Inmersos en la búsqueda del número 1 del mercado de smartphones y habiendo demostrado que las gamas más compensadas y con precios competitivos se le dan más que bien, a Huawei le faltaba sin duda un buque insignia de vanguardia, ese teléfono en el que fijarse y con el que competir contra todos ya sin complejos.

Un smartphone que al fin ha conseguido el gigante chino, y que bajo el nombre de Huawei P20 Pro se atreve a dejarnos boquiabiertos con el mejor trabajo de pintura hecho nunca sobre un teléfono de cristal, pero sobre todo, se atreve a innovar con un inédito sistema fotográfico de triple cámara que lo coloca seguramente en el escalón más alto del podio en fotografía móvil.

No hay duda en este apartado, las posibilidades fotográficas del P20 Pro de Huawei lo dejan sólo en el mercado, al menos si atendemos a especificaciones y fríos números:

  • Triple sensor (1x RGB de 40 megapíxeles y apertura f/1.8; 1x Monocromo de 20 megapíxeles y apertura f/1.6; 1x Teleobjetivo de 8 megapíxeles y apertura f/2.4).

  • Óptica Leica Vario-Summilux-H.

  • Sensor de temperatura de color.

  • Autoenfoque híbrido por sensor láser y detección de fase.

  • ISO 104200.

  • Zoom híbrido de 5 aumentos.

  • Vídeo 4K y en ‘slow motion’ a 960 fps/720p.

Una configuración más que notable que permite al buque insignia de Huawei el hacer zoom óptico de hasta 5 aumentos, mejorar en las tomas nocturnas gracias al sensor en blanco y negro con mayor apertura, y sobre todo hacer fotos enormes sin pérdida de detalle.

Sin embargo, probablemente la función más cacareada sea la del modo retrato con desenfoque ‘bokeh’, una novedad en la industria que llegó de la mano de los sistemas de cámara dual, y que Huawei ha llevado un paso más allá gracias a la inteligencia artificial y a un novedoso sistema de tres sensores con un teleobjetivo.

Inteligencia artificial para dominar todas las fotos

Sea como fuere, en la implementación de Huawei no juega sólo el hardware, pues el fabricante chino ha conseguido una simbiosis muy interesante entre sistema fotográfico y NPU para que la inteligencia artificial domine la experiencia.

El objetivo de Huawei es que los usuarios básicos, los que sólo usarían la cámara en modo automático, consigan igualmente resultados más profesionales gracias a un asistente inteligente que se encarga de elegir escena y parámetros para mejorar la fotografía de forma automática.

Cuatro son las aplicaciones desarrolladas por Huawei para aprovechar la IA en el apartado fotográfico:

  • Enfoque Predictivo 4D– La cámara es capaz de enfocar instantáneamente, y además sigue de forma autónoma al objeto enfocado gracias a una predicción de sus movimientos.

  • Reconocimiento de Escenas.- El smartphone analiza la escena y sugiere el modo correcto para sacar la foto con la mejor calidad posible. Obviamente el usuario puede elegir un modo de forma manual.

  • Composición Asistida .- La aplicación analiza la fotografía e indica al usuario cómo debe encuadrar la imagen para cumplir las normas básicas sin necesidad de ser un fotógrafo profesional.

  • Estabilizacion con IA.- Este sistema permite tomar fotografías de larga exposición de hasta ocho segundos sin necesidad de un trípode, pues el teléfono es capaz de predecir nuestros movimientos y estabilizar la imagen o el vídeo.

La cámara del Huawei P20 Pro es capaz de reconocer hasta 33 imágenes por segundo y definir si estamos fotografiando un paisaje al atardecer, un coche en movimiento o un primer plano de una flor, y puede adaptarse al entorno para que nuestras fotos estén siempre perfectas sin curva de aprendizaje, sin cursos de fotografía y sin que nosotros tengamos que intervenir más que para tomar la propio foto.

Desenfoque ‘bokeh’ powered by IA

Y bien, si el ‘bokeh’ es la estrella de la fotografía móvil en los últimos tiempos y el Huawei P20 Pro cuenta con semejantes capacidades, la unión sólo podía salir bien y el mejor smartphone de la historia de Huawei es uno de los mejores a la hora de tomar retratos con desenfoque.

Al sensor principal RGB de 40 megapíxeles le ayuda en este caso el sensor de monocromo con mayor apertura, que permite captar más luz y balancear mejor la fotografía. El teleobjetivo con apertura f/2.4 hace el resto a la hora de obtener ese desenfoque del fondo que tanto gusta al mercado, y lo hace de forma selectiva incluso a posteriori de tomar la imagen.

La inteligencia artificial pone la guinda, pues gracias a ella la triple cámara firmada por Leica puede elegir automáticamente la escena, parametrizar la toma con el mejor balance posible, e incluso indicar al usuario el mejor encuadre para que el resultado sea impresionante.

Es el propio smartphone, gracias a la IA, el que enfoca de forma automática e instantánea, detectando que se trata de un retrato y permitiendo al usuario elegir el nivel de desenfoque del fondo. Además, el estabilizador inteligente y el enfoque predictivo consiguen que la toma sea lo más limpia posible, todo ello a mano alzada y sin que el usuario intervenga de forma directa en los procesos.

Lo único que tendrás que hacer es coger tu smartphone, abrir la cámara y tomar la fotografía, obviamente atendiendo a los consejos que irá ofreciendo la aplicación de la cámara desarrollada por Huawei, pero sin necesidad de aprender los conceptos de un profesional.

Sin duda algo interesante ver cómo se aplican los procesos de machine learning al uso diario que cualquiera de nosotros puede darle a un teléfono, y sin duda más que interesante ver cómo la inteligencia artificial se hace un hueco en los smartphones para dotarlos de una funcionalidad todavía mayor.

Sobre todo, porque lo que hace la IA lo hace de forma transparente al usuario y sin que exista ninguna curva de aprendizaje. Será el smartphone el que “piense” por nosotros… ¿Qué más podemos pedir?