Huawei dio a conocer el Kirin 980 durante el IFA de Berlín celebrado a finales de agosto, pero no ha sido hasta el lanzamiento de los nuevos Huawei Mate 20 cuando hemos podido probar el terminal y exigirle lo máximo a este procesador para ver cómo ha evolucionado la IA del fabricante chino.

El Huawei Mate 10 y su Kirin 970 ya sorprendieron en su momento por las capacidades de la NPU (Neural Process Unit) de este procesador, que prometía un avance considerable gracias a adaptarse a nuestros hábitos a la hora de usar el terminal cada día. Y después de un año podemos corroborar que Huawei estaba en lo cierto. El uso diario del Mate 10 nos mostró como la autonomía, de forma silenciosa, se iba mejorando día a día a con una mejor gestión de la batería, haciendo que pudiéramos pasar hasta dos días sin tener que enchufar el terminal.

Pero la IA también interviene en el apartado fotográfico a través de la detección de escenas y el procesado. Y esta es precisamente una de las virtudes del terminal, que evoluciona según tu uso y consigue optimizar y mantener el rendimiento, volviendo a incidir en la batería. En definitiva, la IA y su trabajo era algo que se hacía notar en el día a día.

Ahora, el Kirin 980 cuenta con una nueva doble NPU, lo cual implica una IA aún más potente que se esforzará por aprender y gestionar cada vez mejor los recursos del Mate 20, haciendo que nuestro uso vaya siendo más placentero y eficiente cada día. Y las primeras semanas con el Huawei Mate 20 nos han confirmado de lleno esta evolución.

Más potencia, más IA, más de todo

Pasando a la información técnica, el nuevo procesador de Huawei es un Octa-Core con arquitectura doble de 4 núcleos (2x Cortex-A76 a 2.6 GHz + 2x Cortex-A76 a 1,9 GHz) y con otros 4 núcleos Cortex-A55 (a 1,8 GHz). Monta además la GPU Mali-G76, que asegura un rendimiento increíble con el multimedia, y, por supuesto, con los juegos.

Sobre el papel, el Kirin 980 es un 20% más potente que su predecesor, y además ofrece un 40% más de ahorro energético. Puede reconocer 4.500 imágenes por minuto y capturar movimientos nítidos sin efecto borroso. El nuevo procesador gráfico emplea un nuevo ISP dual que permite una velocidad de procesamiento hasta un 46% superior a su predecesor y una mejora del 23% en cuanto a eficiencia energética.

Es además, el primer chip con un modem Cat.21 que soporta velocidades de hasta 1,4 Gbps al mismo tiempo que es la primera CPU compatible con memorias RAM LPDDR4X de 2,133 MHz y ofrece la velocidad de Wi-Fi más rápida del mundo, alcanzando los 1.732 Mbps, bastante más rápidos que los 866 Mbps del Snapdragon 845 y con un ancho de banda un 20% mejor y un 22% menos de latencia.

El cambio de esta nueva generación se nota, y mucho

Lógicamente, la información técnica no lo es todo, pese a que nos ayude a orientarnos. Lo importante es el día a día, y podemos decirte con total seguridad que el Kirin 980 es una digna evolución, y sus mejoras se notan en el día a día. Y no es que el Kirin 970 fuera mal procesador, ni mucho menos, pero este Kirin 980 hace que la IA esté aún más presente en el funcionamiento del terminal, y sea capaz de adaptarse a nosotros en todas las situaciones. Al fin y al cabo, el uso de cada usuario es diferente, y de poco sirve tener un gama alta descontrolado y que vaya dando palos de ciego en este sentido.

La potencia y la capacidad de proceso se han visto mejoradas y ya no hay nada que se le resista al procesador, lo cual también es una ventaja de cara a la longevidad del terminal que lo monta. Y, de hecho, en la cámara es en uno de los lugares en los que más lo notamos, especialmente con la activación del modo Super Macro o la detección automática de escenas, que es capaz de mejorar las fotografías que tomamos sin que tengamos que tocar nada.

Por otra parte, a nivel fotográfico tenemos muchísimas posibilidades, como la de grabar vídeos en blanco y negro manteniendo la figura del primer plano en color. Y todo esto en tiempo real y al alcance de nuestra mano, olvídate de la edición. No cabe duda de que el Kirin 980, es una evolución increíble al alcance de muy pocos fabricantes.