Sí, es cierto, Android 10 desacelera… ¡Pero por fin la fragmentación en Android parece que disminuye!

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Android 10 no crece, pero la fragmentación en Android sí se reduce por fin

Hace tiempo que Google nos dejó sin la útil información que manejábamos de forma mensual sobre la distribución de versiones de Android, unas gráficas que quizás estaban siendo demasiado sonrojantes en los últimos tiempos, aunque lo cierto es que gracias a Android Studio hemos podido recuperar en parte las estadísticas perdidas que tanto nos gustan.

Unos datos que nos gustan más ahora, y es que haciendo un análisis más pormenorizado de la información que había trascendido hace unos días, referente a la distribución de las distintas versiones de Android a principios de abril, hemos podido corroborar un cambio de tendencia bastante positivo en la plataforma Android.

De hecho, y aunque Android 10 está creciendo muy lentamente -cuenta con un 8,2% de cuota mientras Android 9 a estas alturas del pasado año sumaba más de un 11% de share-, la verdad es que parece que la fragmentación está disminuyendo en Android por primera vez en años, y esto sí es una gran noticia que debemos contar.

Es cierto que Android 10 no termina de arrancar su escalada, pero también lo es que la fragmentación se reduce por primera vez en años en una plataforma que la ha sufrido sobremanera

Android 10 no crece, pero la fragmentación en Android sí se reduce por fin

2 de cada 3 dispositivos Android está en versiones recientes, y Android 11 planea endurecer todavía más las condiciones

Lo cierto es que sí, Android 10 no termina de iniciar la conquista de una gama media que copa el nivel superventas, y con sólo la gama más alta actualizada este 8,2% de cuota de penetración es cuando menos una mala cifra.

En todo caso, sí debemos mirar más allá y fijarnos en una tabla que muestra claramente una distribución acumulativa más que alentadora, con un 60,8% de los dispositivos Android en versiones 8.x Oreo, 9.0 Pie ó 10.0, que son los tres últimos sabores del sistema operativo.

Esto significa que las versiones más antiguas ceden terreno por fin, y que casi dos tercios de los dispositivos Android registrados a nivel global cuentan con versiones recientes, algo tremendamente positivo para una Google que hace años trabaja incansable buscando limitar un problema endémico como la fragmentación, sin conseguirlo demasiado.

La mejora se cifra en torno al 3% respecto al pasado año, nada desdeñable en un problema complejo que suele requerir del cambio físico de dispositivo, normalmente obsoleto, así que parece que los últimos movimientos del gigante de Mountain View sí están surtiendo efecto a la hora de evitar fragmentar en dispositivos que mantienen el soporte activo o están en sus primeros dos o tres años de vida.

Google parece avanzar con la mitigación de un problema endémico como la fragmentación, y esperamos que Android 11 dé el paso definitivo con las actualizaciones A/B

Android 10 no crece, pero la fragmentación en Android sí se reduce por fin

Las actualizaciones A/B son más rápidas y seguras… ¡Y ahora también obligatorias!

Además, parece que Android 11 dará otro pasito más implementado el nuevo método de actualizaciones A/B de forma obligatoria para cualquier fabricante que opte a la certificación Google Play.

¿Y qué implica este nuevo método de actualización? Pues se trata de facilitar la tarea de cara tanto al fabricante como al usuario, permitiendo al dispositivo actualizarse incluso en segundo plano y de forma mucho más rápida.

El método se basa, hablando en plata y sin tecnicismos, en que el dispositivo utilice dos copias del sistema totalmente independientes, de modo que al instalar una actualización ésta se copie sobre el sistema que no se está utilizando en ese momento, permitiendo así al usuario que siga usando el móvil sin ningún problema.

Una vez finalizada con éxito la actualización, este nuevo sistema se mantendría latente en memoria, totalmente preparado, y se comenzaría a utilizarlo al reiniciar el terminal, que una vez apagado y encendido arrancaría ya con nueva versión de forma totalmente transparente al usuario. Éste de hecho, sólo habrá intervenido en el proceso para aceptar aceptar el reinicio o posponerlo para otro momento, en un sistema muy parecido al que utiliza por ejemplo Microsoft con las últimas versiones de Windows 10.

Las actualizaciones A/B permiten así regresar a un estado anterior si algo fallase, por lo que son más seguras, facilitan la tarea a todos los implicados y sólo tienen una desventaja, que es ocupar el doble de espacio en memoria. Este y no otro es el motivo esgrimido de forma histórica por Samsung para no adoptar este método todavía, al igual que una Huawei que ahora, sin certificación Google, no sabemos realmente lo que hará.

Sea como fuere, Samsung tendrá que ponerse las pilas como todos, y este será sólo otro pasito más para eliminar una fragmentación que, diez años después, sigue siendo el mayor problema de la plataforma Android.

En Andro4all | Apenas 1 de cada 10 móviles Android tiene instalado Android 10

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Android 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion