Close Button

Google también ayuda en investigaciones que salvan vidas, y parece que sus cables submarinos podrían muy pronto alertar sobre terremotos o tsunamis con epicentro en el océano.

A estas alturas ya nadie va a descubrir a Google y sus infinitos proyectos de investigación y desarrollo, algunos como un pozo sin fondo de recursos desperdiciados y otros con objetivos mucho más palpables, interesantes y concienciados como el último acerca de sus cables submarinos.

Y es que sí amigos, tal y como nos comentaban hace unos días los compañeros de The Verge, parece que Google quiere que sus cables submarinos sirvan para algo más que transportar datos a la velocidad a la de la luz alrededor del planeta, rastreando tsunamis y terremotos que puedan producirse en alta mar.

Cable submarino

¿Y si Google consigue que los cables submarinos también puedan salvar vidas?

De todos modos, para contextualizar y ser sinceros, lo cierto es que la investigación no es propiamente de Google sino del Profesor Zhongwen Zhan, que inició sus pruebas durante 2020 para conseguir que uno de los cables de fibra óptica de Google pudiese detectar con éxito algunos terremotos cercanos gracias a las distorsiones que se producían en los pulsos de luz que transportan datos a lo largo del propio cable.

Tu teléfono comparte con Google más datos de los que crees, ¿es nuestro Gran Hermano 2.0?

Cables submarinos para anticipar terremotos y poder salvar vidas… ¡Pues igual tenemos que acabar dando las gracias a Google en un futuro!

La cosa promete, y es que este Profesor de Geofísica en el Instituto de Tecnología de California se ha atrevido a publicar ya la investigación en la prestigiosa revista Science, afirmando que es posible “encontrar una forma menos costosa de cubrir todo el océano con sensores geofísicos” gracias a la infraestructura de telecomunicaciones que ya está desplegada alrededor del planeta.

La idea es aprovechar al máximo la funcionalidad de los cables de fibra óptica, y hacerlo sin interferir en sus funciones principales aprovechando las señales de luz que transportan datos y su orientación, que se desvía cuando ocurre un terremoto permitiendo a Google detectar esas variaciones y corregirlas de forma automática.

Estas correcciones son precisamente los datos que Google compartirá, con los cambios de “estado de polarización” de la luz que podrán ser utilizados por los sismólogos para estudiar terremotos y posible tsunamis asociados.

Un datacenter de Google

Así es el interior de un centro de datos de Google.

Desde Google afirman sentirse encantados con la posibilidad de colaborar en proyectos de este calibre que prometen ayudar al mundo, anunciando además que seguirían desarrollando junto a Zhan esta tecnología:

Nos sentimos honrados y entusiasmados por la posibilidad de colaborar con las comunidades de investigación óptica, submarina y sísmica para utilizar toda nuestra infraestructura de cable para obtener mayores beneficios sociales.

Lo cierto es que la gran mayoría de los sismógrafos que utilizan los investigadores de terremotos están en tierra, así que este enfoque es muy novedoso y diferencial para para poder detectar y estudiar más a fondo terremotos producidos en alta mar, así como sus consecuencias en forma de grandes oleajes o tsunamis.

Además, es posible hacerlo sin instalación de ningún dispositivo adicional, pues los cables submarinos están ya cruzando los océanos para interconectar al mundo, y Zhan y su equipo han demostrado que pueden documentar hasta 20 terremotos de escalas moderadas utilizando tan sólo el cable Curie de 10.500 kilómetros que Google tiene extendido entre Los Ángeles y Chile, y las variaciones de sus pulsos de luz.

Esperamos que este nuevo enfoque realmente pueda proporcionar a las personas una oportunidad mejor de detectar esos eventos desde el principio, para que la población tenga más tiempo de reaccionar. Es una forma perfectamente segura de aprovechar las infraestructuras existentes para hacer algo bueno para la sociedad y la ciencia. Zhongwen Zhan.

Además, en el estudio parece que también es posible detectar grandes oleajes causados por tormentas, así que las posibilidades son mucho mayores todavía y podrían incluso a proteger barcos en alta mar o poblaciones costeras.

Obviamente, queda mucho trabajo por delante antes de que este desarrollo pueda materializarse en todo el mundo, aunque todo lo alcanzado hasta fecha es muy halagüeño y ciertamente los cables están preparados para enviar advertencias desde el medio del océano mucho más rápido que ningún otro aparato…

¡Igual tenemos que agradecerle muchas vidas a Google en un futuro, así que esperemos que esta investigación avance!

Todos los cursos gratis de Google Actívate

Temas relacionados: Google, Tecnología

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR