tareas relacionadas con la inteligencia artificial para demorar lo menos posible el tiempo que tarda el teléfono en “pensar” y ejecutar tareas de forma autónoma.

HiSilicon Kirin 980, la nanotecnología llega a los smartphones

Las ventajas de la miniaturización, ¿qué aportan los 7 nanómetros?

Para empezar, y sabiendo que un procesador se compone de millones de transistores, es sencillo pensar que rebajar el tamaño de estos transistores conseguirá reducir también el tamaño del chip. Y esto es real en el HiSilicon Kirin 980, que ocupa un área de 74,12 milímetros cuadrados por los 100 milímetros cuadrados de su antecesor el Kirin 970 fabricado con tecnología de 10 nanómetros.

El tamaño del chip es casi un 30 por ciento menor, lo que deja más espacio a otros componentes y elementos del smartphone, incluso para ganar algunos miliamperios hora para la capacidad de su batería.

Y lo mejor de esto es que no se penaliza el rendimiento del chipset, sino más bien todo lo contrario debido a que en el mismo espacio caben más transistores para realizar más cálculos binarios por cada ciclo de reloj.

Ventajas de la nanotecnología aplicada a los móviles: Huawei incorpora el Kirin 980 como el primer chipset de 7 nanómetros del mercado

Además, esta miniaturización reduce el consumo energético, y si os preguntáis por qué lo cierto es que la explicación es muy sencilla: con tecnologías de 7 nanómetros los transistores están mucho más juntos, por lo que la energía disipada es menor y se necesita menos cantidad para alimentar del primero al último transistor.

Un menor consumo y una mejor optimización consiguen los Huawei Mate 20 sean probablemente los terminales que mejor aprovechan su batería, y todo ello gracias al uso de una combinación de silicio y germanio junto a eficientes litografías que utilizan un proceso de ultravioleta extremo, unas herramientas de última generación para fabricar un procesador de última generación.

La evolución histórica de la informática nos ha demostrado que la miniaturización es buena para la industria, y si ahorrar espacio no os convence seguramente que sí os gustará mantener vivo a vuestro smartphone por más tiempo gracias a la mejora en rendimiento energético que consiguen estos chipsets de 7 nanómetros. Lo próximo ya está en marcha, los 5 nanómetros, y seguramente Huawei vuelva a ser pionera…

En Andro4all | Huawei y su chipset Kirin 980 avanzan en inteligencia cognitiva: pronto veremos smartphones que ‘piensan’ casi como humanos