Google estaría desarrollando sus propios procesadores para la nueva generación de móviles Pixel

Última actualización el 14/04/2020 a las 16:42

Sabemos desde hace tiempo que, en un futuro, Google planea desarrollar sus propios procesadores con los que dar vida a los dispositivos que forman su catálogo de hardware, entre ellos los smartphones de la serie Pixel.

Y aunque a lo largo de los últimos años hemos ido escuchando rumores e indicios que apuntaban que Google se había adentrado en el sector de los semiconductores, año tras año seguimos presenciando la llegada de terminales Pixel dotados de la última generación de procesadores de Qualcomm.

Pero puede que eso esté a punto de cambiar.

Trasera del Pixel 4 XL

Según un rumor del que se hace eco el portal Axios, Google ya se encuentra inmersa en el desarrollo de su propio procesador móvil, el proceso se encontraría en una fase tan avanzada que incluso se rumorea con la posibilidad de que los Pixel de 2021 fuesen los primeros en contar con este procesador.

Así es “Whitechapel”, el procesador propio de Google desarrollado junto a Samsung

Al parecer, el chip en cuestión está siendo desarrollado bajo un proyecto conocido como “Whitechapel”. En él se está colaborando con Samsung –en concreto, con la división encargada del desarrollo de los procesadores Exynos–.

De este chip se dice que estaría basado, por supuesto, en tecnología ARM y contaría con 8 núcleos. Además, estaría fabricado en un formato de 5 nanómetros y de algún modo, estará “optimizado para funcionar con las tecnologías de inteligencia artificial de Google”.

Una de las ventajas aportadas en este sentido sería un mejor rendimiento del modo “siempre activo” del Asistente de Google en los dispositivos Pixel.

chip titan m en Pixel 3

La fuente afirma que la intención de Google sería introducir este nuevo procesador junto a los teléfonos Google Pixel de 2021, y más adelante la idea es utilizarlo también como procesador de dispositivos Chromebook.

Si bien no está confirmado, anteriores pistas han sugerido que este procesador desarrollado en colaboración con Samsung contaría con dos núcleos basados en la nueva tecnología Cortex A78 de ARM, dos núcleos A76, y cuatro Cortex A55 destinados al ahorro energético.

“En las últimas semanas, Google recibió sus primeras versiones de trabajo del chip. Sin embargo, no se espera que los chips diseñados por Google estén listos para dar vida a teléfonos Pixel hasta el próximo año.

Las versiones posteriores del chip de Google podrían alimentar las Chromebooks, pero es probable que estén aún más lejos.”

Esta no sería la primera vez que Google participa en el diseño y desarrollo de un procesador para los modelos de la serie Pixel.

En 2017, la compañía introdujo en sus Pixel 2 el chip Pixel Visual Core, un co-procesador de imagen desarrollado en colaboración con Intel, que a lo largo de los últimos años ha sido el encargado de habilitar algunas de las funciones de la experiencia fotográfica de los modelos de la serie Pixel.

Con la serie Pixel 4, este chip evolucionó para pasar a convertirse en Pixel Neural Core, capaz de desempeñar otros trabajos más allá de los relacionados con la fotografía.

No obstante, el desarrollo de un procesador propio sería algo totalmente diferente. En primer lugar, porque Google podría dejar de depender en cierta medida de Qualcomm –salvo porque seguiría necesitando de los recursos de la gigante californiana a la hora de ser provista de módems–, compañía que a día de hoy cuenta con el monopolio en la industria de los procesadores móviles.

Y por otro, porque un movimiento de este tipo otorgaría a Google un control casi total sobre el hardware de sus dispositivos móviles, de una manera similar a la que Apple lo tiene sobre los suyos.