Google Pixel 5 oficial: un pequeño flagship con corazón de gama media

Toda la información del Google Pixel 5, el flagship de Google para 2020.

Última actualización el 02/10/2020 a las 16:24

Si pedir 1.000 euros por un móvil es una decisión arriesgada en un año normal, lo es aún más en 2020, cuando el mundo entero está patas arriba.

Google es consciente de ello, y por eso hoy ha presentado su nuevo teléfono estrella, el Google Pixel 5, cuya principal virtud es el hecho de contar con un precio que se aleja de las cuatro cifras, pese a ofrecer todo aquellos que podríamos esperar de un flagship de Google.

Pero aún así, el Pixel 5 es un móvil muy distinto a los anteriores Pixel. Y pese a su nombre, se parece más a un Pixel 4a que a un Pixel 4 XL.

Sea como fuere, el Pixel 5 está aquí y llega para luchar de tú a tú, no con los móviles más avanzados y punteros del mercado, sino con aquellos que realmente se quedan con el grueso de ventas del mercado a nivel global, como el iPhone 11.

Google Pixel 5, toda la información

Google Pixel 5
Especificaciones
Dimensiones144,7 x 70,4 x 8,0 mm
151 gramos
PantallaAMOLED de 6 pulgadas
Tasa de refresco de 90 Hz
HDR
Corning Gorilla Glas 6
Resolución2340 x 1080 píxeles (432 ppi)
Full HD+
ProcesadorQualcomm Snapdragon 765G
GPU Adreno 620
Chip Titan P
RAM8 GB LPDDR4
Sistema operativoAndroid 11
Almacenamiento128 GB
CámarasTrasera 12,2 MP Dual Pixel, ƒ/1,7, 1,4 μm, enfoque automático de dos fases, estabilización de imagen óptica y electrónica, apertura de 77 ° + Ultra gran angular de 16 MP, ƒ/2.2, 1.0 μm, 107°
Frontal 8 megapíxeles, ƒ/2.0, 1.12 μm, 83 °
Batería4.080 mAh con carga rápida de 18W USB Power Delivery
Carga inalámbrica y carga inalámbrica inversa
OtrosLector de huellas trasero Pixel Imprint con soporte para gestos, protección IP68, altavoces estéreo, Google Lens, USB 3.1 Tipo C, Double Tap To Wake, Now Playing, Chip Titan M, tres años de actualizaciones aseguradas.

Pantalla suave, cuerpo rugoso

Con el Pixel 5, Google ha querido alejarse de los estándares del mercado móvil en 2020: nada de vidrio brillante, metal pulido ni colores estridentes. El Pixel 5, pese a estar construido en parte en aluminio 100% reciclado, se encuentra cubierto por una capa de plástico similar a la que ya estaba presente en modelos anteriores como los Pixel 2 o Pixel 3, que le otorga un tacto aún más rugoso.

De este modo, Google ha sido capaz de esconder el cuerpo “híbrido” del dispositivo, que combina una parte de aluminio con una de vidrio para habilitar la tecnología de carga inalámbrica Qi con la que cuenta este modelo.

Lo que no está escondido es el lector de huellas dactilares, que regresa después de dos años a un flagship de la serie Pixel tras su desaparición en los Pixel 4 a favor de un sistema de desbloqueo facial.

En este Pixel 5, el lector se encuentra a la espalda del terminal, en la misma posición en la que ya estaba presente en el Pixel 4a.

Otro detalle interesante es que el Pixel 5, como el Pixel 4a, no incorpora el sistema de bordes “estrujables” Active Edge.

El hecho de prescindir del sistema de desbloqueo facial apoyado por la tecnología Soli y los diversos sensores presentes en la anterior generación, han permitido a Google renovar al completo la parte frontal del teléfono para modernizarla en gran medida.

Ahora, la pantalla de 6 pulgadas está rodeada de unos márgenes bastante reducidos, y más importante aún, uniformes en los cuatro costados.

El único recorte que encontramos sobre el panel está en la parte superior izquierda, y es un pequeño orificio que alberga la cámara delantera del teléfono.

Gracias a lo bien aprovechada que se encuentra la parte frontal del teléfono, Google ha logrado hacer del Pixel 5 un móvil ultracompacto con unas dimensiones similares a las del Pixel 4a, con solo 14 centímetros de altura y un peso de 151 gramos.

Pantalla del Pixel 5, parte superior

El agujero en pantalla de la parte superior del Pixel 5.

Dicha pantalla hace uso de tecnología AMOLED flexible firmada por Samsung, y tiene una resolución Full HD+.

Además, su tasa de refresco vuelve a establecerse en los 90 Hz como en el anterior Pixel 4.

En ese sentido, además, nos encontramos con el añadido del cristal Gorilla Glass 6, que si bien no es tan resistente a arañazos como la última versión de la tecnología de Corning, sí debería ofrecer una buena resistencia a golpes.

Para concluir, mencionar que la pantalla aún cuenta con compatibilidad con contenido HDR, “Ambient EQ” para adaptar el balance de blancos en base a la iluminación del entorno, y modo de pantalla “siempre encendida”.

Ficha técnica sin alardes, con 5G por bandera

Google Pixel 5 en color negro

El Google Pixel 5 en color negro

Con el objetivo de ahorrar costes sin tener por ello que sacrificar aspectos como el rendimiento, Google apuesta este año por un procesador de la serie Snapdragon 700 de Qualcomm.

Eso implica que estamos ante un terminal algo menos capaz que el modelo del año pasado en cuanto a tareas que requieren una alta carga gráfica.

No obstante, el Snapdragon 765G que monta este Pixel 5 ha demostrado en multitud de ocasiones ser un procesador más que digno para dar vida a un teléfono de esta categoría, que tiene muy poco que envidiar a los modelos más punteros de Qualcomm en la mayoría de aspectos.

Tampoco faltan los ya clásicos chips de desarrollo propio con los que Google lleva dotando a sus móviles desde hace ya varios años: Pixel Neural Core, encargado de apoyar en tareas de procesado de imagen, machine learning e inteligencia artificial; y el chip Titan M encargado de proteger los datos más sensibles almacenados en el dispositivo.

Google acompaña al procesador de 8 GB de memoria RAM LPDDR4x y de 128 GB de almacenamiento en una única configuración disponible.

Además, su batería se mantiene en 4.000 mAh de capacidad a pesar de la reducción en cuanto a tamaño de pantalla y resolución con respecto al Pixel 4 XL, y al hecho de contar con un procesador más eficiente.

Hablando de batería, es necesario mencionar que el Pixel 5 cuenta con carga rápida de 18W basada en el estándar USB Power Delivery, así como con carga inalámbrica Qi y carga inalámbrica inversa.

Google Pixel 5

El Google Pixel 5, en su nuevo color verde.

Por supuesto, Android 11 es la versión del sistema que da vida al Pixel 5, y no faltan las funciones exclusivas de la serie Pixel tales como la grabadora de voz con transcripción automática, la función de detección de canciones “está sonando” o la opción de usar los subtítulos instantáneos en llamadas y videollamadas.

Algo totalmente nuevo es el modo de ahorro de batería extremo, que limita las funciones del dispositivo a solo lo esencial para extender la autonomía al máximo.

Y ni que decir tiene que el Pixel 5 no solo recibirá actualizaciones del sistema operativo durante tres años, sino que será, junto al resto de modelos Pixel, el primero en recibir cada nueva versión de Android.

Doble cámara, ahora con ultra gran angular

Pixel 5 verde, cámara

La doble cámara trasera del Pixel 5.

Con los Pixel 3, Google se adentró por primera vez en el mundo de las cámaras múltiples al integrar un sensor doble frontal.

El año pasado, la firma decidió llevar esta medida aún más allá dotando a los Pixel 4 de un sensor telefoto adicional al sensor principal.

Y en 2020, Google vuelve a probar suerte con un enfoque algo diferente.

El sensor principal presente a la espalda del Pixel 5 vuelve a ser el mismo que la compañía lleva utilizando desde hace años, con apertura f/1,7, tecnología Dual Pixel y estabilización óptica y electrónica.

Justo a su lado es donde encontramos la gran novedad de este año en el terreno fotográfico: un sensor de 16 megapíxeles ultra gran angular, que ofrece un campo de visión de 107 grados.

Se trata del primer sensor de este tipo que Google integra en el sistema de cámaras principal de uno de sus móviles.

Pero para Google, el hardware es solo una pequeña parte del apartado fotográfico de sus móviles. Es en el software donde realmente está la magia que hace que la cámara de los Pixel sea de las mejores valoradas del mercado móvil en 2020.

En ese sentido, Google mantiene las ya clásicas funciones presentes en el resto de Pixels: visión nocturna, modo retrato –ahora, estos dos últimos pueden funcionar en combinación–, controles de exposición duales, Live HDR, astrofotografía, vídeo 4K y zoom digital respaldado por el sistema RAISR –que elimina en parte la necesidad de contar con un sensor telefoto–.

Como novedad, se introduce el nuevo editor de Google Fotos o una función que permite modificar la iluminación de la escena en retratos.

También se ha incluido la función de “Exposure Bracketing” que promete imágenes más claras y detalladas, incluso en escenas de iluminación compleja.

De la cámara delantera tampoco hay mucho que contar: es el mismo sensor de 8 megapíxeles que ya estaba presente en el Pixel 4, con las mismas funciones y capacidades.

En términos de vídeo, Google añade la posibilidad de capturar clips a resolución 4K y 60 FPS que no estaba presente en los Pixel 4.

También se admite la opción de grabar vídeo Full HD+ a 240 FPS.

Precio y disponibilidad del Google Pixel 5

Google Pixel 5 en color negro

El Pixel 5 está disponible también en color negro.

El Google Pixel 5 es el móvil más caro lanzado por Google este año, pero aún así es más barato que los móviles de referencia del resto de marcas.

Como es habitual, el precio del terminal dependerá de la región del planeta en la que nos encontremos. En Europa, el Pixel 5 cuesta 629 euros, mientras que en Estados Unidos su precio asciende hasta los 699 dólares.

De momento, eso sí, el terminal solo se venderá en nueve países, entre los que no se encuentra España.

En cualquier caso, el terminal se podrá comprar en dos colores: negro y verde, bautizados por Google como “Just Black” y “Sorta Sage”.

Su fecha de lanzamiento al mercado está prevista para el próximo día 15 de octubre. Será entonces cuando se pueda comprar a través de la tienda online oficial de Google.

Google Pixel 5

Así es el nuevo Pixel 5 de Google, un ‘flagship’ con alma de superventas

Está claro que, con el Pixel 5, Google quiere olvidarse de la lucha de la gama alta, después de cuatro años que han sido suficientes para darse cuenta de que competir con Apple y Samsung en un terreno donde ambas firmas acumulan años de éxitos y experiencia, es demasiado complicado.

No sabemos si la marca conseguirá el resultado esperado. Lo que sí está claro, es que reducir su nuevo flagship a la simplicidad más absoluta es una de las decisiones más arriesgadas tomadas por Google como fabricante de hardware.

Y, como se suele decir, el que no arriesga, no gana.