La IA de Huawei, preaprada para conducir un coche

La inteligencia artificial está sin duda llamada a revolucionar una industria donde sorprender es cada vez más difícil, y es que la meteórica evolución de los smartphones ha llevado las carreras del diseño y del hardware a un nivel donde la diferenciación es complicada.

Y aún así, no es la primera vez que un fabricante de teléfonos móviles nos deja con la boca abierta como lo ha hecho Huawei, que ha querido demostrar que el valor añadido que ofrece la IA es prácticamente infinito, y que cuando el hardware está a la altura el único límite lo pone la imaginación de los desarrolladores.

Quizás por ello, y aunque puede parecer irresponsable poner a un Huawei Mate 10 al volante de un Porsche Panamera para conseguir que éste esquive a un simpático perro utilizando sólo al cerebro del smartphone como guía, ciertamente se trata de una buena prueba de fuego que la inteligencia artificial de Huawei ha superado sin ningún paliativo para dejar al mundo con los ojos como platos.

HiSilicon Kirin 980, o cómo llevar un paso más allá a la IA en móviles

Y si un Mate 10 con el chipset Kirin 970 puede conseguir cosas como esa, cuando el desarrollo de IA todavía comenzaba, qué no veremos en un futuro cercano contando con la evolución de un hardware que ya en 2018 ha dado un paso adelante muy significativo.

No en vano, el nuevo HiSilicon Kirin 980 es el primer SoC con tecnología de fabricación de 7 nanómetros, el primero con arquitectura Cortex-A76 y también el primero con una doble NPU destinada a los cálculos relacionados con la IA.

Muchas tecnologías novedosas para liderar el desarrollo de la inteligencia artificial en dispositivos móviles, pero sin olvidarse también de la potencia y de la mejor experiencia de usuario que se pueda desear, con conectividad avanzada y LTE de categoría 21 junto un elenco de auténtico lujo:

  • Procesador de ocho núcleos (2x Cortex-A76 @ 2,6 Ghz & 2x Cortex-A76 @ 1,92 GHz & 4x Cortex-A55 @ 1,8 GHz).

  • GPU ARM Mali-G76 MP10

Conducir un coche de forma autónoma, el gran reto de la inteligencia superior de Huawei

¿Y es cierto? ¿Podrá la IA de un móvil controlar un coche autónomo?

No es ningún secreto que la IA va a traernos a los smartphones muchas funciones que otrora parecían imposibles, ya tenemos aquí a los asistentes inteligentes o a las cámaras que se autoajustan a la escena, pero esto no va a quedarse aquí.

A día de hoy, la llegada de chipsets con unidades de procesamiento neuronal han conseguido ya que los teléfonos puedan ajustar su rendimiento y su consumo energético aprendiendo del uso que reciben, también reconocer objetos, lugares, monumentos, ropa o incluso comida para ofrecernos información, tiendas donde comprar un producto o las calorías de los alimentos con sólo sacarles una foto.

Pero puestos a hacer cosas impresionantes, con Tesla marcando la pauta y los coches autónomos a la vuelta de la esquina, Huawei ha querido que su demostración de fuerza nos demuestre que un smartphone tiene mucho que decir también en la automoción, otra de las industrias en constante revolución.

La IA de Huawei, preparada para conducir un coche

Así pues, la inteligencia artificial de Huawei ya ha dejado claro que es capaz de detectar obstáculos, de identificar animales y/o personas, y de tomar decisiones en consecuencia para evitar accidentes fatales.

Sólo estamos empezando y ya hemos visto como un Huawei Mate 10 es capaz de procesar más de 2.000 imágenes por minuto tomadas con su cámara avanzada para reconocer el escenario, distinguir entre más de 1.000 objetos cercanos y mover un coche esquivando a un gato o un perro simplemente dando las instrucciones necesarias a la centralita del vehículo.

No es que los coches autónomos vayan a moverse conectados a un smartphone, pero si un teléfono móvil de última generación puede hacer cosas como esta, la inteligencia artificial ya habrá demostrado que el futuro es suyo y que antes o después todos nos moveremos con un dispositivo altamente inteligente con nosotros.

Además, el machine learning hará que el propio smartphone pueda seguir aprendiendo con el tiempo para adaptarse a las situaciones y decidir siempre la acción más adecuada en un sinfín de situaciones, no sólo en la automoción sino en nuestra vida diaria y en situaciones más cotidianas. Y si además consigue que los coches sean más seguros pues mejor que mejor, ¿no?

En Andro4all | Cómo medir la inteligencia artificial, del test de Turing al Huawei Mate 20 Pro