huawei ia mate 20 pro

¿Pueden pensar las máquinas? Difícil pregunta, otrora la gran cuestión de una humanidad que recibía el “Maquinaria computacional e Inteligencia” de Alan Turing para dar comienzo a la revolución y traernos una era digital en la que, hoy por hoy, prácticamente todos contestaríamos afirmativamente a dicha pregunta.

La inteligencia artificial es ahora parte de nuestra vida diaria, más todavía desde que los smartphones se han propuesto utilizarla para un sinfín de tareas cotidianas como sacar la mejor fotografía, optimizar su rendimiento energético o ayudarnos a realizar tareas de forma sencilla con sólo hablarle a un asistente.

Los teléfonos quieren “pensar” como humanos para anticiparse a nuestras necesidades, entender el espacio en aplicaciones de realidad aumentada o virtual, reconocer objetos o ayudarnos a resolver problemas antes incluso de que los tengamos, y la IA está poniendo mucho en su desarrollo para entendernos a nosotros y a nuestros cerebros.

Y aún con todo ello, sin embargo, nos sería complicado definir si una máquina puede pensar aunque aparentemente lo haga, pues exhibir ese comportamiento inteligente similar al humano o evitar que podamos distinguir máquinas de humanos es precisamente lo que intenta evaluar un test de Turing que ninguna inteligencia artificial pudo romper hasta el año 2014.

’The Imitation Game’, o cómo distinguir una máquina de un ser humano

Mucho desarrollo ha vivido la IA desde los tiempos de Turing, pero el genio matemático que cambió el curso de una gran guerra ha tenido bastante que ver en lenta pero imparable evolución de la IA. De hecho, esa prueba de habilidad para las máquinas que él mismo denominó ‘The Imitation Game’ ha sido tomada siempre como demostración irrefutable de que una máquina es capaz de pensar y actuar como un humano.

Puede parecer mentira en seis décadas de investigación y desarrollo, pero es cierto que el mundo tuvo que esperar hasta el año 2014 para ver una IA aprobando la prueba de Turing, y fue el bot Eugene Goostman el que pudo engañar a 30 jueves y 5 máquinas en un juego conversacional donde imitaba la personalidad de un adolescente ucraniano.

Y aún con todo, en la misma prueba realizada en la Universidad de Reading se demostró que en un 66,7% de los casos las máquinas no consiguen burlar a los jueces, precisando del desconocimiento propio de un adolescente para aprobar el test de Turing. Parece claro pues que no habrá pronto una revolución de las máquinas, y no en vano todavía muchos expertos dudan de que estas pruebas puedan demostrar si una máquina piensa o no por sí misma.

Seguramente en la inteligencia cognitiva en la que Huawei trabaja, y en esa capacidad para obtener conocimientos y usarlos para resolver problemas de forma correcta, esté la clave de una máquina capaz de pensar, y es aquí donde el fabricante chino toma ventaja gracias a un chipset HiSilicon Kirin 980, que con su doble NPU y su tecnología de fabricación de 7 nanómetros se coloca a la vanguardia en los avances de la IA.

huawei mate 20 pro reconocimiento facial ia

Huawei busca smartphones que entiendan la mente humana y puedan aprovecharse de ello

Ya nadie duda de que a medio plazo veremos dispositivos capaces de retener conocimientos a partir de nuestra forma de usarlos y de lo que necesitamos de ellos, para aplicar luego lo aprendido en ofrecernos funcionalidad anticipándose a nosotros.

En pocos años serán comunes los coches autónomos y la IA estará dentro de nuestros dispositivos móviles para hacerlo casi todo, pero es que estas mejoras no son cosa de un futuro incierto sino del presente, pues Huawei dispone ya con los Mate 20 de los que probablemente son los teléfonos más avanzados del mundo en inteligencia artificial.

Una mayor potencia para las actividades relacionadas con el machine learning implica avanzar mucho más rápido y hacerlo gestionando mejor los recursos, escasos en un dispositivo que funciona con batería, así que los últimos teléfonos tope de gama de Huawei con su doble NPU se colocan en la pole position de la IA y de los desarrollos relacionados con ella.

huawei mate 20 pro cámara fotos ia

No en vano, los Huawei Mate 20 son capaces de analizar lo que ve su cámara fotográfica para entender la escena que el usuario quiere fotografiar, y adaptarse así entre más de 1.500 escenarios y configuraciones para obtener el mejor resultado sin intervención directa del propio usuario.

Esta vez se puede afirmar, y es que el modo inteligente de la cámara del Huawei Mate 20 es inteligente de verdad, pudiendo ayudarnos con el enfoque, con la iluminación, con el encuadre, con el balance de blancos, con la saturación, etcétera…

No sólo eso, y es que los últimos teléfonos de Huawei también pueden aprender de cómo y para qué utilizamos el smartphone, adaptando los recursos para ofrecer el máximo rendimiento cuando se requiera y permitiendo ahorrar energía cuando no necesitamos potencia bruta.

Sin duda nuestros teléfonos se embarcan a un viaje donde la inteligencia artificial estará en el centro de la interacción hombre-máquina, y esto nos traerá formas muy diferentes de utilizar los smartphones que tienen como límite la imaginación de los desarrolladores. ¿Estáis preparados?

Y obviamente, como en casi todos los aspectos de la computación, existen test que miden la potencia bruta de nuestros smartphones a la hora de procesar cálculos relacionados con IA, así que os animamos a echarle un ojo a este artículo con los mejores ‘benchmarks’ para medir la IA.

En Andro4all | Huawei Mate 20 y Mate 20 Pro, comparativa: la inteligencia superior de Huawei contra los mejores Android de 2018

Más información | Huawei